Ignacio F. Bracht / Un revisionismo de fantasía

(Publicado en La Nación, 20.12.2011)

La reelecta presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, ha creado por decreto el Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego, con la presidencia del escritor Mario O’Donnell. En este ampuloso título, el kirchnerismo, con su habitual voluntad refundadora de todo lo posible -y también de lo imposible-, encierra la pretensión de hacer nacer el revisionismo histórico, sobre todo ante los jóvenes, siendo que éste, como corriente historiográfica, tiene ya un largo y meritorio camino recorrido.

Podemos sostener que el revisionismo histórico nace de la pluma de Adolfo Saldías, que plasma en su obra Historia de la Confederación Argentina, en la que con documentos en la mano y entrevistando a los propios protagonistas inicia una revalorización de la acción de gobierno de Juan Manuel de Rosas, que, desde 1829 hasta 1853, año de su derrota en los pagos de Caseros, fue el actor político fundamental en una suerte de dictadura, erigiéndose como un Leviatán criollo, al decir del politólogo Vicente Massot. A esta obra, diríamos, fundacional, se sumaron otras como la de Ernesto Quesada, La época de Rosas, publicada en 1926.

Recién en la década del 30 surgen en distintas provincias instituciones que buscan mirar el pasado revisando lo dicho y escrito hasta el presente con una mirada crítica hacia el relato oficial o liberal, como se calificó a la escuela historiográfica que nació y se desarrolló siguiendo los postulados y la genial creación de Bartolomé Mitre y Vicente Fidel López.

Así, en 1934 surgirá en Santa Fe el Instituto de Estudios Federalistas, que profundizará en los análisis sobre el federalismo y el accionar de los caudillos Estanislao López, José Gervasio de Artigas y Juan Manuel de Rosas. Pero será en 1938 cuando nace el Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas, que continúa hasta el presente como institución académica nacional. El mismo agrupará a escritores, pensadores, literatos e historiadores de renombre que cristalizarán la escuela revisionista.

Entre ellos encontramos a personajes de distintos orígenes políticos, como el historiador José María Rosa, de familia conservadora, militante juvenil de la Democracia Progresista de Lisandro De la Torre, que a partir de 1955, luego de su paso por el nacionalismo, adhirió al movimiento creado por Juan D. Perón en 1945. Entre sus múltiples obras podemos mencionar sus diez tomos de la Historia Argentina, su investigación sobre el pasado hispano en su libro Del Municipio Indiano a la Provincia Argentina, y La caída de Rosas, escrito de profundo rigor sobre los móviles, situaciones y acciones que llevaron a la caída del régimen rosista. Los hermanos Rodolfo y Julio Irazusta, que en algún momento de sus vidas adhirieron a la Unión Cívica Radical, también formaron parte del Instituto, investigando y dando a luz, el último de los mencionados, una obra fundamental y definitiva sobre los años de Rosas: Vida política de Juan Manuel de Rosas a través de su correspondencia, editada en ocho voluminosos tomos. También formaron parte Vicente Sierra, autor de una Historia Argentina en diez tomos; Ernesto Palacio, Ricardo Font Ezcurra, el padre Leonardo Castellani, Carlos Ibarguren, demócrata progresista en su juventud, autor de una clásica biografía sobre el Restaurador; su hijo Federico; Manuel Gálvez, Héctor Sáenz Quesada, el oriental Luis Alberto de Herrera, Dardo Corvalán y muchos otros historiadores y escritores que produjeron obras de gran valía en cuanto a la investigación historiográfica sobre el período de la Confederación Argentina y sus principales actores.

Es decir que el revisionismo, como escuela historiográfica, dio la batalla por equilibrar el conocimiento de los hechos y de sus actores frente a las otras corrientes de pensamiento herederas de los que habían sido en vida los opositores al gobierno rosista. La historia de una nación es una síntesis, forjada por procesos y hombres con pasiones, ideas, amores y odios, que en períodos de guerra civil se enfrentan casi hasta el exterminio.

Con el paso del tiempo, la síntesis histórica es una sumatoria de corrientes de pensamiento, ya sean liberal, revisionista o cualquier otra. Así, debemos resaltar los aportes hechos por historiadores que no provienen del revisionismo como Tulio Halperín Donghi, Félix Luna, José Luis Romero, Armando Alonso Piñeyro, Enrique de Gandía, Ricardo Levene y Ezequiel Gallo, por citar tan sólo algunos de los más relevantes.

La repatriación de los restos mortales de Rosas en 1989 con el lema “Por la Unión Nacional”, como un hecho de reparación y justicia histórica, no implicó, sin embargo, demoler la memoria de sus también ilustres oponentes; como así también la revalorización de la gesta de la Vuelta de Obligado, combate contra la intervención anglo-francesa en 1845, que fuera reivindicada en su momento por el propio Libertador José de San Martín.

Ahora bien, crear por decreto y fundamentar con esquemas maniqueos que apuntan más a un programa y proyecto político presente, basado en un relato parcial que desvirtúa a la propia ciencia e investigación histórica, autoerigiéndose en refundadores de la historia, y hacerlo en nombre del revisionismo, resulta cuanto menos una falta de respeto a la memoria de aquellos investigadores de nuestro pasado que poseyeron una formación clásica, de sólida cultura, y que se debatieron desde el llano y no desde burocracias y despachos oficiales.

Este revisionismo de fantasía no tiene que considerarse heredero de aquel revisionismo que, envuelto -por qué no decirlo- en las pasiones del debate, realizó aportes relevantes al conocimiento de nuestra historia.

* * *

El autor es Licenciado en Historia y Consultor.

Alfredo Ves Losada / Rodolfo Rossi, ultramaratonista amateur. Corrió 24 horas seguidas en una cinta y rozó el ‘Guinness’

(Publicado en Perfil, 17.12.2011)

En una carpa en Plaza de Mayo hizo 212 km hasta las 18 de ayer. Logró la marca argentina pero quedó a 46 km del récord mundial

Momento final. A la hora 24 se aflojó, pero no sufrió calambres y pudo hablar sin problemas.

“¿Esas son las horas que lleva corriendo?”, pregunta un turista mexicano que pasea por Plaza de Mayo en la tarde encapotada. “Sí”, le responden. El señor duda; se saca los anteojos de sol, mira una vez más el cronómetro que marca 23 horas y 30 minutos, e insiste: “¿Perdón, perdón; usted quiere decir que ese joven que está montado en esa cinta está corriendo ahí desde ayer a la tarde?”. “Sí, señor”, le dicen.

El hombre al que se refiere es Rodolfo Rossi, ultramaratonista argentino de 36 años, que el jueves a las 18 se subió a una cinta de correr y se bajó ayer, 24 horas después, luego de conseguir el nuevo récord argentino: 212 kilómetros de un tirón.

Rossi quería batir su propia marca de 173 km lograda el año pasado –que era hasta ayer el récord argentino–, y tratar de acercarse a los 258 del Guinness. Por eso dispuso una carpa en la Plaza de Mayo. Por eso, a las 18 del jueves apretó el botón de inicio de una de las dos cintas montadas de cara a la Casa Rosada, y no se detuvo hasta ayer por la tarde, luego de recorrer la distancia exacta que une Buenos Aires con Dolores. Perdió casi 4 kilos.

Rossi es administrador de empresas y corre en su tiempo libre. El año pasado intentó batir el Guinness y una descompostura lo obligó a bajarse. Supo que era difícil lograrlo pero lo importante era, en realidad, correr a buen ritmo un día entero, y aportar a una acción benéfica: por cada km, los esponsores harían alguna donación a la Fundación Desarrollo a través del Deporte.

Desde que puso fecha para el segundo intento, planificó un entrenamiento que incluyó sesiones de seis horas en un gimnasio, 100 kilómetros en la pista del Parque Sarmiento y maratones intermedias de cuatro y seis horas.

Para que su rutina no alterara la vida doméstica ni su matrimonio con Natalia, con quien tiene a Lucía y Nicolás, encontró una solución: running de madrugada. Luego de la cena, se acuesta dos horas, se despierta a las 2 de la madrugada y sale a trotar 3 horas, para volver a la cama y dormir un rato más antes de ir a la oficina.

“Lo más difícil es cuando llevás 14 o 15 horas, pero la emoción es enorme”, explicó Rossi mientras una médica le tomaba la presión después de su prueba. Lo que viene tampoco será fácil: en los próximos días se le caerán todas las uñas y empezarán a aparecer dolores. Pero el lunes vuelve al trabajo.

Steve Reich / Proverb for voices and ensemble (1995)

Stephen Michael “Steve” Reich nació el 3 de octubre de 1936 en New York, EEUU.

Obras: Soundtrack for The Plastic Haircut, tape (1963), Music for two or more pianos (1964), Livelihood (1964), It’s Gonna Rain, tape (1965), Soundtrack for Oh Dem Watermelons, tape (1965), Come Out, tape (1966), Melodica, for melodica and tape (1966), Reed Phase, for soprano saxophone and tape (1966), Piano Phase for two pianos, or two marimbas (1967), Slow Motion Sound concept piece (1967), Violin Phase for violin and tape or four violins (1967), My Name Is for three tape recorders and performers (1967), Pendulum Music for 3 or 4 microphones, amplifiers and loudspeakers (1968) (revised 1973), Four Organs for four electric organs and maracas (1970), Phase Patterns for four electric organs (1970), Drumming for 4 pairs of tuned bongo drums, 3 marimbas, 3 glockenspiels, 2 female voices, whistling and piccolo (1970/1971), Clapping Music for two musicians clapping (1972), Music for Pieces of Wood for five pairs of tuned claves (1973), Six Pianos (1973, transcribed as Six Marimbas (1986), Music for Mallet Instruments, Voices and Organ (1973), Music for 18 Musicians (1974–76), Music for a Large Ensemble (1978), Octet (1979, withdrawn in favor of the 1983 revision for slightly larger ensemble, Eight Lines), Variations for Winds, Strings and Keyboards for orchestra (1979), Tehillim for voices and ensemble (1981), Vermont Counterpoint for amplified flute and tape (1982), The Desert Music for chorus and orchestra or voices and ensemble (1983, text by William Carlos Williams), Sextet for percussion and keyboards (1984), New York Counterpoint for amplified clarinet and tape, or 11 clarinets and bass clarinet (1985), Three Movements for orchestra (1986), Electric Counterpoint for electric guitar or amplified acoustic guitar and tape (1987, for Pat Metheny), The Four Sections for orchestra (1987), Different Trains for string quartet and tape (1988), The Cave for four voices, ensemble and video (1993, with Beryl Korot), Duet for two violins and string ensemble (1993), Nagoya Marimbas for two marimbas (1994), City Life for amplified ensemble (1995), Proverb for voices and ensemble (1995, text by Ludwig Wittgenstein), Triple Quartet for amplified string quartet (with prerecorded tape), or three string quartets, or string orchestra (1998), Know What Is Above You for four women’s voices and 2 tamborims (1999), Three Tales for video projection, five voices and ensemble (1998–2002, with Beryl Korot), Dance Patterns for 2 xylophones, 2 vibraphones and 2 pianos (2002), Cello Counterpoint for amplified cello and multichannel tape (2003), You Are (Variations) for voices and ensemble (2004), For Strings (with Winds and Brass) for orchestra (1987/2004), Variations for Vibes, Pianos, and Strings dance piece for three string quartets, four vibraphones, and two pianos (2005), Daniel Variations for four voices and ensemble (2006), Double Sextet for 2 violins, 2 cellos, 2 pianos, 2 vibraphones, 2 clarinets, 2 flutes or ensemble and pre-recorded tape (2007), 2×5 for 2 drum sets, 2 pianos, 4 electric guitars and 2 bass guitars (2008), Mallet Quartet for 2 marimbas and 2 vibraphones or 4 marimbas (or solo percussion and tape) (2009), WTC 9/11 for String Quartet and Tape (2010).

Su sitio web es stevereich.com

Aumentó la desigualdad en educación

(Publicado en La Nación, 13.12.2011)

Según un censo oficial entre casi 278.000 estudiantes del nivel medio, Norte y Cuyo tienen los niveles más bajos del país; Sileoni se lo expuso a la Presidenta

La desigualdad social y económica tiene su correlato en la educación. Un censo oficial realizado sobre casi 278.000 estudiantes del último año del secundario, reveló que la brecha educativa aumenta en la Argentina. Norte y Cuyo, las zonas más pobres del país, tienen los niveles más bajos de aprendizaje y el Centro y la Patagonia están entre los mejores.

Este trabajo censal, que hacía diez años que no se realizaba, fue presentado a la presidenta Cristina Kirchner de mano del propio Ministro de Educación, Alberto Sileoni. Se trata de pruebas tomadas a la totalidad de los alumnos y es la primera vez que este tipo de evaluaciones abarcan las cuatro principales disciplinas educativas (Matemática, Lengua, Ciencias Sociales y Ciencias Naturales). En las pruebas participaron 7308 escuelas de todo el país.

Observados en conjunto, los resultados muestran una mejora en Matemática, ya que se pasó de un 55,3% de alumnos con un desempeño medio y alto en esa materia en 2007, a un 70% con ese desempeño en 2010. Las Ciencias Sociales y las Naturales muestran una tendencia similare. Pero en Lengua se nota un retroceso. Allí, en 2007 (año en que se realizó la prueba en un número limitado de escuelas) se tenía que un 78,8% de los alumnos conseguían un desempeño entre medio y alto, mientras que para 2010 esa cifra pasó a ser de un 73,7%.

LA BRECHA SOCIAL

Del informe se desprende que cuando aumenta la capacidad económica familiar, crece el rendimiento escolar. Entre los alumnos que forman parte de las familias de nivel económico más bajo, sólo 4,4 % alcanzó un desempeño alto en Matemática y un 8,7 % lo consiguió en Lengua; mientras que entre los de familias de mayor nivel económico, fueron el 26 % los que lograron un alto desempeño en Matemática y un 31,7%, en Lengua.

En la misma línea, otro factor que se notó fuertemente asociado al rendimiento escolar de los chicos fue el nivel educativo de su madre, que también está condicionado por las oportunidades que esta persona tuvo cuando joven. Por ejemplo, según puede leerse en las conclusiones, el desempeño alto en Matemática entre los estudiantes cuyas madres no tienen la primaria completa alcanzó solamente al 4,3%, mientras que el 45,8% tienen bajo desempeño en esa materia.

Así se va trazando un mapa de oportunidades dispares en todo el país. A su vez, a la hora de los promedios, más allá de cada familia en particular, la prueba censal indica que la Región Centro y la Patagonia superan en todas las disciplinas los resultados obtenidos por las regiones del Nordeste (NEA), el noroeste (NOA) y Cuyo.

Para el ministro Sileoni, la información obtenida resultará importante para tomar decisiones destinadas a mejorar las políticas educativas y su balance general es positivo. “Los resultados confirman que vamos por buen camino”, declaró el responsable del área. ¿En qué consistía la prueba? Los estudiantes debieron resolver tanto actividades de respuesta cerrada como abierta, al mismo tiempo que respondieron a un formulario complementario con información sobre aspectos contextuales.

EL 50% NO COMPRENDE UN TEXTO

Cada tres años, las pruebas del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos, impulsado por la OCDE, evalúan la calidad educativa en distintos países. Para eso, miden el rendimiento de los estudiantes de 15 años en Matemática, Ciencias y Lectura. Los últimos resultados, de 2009, y ubican a la Argentina en el puesto 58 entre 65 países.

La peor nota fue en Lengua. Según los datos de PISA, en comprensión lectora Argentina obtuvo 398 puntos, con lo que quedó en el puesto 58, precedida de Indonesia y seguida de Kazajistán. La cifra supone que el 50% de los jóvenes de 15 años no comprende la lectura de un texto sencillo.

En Matemática el país obtuvo 388 puntos -quedó en el puesto 55, entre Montenegro y Jordania-; y en Ciencias, con 401 puntos, quedó en el puesto 56, entre Montenegro y Túnez.

Los resultados indicaron también que Argentina es el país con los mayores niveles de desigualdad educativa entre los más ricos y los más pobres, con serias falencias sobre todo en la región Norte.

Argentina ya había participado en estas pruebas en tres ocasiones. La primera vez, en 2000, había quedado en el puesto 37 a nivel mundial y había encabezado el ranking regional, por encima de países como México, Chile, Brasil y Perú.

Mónica Beltrán / Los docentes, eje del problema. La inversión educativa nunca fue tan alta, pero los chicos no aprenden

(Publicado en Perfil, 13.11.2011)

La Argentina invierte el 6,47% del PBI en educación, cifra inédita en su historia y que supera lo recomendado por la Unesco, y los salarios docentes aumentaron 530% en ocho años. Sin embargo, la percepción generalizada es que la educación pública es de muy baja calidad. Una de las causas: los docentes no conocen los contenidos que fija el Estado.

Contrastes. En estos años se construyeron muchas escuelas, pero falta un "denominador común" en la formación de los alumnos, lo que iguala a todos.

Ya 500 años antes de Cristo, el filósofo chino Confucio sentenció: “Donde hay educación, no hay distinción de clases”. Sin embargo, ese gran punto de acuerdo, en el que podrían confluir los más diversos sectores de la sociedad argentina, más allá de sus ideologías o adhesiones partidarias, sigue siendo una deuda pendiente y no se vislumbra con facilidad cuáles son los caminos sugeridos para que sea una realidad. Aunque la Argentina invierte el 6,47% de su PBI en educación –casi 3 puntos más que en 2003–, los salarios docentes crecieron el 530% en ocho años, se entregaron netbooks y se repararon edificios, los chicos siguen sin aprender. Así lo indican las pruebas internacionales de evaluación de la calidad, pero también el sentido común de los padres que lo comprueban cada día que deciden mirar las carpetas de sus hijos.

Especialistas del Cippec, interesados en investigar cuáles son los caminos para que la Argentina logre cumplir con su apuesta ambiciosa de garantizar el derecho a la educación de todos los chicos, como fija la Ley Nacional de Educación, aseguraron que al sistema educativo le falta mucho para garantizar lo que ahora se denomina justicia educativa para todos.

La coordinadora del Programa Educativo, Cecilia Veleda, señala con preocupación: “Lo que cada docente enseña en el aula depende más de los materiales que le caen en la mano y de sus propias prioridades, que de los objetivos básicos fijados por el Estado”. Es que está convencida de que la mayoría de los educadores no conoce lo mínimo que tiene que enseñar, objetivos contemplados en el documento Núcleos de Acción Prioritaria (NAP), aprobado por los ministros de Educación de todas las provincias durante la gestión de Daniel Filmus.

Los NAP no son respetados por los docentes, pero tampoco por los directores ni los supervisores y, en algunos casos, no llegaron a completarse aún para los últimos años del secundario.

“No es el único problema, pero es un punto muy importante” –dijo Veleda–, para quien los NAP son una medida de justicia porque “generan un denominador común, una cultura común”. En el libro La construcción de la justicia educativa, editado por Cippec y Unicef, la especialista asegura que “todos deberían compartir ciertos fundamentos culturales indispensables para la inserción en el mercado laboral, el desarrollo de los estudios superiores, la participación ciudadana o, incluso, para el desarrollo personal, saberes difíciles de adquirir fuera de la escuela”.

La educación suele aparecer como una de las principales preocupaciones. Incluso dos días después de los comicios presidenciales, una investigación del Centro de Estudios de Opinión Pública de la Facultad de Sociales (UBA) reveló que la sociedad le demandaba a la Presidenta reelecta que se ocupara principalmente de la seguridad y la educación.  Paradójicamente, no fue uno de los temas que concentró la atención en el último debate electoral, en el que la mayoría de los partidos sólo dijeron generalidades.

En el fondo de la tabla. En los últimos resultados de las pruebas internacionales de evaluación PISA, la Argentina ocupó el lugar 58 entre los 65 países que participaron. Las autoridades educativas cuestionan la validez de esos resultados porque consideran que se utilizan parámetros propios de los países de la OCDE, pero discutibles para América latina. Sin embargo, el año próximo el país volverá a participar. En esa oportunidad, la Ciudad de Buenos Aires tendrá su propio capítulo PISA, en el marco de una política dispuesta por el Gobierno porteño, que multiplicó las evaluaciones. Hace una semana, completaron una prueba censal a los 27 mil alumnos que en 2011 terminan quinto año; evaluaron también la práctica áulica de docentes que se ofrecieron voluntariamente para la experiencia y se tomaron este año pruebas a 10 mil chicos de 15 años, de escuelas públicas y privadas.

“Evaluamos para mejorar por eso devolvemos todos los datos al sistema educativo”, dice Mercedes Miguel, directora de Planeamiento Educativo de la Ciudad de Buenos Aires. La funcionaria fue cauta a la hora de opinar sobre la calidad del sistema educativo: “Nosotros valoramos el esfuerzo que hicimos como país en aumentar la inversión, luego creemos que la inversión en sí misma no trae aparejada calidad”.

“Estamos evaluando cada día más intensamente. En pocos días, vamos a dar a conocer los resultados del Operativo Nacional de Evaluación (ONE) 2010, que fue censal para quienes finalizaron el quinto año del secundario. Confiamos en que va a haber buenas noticias. Y vamos por más evaluación con un censo en la primaria el próximo año”, precisó el subsecretario de Planeamiento Educativo de la Nación, Eduardo Aragundi.

Aunque en la cartera educativa no quisieron adelantar los resultados del ONE, que podrían conocerse en dos o tres semanas más, según fuentes educativas, las escuelas podrán acceder a los resultados de cada institución vía Web, ingresando con una clave, y en marzo llegarán a las escuelas cuadernos pedagógicos para trabajar sobre las dificultades.

El modelo del vecino. Un modelo que se sigue con atención es Brasil, un país con mayores bolsones de pobreza que la Argentina y con un Indice de Desarrollo Humano (IDH) levemente más bajo (0.718), pero que logró que su sistema educativo mejorara al mismo tiempo que expandió su matrícula escolar. “Lo de Brasil es casi un milagro porque logró las dos cosas juntas, a base de instalar una cultura de evaluación en las escuelas”, explicó Veleda.

“En la Argentina, las políticas implementadas hasta ahora no significan mejora porque no empujan hacia la calidad –opinó Gustavo Iaies, director del Centro de Estudios de Políticas Públicas (Cippec), quien agregó: “Si uno  las compara con lo que pasa del otro lado de la frontera, en Brasil, las escuelas tienen más recursos y más autonomía, pero  mejoran sus indicadores de calidad y de retención. Es que el Estado les manda un mensaje:  ‘Si mejorás tenés tales condiciones’”. Para Iaies, lo hecho tiene más que ver con políticas “de reparación”. “La discusión –dijo– es si esa política no debería haber sido simultánea con una de mejoramiento de la calidad, pero eso es pasado. La idea es que el sistema está hoy en mejores condiciones de encarar una política de mejoramiento de la calidad y la equidad.”

¿Inclusión vs calidad? Para el Gobierno nacional, la calidad no tiene sólo que ver con el rendimiento concreto de los chicos en el aula, sino también con el acceso y la permanencia de nuevos sectores sociales en las escuelas. El ministro de Educación, Alberto Sileoni, aseguró a PERFIL que cree en “un concepto de calidad más amplio: la construcción de 1.800 escuelas, los 45 millones de libros entregados a chicos que cada vez usan menos  fotocopias, las 1.800.000 netbook es una parte de la calidad. La calidad se construye en un continuo de medidas, algunas son materiales y otras son el mejoramiento de las técnicas pedagógicas, que en eso estamos”, dijo el ministro.

Sileoni presentó el martes 8 un estudio sobre el impacto de la Asignación Universal por Hijo (AUH) en las escuelas. La matrícula no creció tanto como se había anunciado en un principio. En 2010, hubo 167.160 alumnos más que el año anterior, es decir, un crecimiento de matrícula del 1% y no del 25% que las autoridades educativas habían anunciado eufóricas a comienzos del año pasado. “El impacto no se vio tanto en cantidad de alumnos, que hoy son unos 130 mil más que en 2009, como en aumento del presentismo de los chicos. Van más a la escuela, faltan menos, tienen acceso a otros insumos, llevan útiles nuevos, eligen la comida en el comedor”, precisó el ministro. Es decir la AUH habría aumentado más la retención que la expansión de la matrícula, según la cartera educativa.

Una de las consecuencias no deseables de la retención, que trajo muchos conflictos aún no resueltos en las escuelas, es el aumento de la sobreedad; es decir, el incremento de la cantidad de chicos que cursan un año o más inferior al que tendrían que transitar por su edad. Esa tasa alcanza al 25% en primaria y 43% en secundaria básica, según datos oficiales. De los tres índices indicativos de problemas en la educación  (deserción y repitencia son los otros dos) el de sobreedad es el que más creció en forma constante desde  2003, cuando era del 37.7%.

El ausentismo docente. 
Otro tema del que poco se habla es el elevado ausentismo de los maestros. En el último número de una revista editada por el sindicato docente Ctera, dedicado íntegramente al tema evaluación del sistema educativo, la investigadora de Flacso, Inés Dussel, se animó a dar el debate “necesario sobre el ausentismo docente” que, según fuentes educativas, en algunos distritos de la provincia de Buenos Aires alcanzó este año al 40%.

“Lo peor es el goteo: las dos horas de física del lunes que se suman a las dos de inglés del martes, a la licencia por problemas de salud del miércoles y el día por examen del profesor del viernes. Horas y horas sin clases que se suman en las escuelas públicas, mientras en las privadas sigue habiendo una continuidad. Esto es un tema de falta de conciencia también del rol docente”, confió a PERFIL un sindicalista docente.

“Muchos colegas que no saben o no pueden resolver su situación de otra manera, eligen esa vía (el ausentismo) para compensar su sufrimiento laboral. Lo terrible es que las faltas son más frecuentes en las instituciones públicas que atienden a sectores sociales mas precarizados, donde las sanciones serán menores si es que existen. Es poco probable que se falte a los colegios privados caros, porque correría riesgo el empleo”, expresó Dussel.

Un aspecto que sobrevuela los debates más actuales sobre educación en la Argentina, tiene que ver con la necesidad de que los maestros se asuman de una vez y para siempre como funcionarios públicos, con derechos, pero también con obligaciones.

Nadie niega las múltiples dificultades con las que se encuentra un maestro en aulas muchas veces superpobladas, con chicos que son víctimas de maltrato o violencia, que tienen dificultades para respetar límites y que muchas veces no tienen la asistencia técnica mínima necesaria (gabinete psicopedagógico) para atender esas cuestiones sociales que no golpean la puerta antes de entrar. Pero esa es la realidad de muchos otros empleos en la actualidad y la docencia no deja de ser una de las carreras que más creció en la Argentina en los últimos años y que, por lo tanto, seguirá ofreciendo nuevas fuentes de trabajo como ninguna otra profesión lo hace. El sistema educativo se democratiza, la matrícula se sigue expandiendo y cada vez el Estado deberá tomar más maestros como empleados para dar respuesta.

Hay todavía en la Argentina demasiados jóvenes que no trabajan ni estudian. Datos del organismo internacional Siteal indican que en 2009 representaban el 31,9% en niveles bajos, 20,2% en niveles medios y 8,5% en niveles altos. En los tres niveles este indicador se sitúa en la Argentina por encima de Brasil, Colombia, Bolivia y Perú. Lo esperable es que  se integren a las aulas, pero también tienen que aprender y egresar.

Esa posibilidad depende en parte de una docencia comprometida, que se sienta protagonista de dar vuelta, con su acción y su ejemplo, la vida de chicos que pasan mil horas al año frente a un televisor y sólo 800 horas, con suerte, en la escuela. “Se debería tomar posición ante un contexto donde los chicos están formándose cada vez más por los contenidos de la televisión y que circulan por internet. La escuela podría proponer de una manera más contundente y clara modelos de referencia alternativa al dinero, la fama y el éxito como valores máximos”, disparó, polémica, Veleda.

Ezequiel Alemian / Enrique Symns. Relatos de un paranoico esencial

(Publicado en Perfil, 4.12.2011)

Se publica una antología con lo mejor de la revista argentina más rupturista de las últimas décadas. Contracultura, drogas, sensualidad, escritura, música: Symns repasa aquí la historia de Cerdos & Peces.

Los hombres duros no bailan. Hace un tiempo Symns tuvo un accidente cerebrovascular que le dejó secuelas. Hoy vive en Derqui, provincia de Buenos Aires.

Si tenía que entrevistar a un juez no sabía qué preguntarle, pero sí sabía qué preguntarle a un drogadicto”, cuenta Enrique Symns a propósito de Cerdos & Peces, la revista que dirigió, con largas interrupciones, desde mediados de 1983. Fue una publicación que “buscó horadar la base en que se asientan todas las mentiras: la identidad”, dice. En total fueron 59 números. Invocando a Nietzsche y a Artaud, pero también a Norman Mailer y a Truman Capote, Cerdos & Peces desarrolló un estilo inconfundible, donde una prosa de aliento casi visionario se mezclaba con la indagación de lo más oculto de la antropología urbana y de la vida personal. Fueron los años de emergencia y constitución de experiencias, de culturas como la del Parakultural, o la de los Redonditos de Ricota, de su apogeo y también de su desvanecimiento. La revista exploró ese recorrido, que también fue el suyo. La vida íntima de esta aventura la contó Symns en El señor de los venenos, un magnífico libro de crónicas. Ahora acaba de aparecer Cerdos & Peces. Lo mejor, una selección que hicieron el mismo Symns y el investigador Juan Mendoza de los artículos publicados por la revista. Son casi trescientas páginas, con reproducciones facsimilares de la impactante gráfica de tapa e interiores que tenía la revista.

—Yo venía de España –dice Symns–, donde había vivido desde la muerte de Franco. Venía lleno de ideas de lo que había visto allá: El víbora, Ajoblanco, El viejo topo. Ideas sobre los marginales, los putos, los violadores. Algo completamente amoral. Jorge Pistochi me llamó para que trabajara en Pan Caliente y Gabriel Levinas, que además de Pan Caliente dirigía El Porteño, me llamó para que fuera a trabajar a la revista. Le gustaba mi estilo. Entonces me propuso hacer un suplemento para El Porteño. Los redactores de la revista, Miguel Briante, Fernando Almirón y otros, se opusieron. El único que no se opuso fue Fogwill. Buscando un nombre, tiramos el I Ching y salió un hexagrama, el 61, creo, La Vida Interior, que dice que los cerdos y los peces son los animales que más resisten a la cultura del hombre. Pegó mucho la bajada que pusimos: “La revista de este sitio inmundo”. El primer número de Cerdos & Peces salió como suplemento de El Porteño en agosto del ’83; todavía estaba Bignone. En la tapa pusimos la foto de dos amigos pidiéndole fuego a un policía para prenderse un porro. “Legalizar la marihuana”, era el título. Al día siguiente nos pusieron una bomba en la redacción, dos kilos de trotyl. Salimos un año como suplemento. En abril del ’84 empezamos a salir de manera independiente. En el número tres publiqué la nota “Niños que desean a hombres que desean a niños”, con la foto de una nena desnuda, la hija del fotógrafo, abierta de piernas. Por esa nota nos clausuraron la revista, después del cuarto número. Un año más tarde el caso llegó a la Corte Suprema de Justicia, que dijo que hablar de ese tema no era delito. Volvimos a salir a partir del ’86.

—¿Qué periodismo hacía “Cerdos & Peces”?

—Es difícil definirlo. Uno construye después la teoría de lo que pasó. Ese era un momento de ruptura y de caos; no éramos muy conscientes de lo que hacíamos. En mi propia vida personal quería romper con los tabúes del sexo, quería romper con los tabúes de la droga. Ahora parece una cosa apologética, pero en aquel momento la revista era un poco el espejo en donde mirarnos. Horacio González dijo que Cerdos… no era periodismo. Lanata dijo lo mismo. Nosotros no entrevistábamos a los médicos, sino a los leprosos; no a los psiquiatras, sino a los locos. No éramos objetivos. Ser objetivo es una mierda absoluta. Es lo mismo que ser realista: es pertenecer a la orden del rey. Cerdos & Peces salió en un momento en que se rompía con una cosa vieja, que moría con la dictadura. Nosotros éramos lo más avanzado que había en el periodismo.

(“Soñar es la única actividad trascendental del cerebro humano. El pensamiento, tal cual se expresa en nuestro tiempo, es solamente la sepultura de los sueños. Hemos nacido para pelear con el mundo y derrotarlo. Lo que hoy aburre profundamente es este desfile de inteligentes espectros que visten sus frustraciones con los pensamientos de moda. No resulta enojoso el poder que se aloja en las vísceras de aquellos que lo manipulan, sino la actitud servil de los merodeadores del hedonismo” –Cerdos & Peces Nº 10, marzo de 1987–).

Cerdos & Peces promovía el consumo de drogas y el ejercicio de la promiscuidad –dice Symns. Promovía la bisexualidad, la homosexualidad, el fetichismo, el sadomasoquismo consentido. Estábamos en contra de la normalidad. El que sólo cogía con su mujer era un boludo. Coger con la mujer de uno no es coger, me dijo Germán García en una entrevista. La promiscuidad estaba impulsada por el consumo de cocaína. La revista, y el rock, empezaron con la cocaína. Todos tomábamos. La cocaína produce una cosa que es una tribalización, una vuelta a la orgía, una entrega a los excesos. En la revista investigábamos esos efectos. Teníamos una frase: “al mundo no le falta techo ni comida, le falta éxtasis”. Y las drogas y el sexo promiscuo están directamente vinculados con el éxtasis. El éxtasis es vivir fuera de la cosas, fuera de sí. La angustia no tiene escape. Nos morimos sin saber lo que vivimos. Y sin embargo, el éxtasis te permite una fuga, una salida liberadora, dichosa. Era lo que buscábamos. Estábamos en contra de la moral, no en contra del capitalismo. Para nosotros, la única dictadura en la Argentina era la dictadura de la moral. Ahora parece una ridiculez. Cuando empezamos, todavía existían los edictos y la averiguación de antecedentes.

—¿En la redacción se vivía ese éxtasis?

—La redacción era un cubículo de sexo. Hubo días en que hice el amor con tres o cuatro mujeres. Lo que más buscábamos tener era sexo oral, que era lo que más nos satisfacía: no tenía compromisos, no daba hijos, no tenías que usar forro. La cocaína, el éxtasis, la marihuana, eran cosas que llegaban todos los días. Editábamos el Cocaine Herald, que decía dónde comprar cocaína barata, y dónde tener cuidado porque la vendían mala. Recomendábamos qué ácidos tomar y cuáles no. Eramos muy amigos con Fito Páez, y a Fito se lo quería agarrar todo el mundo. Pero él decía: “No, primero tienen que hacer todo con el viejo”, que es como me llamaron siempre. Así, un mismo día, tres niñas de veinte, veintidós años, me succionaron el pene. Yo llegaba a las siete de la mañana, y el cadete, que después fue el cantante de Dos Minutos, Mosca, iba al bar de la esquina y me traía una medida de vodka, dos medidas de campari y pimienta, y yo me ensartaba eso y me daba un saque. Así empezaba mi día. Fue una etapa de promiscuidad hermosa.

—¿Qué impacto tuvo el sida sobre la revista?

—Creíamos que las personas tenían derecho a vivir y a morir tal cual habían elegido. Hicimos una investigación en la que nos apoyamos en los medios que decían que el sida no existía. Para nosotros, el sida era una propaganda de la Iglesia. Nos equivocamos. Murió mucha gente, y además dejamos de tener sexo.

(“¿Cuál lucha? ¿Para mejorar la cantidad y la calidad de la alimentación de las langostas? ¿Para mejorar la educación que tanto nos ha empeorado a los que la hemos recibido? Distribuir equitativamente el alimento. ¿Y luego qué sigue? ¿Videocaseteras, paseos a Europa, sida, cohetes a la Luna y oscurecimiento de alma para todo el mundo? ¿Cómo harás para luchar por los demás sin haber luchado siquiera como un animal acorralado para proteger tu corazón mutilado?” –Cerdos & Peces Nº 20, noviembre de 1989–).

—La revista jamás intentó intervenir en el debate político –sigue Symns–. Nunca tuvimos la legalidad de la decencia. No éramos decentes. El tema de los derechos humanos nunca figuró en la Cerdos & Peces. Para nosotros, todo preso era político: lo mismo daba un preso común que un montonero encarcelado. Pero, como sostiene Proudhon: el trabajo es esclavitud, y la propiedad privada es el único delito. O sea que, en última instancia, sí teníamos una intervención política, pero en los extremos. Yo soy un paranoico esencial. Tengo una visión paranoica de pensamiento. Como dicen en la antipsiquiatría: paranoico no es el que cree que lo persiguen, sino el que sabe que lo persiguen. Para mí, la Argentina fue siempre un lugar muy fascista. El peronismo es la manifestación más sofisticada de ese virus. Es una enfermedad.

—¿Qué relación hubo entre los Redondos y “Cerdos & Peces”?

—Nacieron juntos. Yo empecé con los Redondos, en La Plata. Era una relación muy profunda, de muchísima amistad. Con el Indio Solari éramos íntimos amigos. Yo salía con la banda, como presentador, y el Indio escribía en la revista, tenía una columna. Pero todo terminó con Walter Bulacio. A Bulacio lo asesinaron, así lo reconoció la Corte Interamericana, pero ellos nunca lo aceptaron. Que había sido asesinado, y que había sido asesinado por gente que ellos mismos habían contratado para su fiesta. Pero ya habíamos tenido varios enfrentamientos: en La Plata, por un recital en el que tiraban gases y nos fajaban mientras Skay estaba solo en el escenario tocando un tema de Jimmy Hendrix. También había habido un recital en Obras, donde los pibes habían robado todo. Yo estuve preso mucho tiempo, y me había parecido que era el mayor desgarro. Sin embargo, con el tiempo esa experiencia en la cárcel me resulta simpática, me hizo bien. Dicen en la cárcel que los amigos no tienen que pelearse en público porque después se tienen que matar. Y yo cometí el error de pelearme con mis amigos en público. La ruptura con los Redondos me llevó una década sacármela de encima.

—¿Qué efectos tuvo esa ruptura sobre la revista?

—Devastadores. Me tiré en contra de los Redondos y perdí la mitad de los lectores. De vender quince, veinte mil ejemplares, pasamos a vender ocho mil. A partir de ahí siguió cayendo.

—¿Es cierto que la revista la escribía casi toda usted?

—En la última etapa, más todavía. La escribíamos entre Vera Land, que era mi secretaria y mi chica, y yo. Firmaba con muchos seudónimos. O firmaba notas como Trotsky. O Nietzsche. O firmaba como Burroughs. Inventaba todo: inventaba al reporteado, al entrevistador, y todo lo que se decía. Al revés de los que creen que el que es periodista muere como escritor, para mí todos los grandes escritores son periodistas. Ser periodista te da una cosa que es la curiosidad por la vida. Te expone a las verdaderas razones del mundo. Igual colaboraba mucha gente: Alfredo Rosso, Marcelo Gobello, Mariano del Mazo, Pablo Schanton, Batato Barea, B.Ode, Maitena, Fernando Noy, Vicente Zito Lema, Tom Lupo, Alfredo Moffat, Perlongher… Y muchísimos desconocidos que publicaban notas alucinantes o mierdas que yo ni leía. Tuvimos grandes diseñadores gráficos, como Jorge Gumier Maier. Nunca se le pagó a nadie.

(“Debe ser una conspiración espontánea la repetición constante, periódica, obsesiva de movimientos de piernas y manos y torsos cuando los cuerpos se levantan, se acuestan, corren, se agachan, agarran, dejan, lanzan, esquivan, utilizan objetos, cosas, árboles, muebles y calles y hasta otras personas para escenificar actos insignificantes que nunca dejan ver que en la cama nunca hay dos, ni en el bar veinte, ni en la calle diez mil, sino un fantasma atareado que hace todos los papeles, que corre de un lado a otro sosteniendo los átomos y los barcos, las penas y las noticias, un loco total que corre desde el escenario a la butaca para reír con su propio chiste” –Cerdos & Peces Nº 18, septiembre de 1989–).

—Uno de los momentos más significativos de la revista fue la marcha que hicimos contra la visita de Juan Pablo II, en abril de 1987 –dice Symns–. Sacamos una tapa con Gumier Maier disfrazado de Papa, con alas de vampiro, afeminado, dándole la bienvenida. En la marcha nos enfrentamos con la policía en el Obelisco, con tal mala suerte que una granada de gas lacrimógeno pegó contra un farol y le cayó en la cabeza a un comisario, con lo cual se desató una represión feroz. Nos dimos el gusto de debutar los que nunca habíamos peleado en la calle. Duró hasta el amanecer. También tengo muchos recuerdos ingratos, como el de los cadetes. Salvo Mosca, murieron todos, por inyectarse. Eran pibes hermosos, unos niños. Alfonsín fue nuestro principal enemigo; nos cerró la revista varias veces, por considerarla “un peligro de perturbación intelectual y afectiva, especialmente para menores”. Pero cada vez que nos mandaba a embolsar la revista, nos traía lectores. Menem en cambio nos ignoró, y así nos ganó la batalla. Pero la revista no podría haber seguido. Si lo hubiese hecho, hoy sería una publicación terrorista. Habría estado a favor del 11 de septiembre. Habría sido una revista nefasta. Ya su ciclo estaba terminado, por propia decadencia. Su recuerdo me produce mucho dolor, porque fue algo que se comió mi vida, y porque soy recordado por los Redondos y por la Cerdos & Peces, y no por mis otras actividades, especialmente la de escritor. Y es imposible volver. La vejez es un enemigo indestructible, es un encierro en el cerebro. Excepto para los que mienten, los que dicen que donde están ellos no está la muerte, pero en la vejez la muerte está siempre presente.

Karl Marx / El 18 Brumario de Luis Bonaparte

Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa. Caussidière por Dantón, Luis Blanc por Robespierre, la Montaña de 1848 a 1851 por la Montaña de 1793 a 1795 (1), el sobrino por el tío. ¡Y la misma caricatura en las circunstancias que acompañan a la segunda edición del 18 Brumario! (2)

Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen a su libre arbitrio, bajo circunstancias elegidos por ellos mismos, sino bajo aquellas circunstancias con que se encuentran directamente, que existen y les han sido legadas por el pasado. La tradición de todas las generaciones muertas oprime como una pesadilla el cerebro de los vivos. Y cuando éstos aparentan dedicarse precisamente a transformarse y a transformar las cosas, a crear algo nunca visto, en estas épocas de crisis revolucionaria es precisamente cuando conjuran temerosos en su auxilio los espíritus del pasado, toman prestados sus nombres, sus consignas de guerra, su ropaje, para, con este disfraz de vejez venerable y este lenguaje prestado, representar la nueva escena de la historia universal. Así, Lutero se disfrazó de apóstol Pablo, la revolución de 1789-1814 se vistió alternativamente con el ropaje de la República Romana y del Imperio Romano, y la revolución de 1848 no supo hacer nada mejor que parodiar aquí al 1789 y allá la tradición revolucionaria de 1793 a 1795. Es como el principiante al aprender un idioma nuevo lo traduce mentalmente a su idioma nativo, pero sólo se asimila el espíritu del nuevo idioma y sólo es capaz de expresarse libremente en él cuando se mueve dentro de él sin reminiscencias y olvida en él su lengua natal.

Si examinamos esas conjuraciones de los muertos en la historia universal, observaremos en seguida una diferencia que salta a la vista. Camilo Desmoulins, Dantón, Robespierre, Saint-Just, Nopoleón, los héroes, lo mismo que los partidos y la masa de la antigua revolución francesa, cumplieron, bajo el ropaje romano y con frases romanas, la misión de su tiempo: librar de las cadenas e instaurar la sociedad burguesamoderna. Los unos hicieron añicos las instituciones feudales y segaron las cabezas feudales que habían brotado en él. El otro creó en el interior de Francia las condiciones bajo las cuales ya podía desarrollarse la libre concurrencia, explotarse la propiedad territorial parcelada, aplicarse las fuerzas productivas industriales de la nación, que habían sido liberadas; y del otro lado de las fronteras francesas barrió por todas partes las formaciones feudales, en el grado en que esto era necesario para rodear a la sociedad burguesa de Francia en el continente europeo de un ambiente adecuado, acomodado a los tiempos. Una vez instaurada la nueva formación social, desaparecieron los colosos antediluvianos, y con ellos el romanismo resucitado: los Brutos, los Gratos, los Publícolas, los tribunos, los senadores y hasta el mismo César. Con su sobrio practicismo, la sociedad burguesa se había creado sus verdaderos intérpretes y portavoces en los Say, los Cousin, los Royer-Collard, los Benjamín Constant y los Guizot; sus verdaderos caudillos estaban en las oficinas comerciales, y la cabeza atocinada de Luis XVIII era su cabeza política. Completamente absorbida por la producción de la riqueza y por la lucha pacífica de la concurrencia, ya no se daba cuenta de

que los espectros del tiempo de los romanos habían velado su cuna. Pero, por muy poco heroica que la sociedad burguesa sea, para traerla al mundo habían sido necesarios, sin embargo, el heroísmo, la abnegación, el terror, la guerra civil y las batallas de los pueblos. Y sus gladiadores encontraron en las tradiciones clásicamente severas de la República Romana los ideales y las formas artísticas, las ilusiones que necesitaban para ocultarse a sí mismos el contenido burguesamente limitado de sus luchas y mantener su pasión a la altura de la gran tragedia histórica. Así, en otra fase de desarrollo, un siglo antes, Cromwell y el pueblo inglés habían ido a buscar en el Antiguo Testamento el lenguaje, las pasiones y las ilusiones para su revolución burguesa. Alcanzada la verdadera meta, realizada la transformación burguesa de la sociedad inglesa, Locke desplazó a Habacuc (3).

En esas revoluciones, la resurrección de los muertos servía, pues, para glorificar las nuevas luchas y no para parodiar las antiguas, para exagerar en la fantasía la misión trazada y no para retroceder ante su cumplimiento en la realidad, para encontrar de nuevo el espíritu de la revolución y no para hacer vagar otra vez a su espectro.

En 1848-1851, no hizo más que dar vueltas el espectro de la antigua revolución, desde Marrast, le républicain en gants jaunes (4), que se disfrazó de viejo Bailly, hasta el aventurero que esconde sus vulgares y repugnantes rasgos bajo la férrea mascarilla de muerte de Napoleón. Todo un pueblo que creía haberse dado un impulso acelerado por medio de una revolución, se encuentra de pronto retrotraído a una época fenecida, y para que no pueda haber engaño sobre la recaída, hacen aparecer las viejas fechas, el viejo calendario, los viejos nombres, los viejos edictos (entregados ya, desde hace largo tiempo, a la erudición de los anticuarios) y los viejos esbirros, que parecían haberse podrido desde hace mucho tiempo. La nación se parece a aquel inglés loco de Bedlam (5) que creía vivir en tiempo de los viejos faraones y se lamentaba diariamente de las duras faenas que tenía que ejecutar como cavador de oro en las minas de Etiopía, emparedado en aquella cárcel subterránea, con una lámpara de luz mortecina sujeta en la cabeza, detrás el guardián de los esclavos con su largo látigo y en las salidas una turbamulta de mercenarios bárbaros, incapaces de comprender a los forzados ni de entenderse entre sí porque no hablaban el mismo idioma. «¡Y todo esto —suspira el loco— me lo han impuesto a mí, a un ciudadano inglés libre, para sacar oro para los antiguos faraones!» «¡Para pagar las deudas de la familia Bonaparte!», suspira la nación francesa. El inglés, mientras estaba en uso de su razón, no podía sobreponerse a la idea fija de obtener oro. Los franceses, mientras estaban en revolución, no podían sobreponerse al recuerdo napoleónico, como demostraron las elecciones del 10 de diciembre (6). Ante los peligros de la revolución se sintieron atraídos por el recuerdo de las ollas de Egipto (7), y la respuesta fue el 2 de diciembre de 1851 (8). No sólo obtuvieron la caricatura del viejo Napoleón, sino al propio viejo Napoleón en caricatura, tal como necesariamente tiene que aparecer a mediados del siglo XIX.

La revolución social del siglo XIX no puede sacar su poesía del pasado, sino solamente del porvenir. No puede comenzar su propia tarea antes de despojarse de toda veneración supersticiosa por el pasado. Las anteriores revoluciones necesitaban remontarse a los recuerdos de la historia universal para aturdirse acerca de su propio contenido. La revolución del siglo XIX debe dejar que los muertos entierren a sus muertos, para cobrar conciencia de su propio contenido. Allí, la frase desbordaba el contenido; aquí, el contenido desborda la frase.


(1) La Montaña de 1793 a 1795: grupo revolucionario democrático de la Convención durante la revolución burguesa de fines del siglo XVIII en Francia.-

(2) Sobre el golpe de Estado del 18 Brumario véase la nota 87. Por «segunda edición del 18 Brumario» Marx entiende el golpe de Estado del 2 de diciembre de 1851.

(3) Habacuc: profeta bíblico

(4) El republicano de guantes amarillos. (N. de la Edit.)

(5) Bedlam: manicomio en Londres.-

(6) El 10 de diciembre de 1848 Luis Bonaparte fue elegido Presidente de la República Francesa por sufragio universal.-

(7) La expresión «recordar las ollas de Egipto» procede de una leyenda bíblica: al huir los hebreos de Egipto, algunos de los pusilánimes, asustados por las dificultades del camino y por hambre, empezaron a evocar los días del cautiverio, donde tenían, por lo menos, comida.-

(8) El 2 de diciembre de 1851: día del golpe de Estado contrarrevolucionario que llevaron a cabo en Francia Luis Bonaparte y sus partidarios

(De El 18 Brumario de Luis Bonaparte, 1852, capítulo I)

* * *

Karl Heinrich Marx nació el 5 de mayo de 1818 en Tréveris, Reino de Prusia y falleció el 14 de marzo de 1883 en Londres, Reino Unido.

Diamela Eltit / El cuarto mundo

Historia de amores incestuosos, de sordidez y de descubrimientos mutuos, de crecer, desarrollarse y enfrentarse con el mundo y de construir una realidad cruel y única, la relación entre dos hermanos y sus padres y relatar la vida mientras tanto, el goce de los cuerpos, la parición y la historia de América Latina.

Todo esto es esta tremenda novela visceral, impecable. El cuarto mundo fue publicado en 1988. Las novelas Los trabajadores de la muerte y Los vigilantes también son absolutamente recomendables.

Diamela Eltit nació en Santiago de Chile en 1949.

Obras: Lumpérica (novela, 1983), Por la patria (novela, 1986), El cuarto mundo (novela, 1988), El padre mío (testimonios, 1989), Vaca sagrada (novela, 1991), El infarto del alma (libro documental, con fotografías de Paz Errázuriz, 1994), Los vigilantes (novela, 1994), Crónica del sufragio femenino en Chile (ensayo, 1994), Los trabajadores de la muerte (novela, 1998), Emergencias. Escritos sobre literatura, arte y política (ensayos, 2000), Mano de obra (novela, 2002), Puño y letra, sobre Carlos Prats (2005), Jamás el fuego nunca (novela, 2007), Signos vitales. Escritos sobre literatura, arte y política (ensayos, 2007), Colonizadas (relatos, 2009), Impuesto a la carne (novela, 2010).

Ernst Krenek / Veinte miniaturas, op. 139 (1953-54)

Ernst Krenek nació en Viena, Austria, el 23 de agosto de 1900 y falleció en Palm Springs, California, EEUU, el 22 de diciembre de 1991.

Selección de obras:
Óperas: Die Zwingburg, op. 14 (compuesta en 1922), Der Sprung über den Schatten, op. 17 (1923), Orpheus und Eurydike, op. 21 (1923), Bluff op. 36 (1924/5), Jonny spielt auf, op. 45 (1927), Der Diktator op. 49 (1928), Das geheime Königreich op. 50 (1928), Schwergewicht, oder Die Ehre der Nation op. 55 (1928), Leben des Orest, op. 60 (1929), Kehraus um St. Stephan op. 66 (1930), Karl V, op. 73 (1933), Cefalo e Procri op. 77 (1934), Tarquin op. 90 (1940), What Price Confidence? op. 111 (1945), Dark Waters op. 125 (1950), Pallas Athene weint op. 144 (1955), The Bell Tower op. 153 (1956), Ausgerechnet und verspielt op. 179 (1962), Der goldene Bock, op. 186 (1963), Der Zauberspiegel, op.192 (1966), Sardakai, oder Das kommt davon, op. 206 (1969), Flaschenpost aus Paradies, op. 217 (1973).

Ballets: Mammon op. 37 (1925), Der vertauschte Cupido op. 38 (1925), Eight Column Line op. 85 (1939).

Sinfonías: Sinfonía n.º 1, op. 7 (1921), Sinfonía n.º 2, op. 12 (1922), Sinfonía n.º 3, op. 16 (1922), Sinfonía para cuerda y percusión, op. 34 (1924-25), Pequeña Sinfonía, op. 58 (1928), Sinfonía n.º 4, op. 113 (1947), Sinfonía n.º 5, op. 119 (1949), Sinfonía Atenea Palas, op. 137 (1954).

Conciertos y obras concertantes: Concierto para violín n.º 1, op. 29, Pequeño concierto para clave, órgano y orquesta de cámara, op. 88, Concierto para violín, piano y pequeña orquesta, op. 124, Concierto para arpa y orquesta de cámara, op. 126, Concierto para violonchelo n.º 1, op. 133, Concierto para violín n.º 2, op. 140, Capriccio para violonchelo y orquesta, op. 145, Concierto para violonchelo n.º 2, op. 236, Cuatro conciertos para piano, Conciertos para órgano (incluido el concierto op. 230 para órgano y orquesta de cuerda, y el op. 235 para gran orquesta)

Música vocal: 
Obras corales: Die Jahreszeiten, op. 35 (1925) (con texto de Friedrich Hölderlin), Kantate von der Vergänglichkeit des Irdischen, op. 72 (1932), Lamentatio Jeremiae prophetae, op. 93 (1941–2), Santa Fe Timetable, op. 102 (1945), Missa duodecim tonorum, op. 165, para coro mixto y órgano (1957–8), O Holy Ghost, op. 186A (1964), Three Madrigals, a cappella (1960).

Vocal (con piano, salvo otra indicación): Lieder, op. 19 (textos de Otfried Krzyzanowski y Friedrich Gottlieb Klopstock), O Lacrymosa op. 48 (1926); texto de Rainer Maria Rilke escrito a petición del compositor (también hay una versión orquestada, op. 48a), Reisebuch aus den österreichischen Alpen (texto del compositor), op. 62 (1929), The Ballad of the Railroads op. 78 (1944, texto del compositor), Sestina (texto del compositor), op.161, para soprano y ocho instrumentos (1957).

Música de cámara:
Cuartetos de cuerda: Cuarteto de cuerda n.º 1, op. 6, Cuarteto de cuerda n.º 2, op. 8, Cuarteto de cuerda n.º 3, op. 20, Cuarteto de cuerda n.º 4, op. 24, Cuarteto de cuerda n.º 5, op. 65, Cuarteto de cuerda n.º 6, op. 78, Cuarteto de cuerda n.º 7, op. 96, Cuarteto de cuerda n.º 8, op. 233

Sonatas:
Para piano: n.º 1, op. 2 en mi bemol mayor (1919), n.º 2, op. 59, n.º 3, op. 92, n.º 4, op. 921, n.º 4, op. 114, n.º 5, op. 121, n.º 6, op. 128, n.º 7, op. 240
Para violín: Para violín y piano n.º 1 op. 3 en fa sostenido menor, Para violín y piano n.º 2 op. 99, Para violín solo n.º 1, op. 33, Para violín solo n.º 2, op. 115

Otras obras: Serenata para clarinete y trío de cuerda, op. 4, Suite para violonchelo solo, op. 84, Veinte miniaturas, para piano op. 139 (1953-54), Suite para guitarra, op. 164, Trío de cuerda, op. 118, Trío de cuerda Parvula Corona Musicalis: ad honorem Johannis Sebastiani Bach, op. 122, Trío de cuerda en 12 estaciones, op. 237, Monólogue para clarinete solo (1956)

Música electrónica: Spiritus Intelligentiae, Sanctus, op. 152, para dos voces y cinta (1956), San Fernando Sequence, op. 185 (1963), Exercises of a Late Hour, op. 200 (1967), Orga-Nastro, op. 212, órgano y cinta (1971), They Knew What They Wanted, op. 227, narrador, oboe, piano, percusión y cinta (1977)

Pilar Donoso, escritora

Correr el tupido velo

Escribir este libro tuvo grandes consecuencias
para mí, pérdidas irreparables y,
seguramente, habrá más. Es por ello que,
como continuidad de mi historia, se lo
dedico a mis hijos: Natalia, Clara y Felipe.

Life is a sheet of paper white
whereon each one of us may write.
His word or two, and then comes night.
Greatly begin! though thou have time.
But for a line, be that sublime.
Not failure, but low aim is crime.
JAMES RUSSELL LOWELL

Palabras preliminares

Han pasado diez años de la muerte de mi padre y su sombra aún deambula por todas partes: al caminar en las calles, al abrir un clóset, al subir la escalera, al mirar hacia el horizonte.

Una vez este padre tan presente me dijo:

—Uno logra ser uno mismo cuando los padres se mueren.

Qué mentira. No ha sido así en mi caso; ahora he tenido que hacerme cargo de su vida mucho más que cuando vivía.

No puedo liberarme de su cadena opresora. ¿Seré yo también un personaje de sus novelas? La ficción y la realidad vuelven a mezclarse, como cuando era una niña y pude creerle, por mucho tiempo, que los yogures colgaban de los árboles y que había unos con sabor a frutilla y otros a durazno; o que, al hablar de una persona cualquiera, yo podía llegar a creer que era una tía muy lejana que venía a visitarnos; o bien que un personaje de una de sus novelas era un amigo de su infancia.

En mi casa era imposible diferenciar esa línea tenue entre la ficción y la realidad, y aún ahora me cuesta distinguirla. Al leer sus diarios no puedo sino confirmar que él, más allá de su arte como novelista, tenía una seria disfunción respecto de la realidad.

Leo y releo y reconozco tantas cosas… me río, lloro, me enrabio, perdono, vuelvo a llorar; me decepciono, lo enaltezco y nuevamente lo perdono porque lo quise inmensamente.

Ser padre es algo normalmente impuesto; él, en cambio, tomó esa opción, me adoptó y me dio generosamente aquello que, como padres, a veces nos negamos por no habernos liberado de nuestras propias historias.

Ante todo, mi padre era escritor. Cuando los días en que la muerte ya no pertenecía al mundo de la fantasía —su presencia lo rondaba por la casa de Galvarino Gallardo— enfrentamos juntos el hecho de que llegaba el fin. Le pregunté qué quería que dijera su epitafio y me contestó:

Escritor. No quiero nada más. Eso he sido.

Sostenía que muchos de los novelistas latinoamericanos contemporáneos, en su búsqueda de estatus, se transforman en figuras públicas, como tribunos, como políticos; él, en cambio, se consideraba simplemente un escritor.

Voy a tratar de contar esa historia —que es la mía en relación a él, finalmente— sin pretender un análisis literario de su obra, ni menos uno psicológico de su compleja personalidad. Será, más bien, la visión de una hija-niña, hija-adolescente, hijamujer que lo acompañó, lo admiró, lo amó y lo odió. De modo que no esperen objetividad alguna; son los recuerdos de ese fantasma que me persiguen y me perseguirán por siempre.

Debo aclarar que mi padre me designó como su biógrafa, pero yo no era la única a quien confirió este título honorífico. También se lo pidió a Esther Edwards, a su sobrina Claudia Donoso, a su amigo el escritor Fernando Sáez, y quizás a muchos otros. En pos de esta tarea que emprendí seriamente, nos juntábamos tres días a la semana para grabar nuestras conversaciones. En realidad, más que diálogos fueron sesiones sobre lo que él quería contar y no necesariamente acerca de lo que yo preguntaba o quería saber. Estas reuniones metódicas nos dieron la oportunidad de intercambiar recuerdos, ideas estéticas, incluso ideológicas; nos escuchamos como nunca y como nunca nos encontramos. En esas conversaciones, además de sus diarios, cartas y ensayos, está sustentada esta biografía.

Este relato es, de un modo muy personal, una manera de liberarme, de ahuyentar a su fantasma. Mi padre me contó una vez algo que probablemente la mayoría de los lectores debe conocer: Virginia Woolf se preguntaba por qué el recuerdo de su madre no había dejado de obsesionarla a sus cuarenta y cuatro años de vida. Entonces escribió Al faro y el fantasma de su madre dejó de perseguirla. Por supuesto, no es mi intención hacer una comparación de ese tono y proporciones, pero sí de mi propio proceso de liberación.

En un artículo de mi padre encuentro una opinión muy personal sobre este tipo de textos. Biografías, cartas, semblanzas, recuerdos, crónicas, que si se publican son o académicas o ñoñas o mundanas. Somos una raza extrovertida y efusiva, pero temerosa, pudorosa, que no se entera de la verdad (como sí lo hacen los ingleses cuando deciden hacerlo). Así las figuras de nuestra cultura siguen siendo monumentales, nunca humanas, y los elementos contradictorios y a veces hasta vergonzosos con que se construyó la obra genial permanecen velados.

No sé en qué categoría caerían mis escritos para él. Desde luego no en lo académico, pero quizás tampoco en lo ñoño o mundano. Espero que no. En mi personal búsqueda por rescatarlo en su intimidad, en su profundo y particular mundo sin límites, he recurrido a sus cartas, de las que guardó siempre copia, tanto de las que escribió como de las que recibió; también a sus ensayos y, especialmente, a sus diarios, en los cuales jamás guardó secreto alguno. Con esto debemos aprender la lección de que jamás hay que destruir papeles, que los archivos y las colecciones son sagrados, no sólo por cuanto iluminan el pasado, sino también porque proyectan el futuro.

Mis recuerdos se inician muy temprano y quizás simplemente estén asociados a fotografías. Pero si bien éstos comienzan alrededor de los tres años, empezaré esta historia, mi propia historia, desde el matrimonio de mis padres. Incluso creo que será necesario explicar ciertas experiencias previas de mi padre que lo llevaron a dejar Chile por diecisiete años y que lo marcaron definitivamente para ser quien fue.

La historia que quiero contar no es «la historia de José Donoso», sino la de una hija en la búsqueda interminable por saber quiénes fueron sus padres, sean biológicos o adoptivos. Es la búsqueda de la identificación, del entendimiento de quién es uno y del inevitable conflicto que esto implica.

* * *

(Publicado en La Nación, 17.11.2011)

El suicidio de Pilar Donoso, una muerte que predijo su padre, el novelista Donoso

El escritor, en sus diarios íntimos revelados por su propia hija en un libro, tenía un proyecto de novela sobre una hija que descubre los diarios personales de su padre y se suicida luego de leerlos

SANTIAGO DE CHILE.- La escritora chilena Pilar Donoso, hija del fallecido novelista José Donoso, fue encontrada muerta en su casa, producto de una ingesta de remedios.

Donoso, madre de tres niños, publicó en 2009 “Correr el tupido velo”, una biografía de su progenitor, basada en diarios íntimos del autor de “Coronación”. Entre esos textos de José Donoso había paradójicamente fragmentos de un proyecto de novela sobre una hija que descubre los diarios personales de su padre y se suicida luego de leerlos.

Pilar Donoso comentó en su momento que esa historia era una fábula de su padre sobre lo que a ella le ocurriría cuando leyera sus anotaciones íntimas. “El se proyectaba más allá de su muerte con estos diarios y el resultado es descubrir un ser complejísimo”, dijo entonces.

El libro se basó en cuadernos escritos por su padre, guardados en la Universidad de Princeton, donde hablaba de su homosexualidad, de que ella era adoptada y de otras intimidades.

La escritora fue hallada muerta en su dormitorio por una de sus hijas, quien debió llamar a un cerrajero para poder abrir el dormitorio de su madre, donde yacía su cuerpo sobre la cama. La policía descartó inicialmente la acción de terceros en el deceso.

“La causa precisa de su muerte se está investigando, pero podría ser la ingesta de medicamentos”, precisó el inspector de la Policía de Investigaciones, Hugo Reyes, tras develar que a un lado del cuerpo se hallaron diversos fármacos.

Pepe Eliaschev / Buenos

(Publicado en Perfil, 4.12.2011)

Los medios y los políticos, ésos son los enemigos. Responsables de “una demagogia vindicativa” capaz de confundir a las masas y engañar al pueblo, conspiran para desacreditar a los pobres jueces, honorables magistrados a quienes preten-den impugnar para que prevalezcan funestos intereses. Han cambiado los tiempos; ya no son el imperialismo ni la oligarquía los enemigos a vencer. Por el contrario, el obstáculo radica en quiénes son responsables de la “construcción mediática de la realidad”, según pregona Raúl Eugenio Zaffaroni, el sacerdote de ese Ministerio de la Felicidad de facto que se viene delineando con fuerza.

Al participar en Mar del Plata de un seminario internacional de políticas sociales titulado “Retos de la política social bajo el enfoque de derechos”, Zaffaroni se lamentó de que “algunos” políticos pidan “absurdamente” juicios políticos a los jueces. Pensaría en el pobre Oyarbide, estigmatizado por la perversión mediática. El juez Zaffaroni asegura que esos oportunistas amenazan a los jueces al pedirles juicio político. ¿Peste nacional o resultado de cuestiones domésticas surgidas del devenir de la Argentina? No señor: para Zaffaroni “esto es importado de Estados Unidos”. Barrunta este ministro de la Corte que “la propaganda de hacer responsables a los jueces de todo hecho violento que suceda (…) contribuyó a crear un Estado autoritario”.

Por lo demás, nos va bastante bien, o al menos mucho mejor de lo que sugieren o muestran los malévolos “medios”, aun cuando Zaffaroni no desagrega en su arenga anti-medios a aquellos, numerosísimos, que integran la cada vez más grande cadena del multimedios estatal, gubernamental y privado, armada por el Gobierno. No trepida Zaffaroni (“no creo [sic] que haya una violencia desmedida”) y tras la catarata de asesinatos espeluznantes de las últimas semanas, asegura con parsimonia que “no hay ninguna explosión de muertos”. ¿Tiene una visión más estricta respecto de la implantación del narcotráfico en la Argentina? De ninguna manera: “Tampoco creo (sic) que haya un importante tráfico de droga ni que tampoco haya aumentado”.

Zaffaroni no es un emergente aislado o extravagante. Se coloca como pensador del modo en boga, es la “indecación” de la realidad. Para el Indec no hay inflación, o la que hay es menos de la mitad de lo que pregona la “construcción mediática de la realidad”. Niego, luego existo. Nunca antes tuvo tanto éxito en este país la estrategia de no pestañear al mentir u omitir. Es una manera curiosa de pararse ante los hechos: “los medios” agigantan un problema que no es nada grave. El costado propagandístico de esta campaña corre por cuenta de las oficinas publicitarias del Ministerio de la Felicidad, que ha tapizado Buenos Aires con un estrambótico cartel cuya consigna es “Argentina, un país de buena gente”. (Por cierto, ¿cuáles serían, según el Gobierno, los países de “mala” gente?).

El catecismo oficial es inequívoco: para potenciar la autoestima nacional, corresponde devaluar el porte de los problemas y exhibirlos con una quita muy importante, un poco al estilo del canje de la deuda de años atrás. En esta inteligencia, gente preparada, como Zaffaroni, considera que en muchos casos la verdad es reaccionaria. Es el viejo sueño de los totalitarismos, configurar una verdad pública edulcorada y tersa. Criaturas despedazadas y mujeres aniquiladas serían el cruel producto de la irresponsabilidad periodística, de allí la convicción de Zaffaroni. Criminales son los medios, culpables de engañar a un pueblo, enajenándolo. Arcaísmo imbatible, es una mirada que atrasa por lo menos treinta años. Se apoya en la noción elitista de que los medios le comen la cabeza a la gente y que si dijeran “la verdad”, todo discurriría por caminos más placenteros.

Por eso, lo que se impone es acusar a quienes cuentan lo que sucede, una virtual estigmatización de las malas noticias. En la excelsa visión oficial, al ser un país de “buena gente”, lo que aparece en los medios sería un recorte malvado de la realidad, parte de una siniestra campaña de descrédito. Ese “somos un país de buena gente” adoptado ahora por el Gobierno me hace pensar inevitablemente en aquel truculento “somos derechos y humanos” pregonado por la dictadura a fines de los años setenta. En condiciones visiblemente diferentes, este mecanismo de autoindulgencia suprema aspira a limpiar la conciencia nacional y fecundar la prolífica tradición del complejo de superioridad de los argentinos.

Todo sintoniza y articula: no hay muchos muertos, los crímenes no son tantos, no hay tanta droga, somos buena gente. La verdad ha quedado estacionada en un solo campo y le han puesto cepo a sus ruedas: cuestionarla o al menos tematizarla implica convertirse en “enemigo del pueblo”. La verdad oficial es la felicidad. La felicidad se lubrica desde los recursos infinitos del Estado. Interpelar el catecismo zombi de un país al que “los medios” quieren destrozar es, así, una batalla más de la “guerra cultural”. En esa perspectiva, Zaffaroni legisla que lo malo no existe, pero si se le demuestra que hay mucha y variada maldad en el mundo, en la vida y también en la Argentina, el juez murmurará que “no es para tanto”. Mecanismo pintoresco, si no fuera tan nefasto, tiende a consolidar un cinismo profundo e instala un nihilismo desdeñoso y sobrador. El mismo pueblo que puede elegir por abrumadora mayoría a este gobierno, es sensible a los malévolos mandobles del poder mediático, que “construye” realidades dentro de las pobres cabezas de las masas, incultas e inermes.

No habrá este 10 de diciembre un Ministerio de la Felicidad con un titular jurando ante la Presidenta, pero sobran los intelectuales y cuadros militantes convencidos de que, exista o no formalmente esa dependencia, es labor del Estado y necesidad del “modelo” la propaganda destinada a enamorarnos de nuestra belleza interior y a creer que nada demasiado problemático sucede entre nosotros.

Jean-Michel Bouvier / Reconocer el crimen de feminicidio

(Publicado en La Nación, 5.10.2011)

El texto que sigue a continuación lo publicó el diario francés Le Monde y pertenece a Jean-Michel Bouvier, el padre de Cassandre, la turista asesinada en Salta junto a su compañera de viaje, Houria Moumni. En la carta el hombre recuerda a su hija y pide justicia para el doble crimen.

El viernes 15 de julio en Salta, al norte de la Argentina, mi hija Cassandra ha sido golpeada, violada y asesinada de un balazo en la cabeza. En la morgue del hospital de Salta, sus ojos negros de gran tamaño estaban con miedo, pero impregnados de una determinación trágica, así como las marcas del desencadenamiento de la violencia ejercida sobre su cuerpo, nos petrificó de horror al padre, a la madre, al hermano y a su hermana que llegaron hasta allí para honrar a su cuerpo y llevarla de regreso a Francia.

Al día siguiente se apoderó de mí la idea mí la idea de que los actos cometidos, primero, contra su libertad de mujer, y finalmente contra de su vida merecía una calificación específica con las mismas consecuencias jurídicas como un crimen contra la humanidad. Al día siguiente descubrí en la Embajada de Francia en Buenos Aires el concepto de feticidio, común en toda América Latina. Encontré la bandera de lucha que habría enorgullecido a mi Cassandre.

Incluir el delito de femicidio en la legislación penal de mi país se ha convertido en el Santo Grial de mi vejez. El hombre que golpeó, violó y asesinó a una mujer porque es mujer y tiene una influencia física sobre ella, debería tener un castigo similar al de un crimen contra la humanidad. Será igual para todos los seres humanos que hacen lo mismo en una reunión.

No soy nada sin el apoyo de todas las mujeres y los hombres de buena voluntad y sin que las organizaciones que protegen los derechos humanos y violencia contra las mujeres. A Cassandre no le gustaba la injusticia y sus consecuencias: la pobreza, el destierro, la exclusión. Le gustaba ayudar a las personas desfavorecidas para superar su condición. Le encantaba estar en solidaridad con todos aquellos que sufren y actuar para ellos.

Espero que las autoridades ejecutivas y legislativas de mi país afirmen la absoluta necesidad de garantizar más y más derechos de las mujeres, especialmente los derechos a la libertad y el respeto a la integridad física. El 1° de septiembre le pedí al presidente que tome una iniciativa en este sentido. Pronto voy a ocupar una silla del Senado y me dirigiré a la Asamblea Nacional. En la próxima elección presidencial voy a pedir a los candidatos que tomen una posición sobre el tema. Voy a invitar a los electores a retirar sus votos a los candidatos que no han hecho un compromiso explícito con la inclusión del delito de feminicidio en el Código Penal.

La muerte de Casandre de Houria, su compañera de viaje, es sin duda un “caso policial” y es comprensible que sea analizado. Pero las condiciones abominables del asesinado son una negación de la mujer que merece una constante cobertura de los medios para proteger a los vulnerables.

Para aliviar mi dolor, le pregunté a Cristina Kirchner, presidenta de la República Argentina, la construcción de un monumento de piedra en el lugar donde Cassandra y Houria fueron asesinadas. Durante su reciente viaje a Francia, ella me dio garantías sobre este punto. En los sueños, me imagino esta estela como una ilustración de una amistad franco-argentino contra el delito de feminicidio. Me lo imagino como el primero de una serie que formará una corona alrededor de la Tierra testigo de la lucha sin descanso para defender la vida de las mujeres.

Gracias, Casandra, por infundirme tu generosidad, tu entusiasmo y tu corazón. Houria y, tú son, por tus familias, ángeles inseparables. También serán heroínas para todas las mujeres argentinas y francesas. Es mi deseo de que lo sean para todos los hombres argentinos y franceses.

Joel Zac / Psicopatía

(De Joel Zac. Psicopatía, Ediciones Kargieman, Buenos Aires, 1973, tomo I)

I.3.6. Propuesta de definición

La psicopatía es una organización de la personalidad históricamente determinada por una distorsión infantil de la evolución yoica, con una estructura narcisista egosintónica, con intolerancia a la frustración (bajo umbral de tolerancia) y una irresistibilidad impulsiva psicopatológicamente caracterizada por el predominio intrapsíquico de una “situación básica” (“borrosidad” y “multiplicidad de objetos”) que estructura la neurosis grave de la infancia (psicosis) con deterioro de la identidad, la simbolización, la socialización, el control de la agresión, la comunicación, con conductas aloplásticas concretas resultantes de la interacción inicial del niño (luego el adolescente y el adulto) con su ámbito familiar y grupal, con un Superyó lacunar deficitario.

En el adulto esta se actualiza como comportamiento estereotipado, hostil, antisocial, cruel, con carencia aparente de angustia, de sentimientos de culpa, de insight, de capacidad de amar (“máscara de salud”), con una ideología autocrática y sumisividad, con ataques a los objetos y a las relaciones interpersonales.

También se evidencian en el psicópata adulto trastornos en la identidad (“aspectos confusionales”), en el pensamiento (perturbación en la simbolización), en la socialización (capacidad de adjudicar y asumir roles; de aprender por la experiencia); de la comunicación (lenguaje de “acción”), con técnicas defensivas centradas en la omnipotencia, la identificación proyectiva y otros mecanismos tempranos.

Posee un modelo estereotipado de “conducta de acción” aloplástica, con características sádicas vindicatorias (tendientes al robo, el engaño, el crimen o la impostura).

He usado la definición de psicopatía instrumentando las notas descubiertas empíricamente como ligadas a dicho concepto. Se podría proceder más rigurosamente separando las notas semánticamente definitorias de las que empíricamente están correlacionadas legalmente con la aplicación del concepto. En tal caso la definición estaría dada por las primeras notas, mientras que las últimas expresarían descubrimientos psiquiátricos fácticos.

Aunque aquí he preferido utilizar la definición en el sentido amplio, podría agregar que es posible que las notas definitorias mínimas sean: incapacidad para tolerar la frustración; conducta aloplástica y antisocial; incapacidad para instrumentar la angustia; gran dificultad para usar el pensamiento como acción de ensayo.

(Pp. 92 a 94)

IV.1.1. Características de la conducta

Tomando en cuenta la generalidad de los pacientes, si tabuláramos los elementos nosográficos que estipulan distintos autores, sin duda señalaríamos que el elemento más evidente en las personalidades psicopáticas es su conducta antisocial, es decir que su actitud básica es agresivamente antisocial.

El psicópata tiene frecuentemente una genuina y muy seria perturbación de las estructuras básicas de su personalidad. Sin embargo, esto no resulta fácilmente evidente, y en ello reside uno de los rasgos más patológicos de su personalidad, ya que se trata de sujetos que encubren su enfermedad con una convincente máscara de salud. Para un observador exterior todos sus rasgos de personalidad pueden aparentar los de una persona común que cualquiera puede conocer. Se aferran a su rol pero no pueden ser desubicados y puestos en dificultades por preguntas orientadas hacia los niveles más profundos de la personalidad, muchas veces ni siquiera conmovidos. En la investigación psiquiátrica y en pruebas técnicas especiales, su nivel mental conserva un aspecto aparentemente normal. Nos encontramos a menudo con que no sólo ofrecen una especie de máscara característica, sino con que aparentan ser una persona con una sólida y sustancial imagen ya estructurada, de una personalidad relativamente sana y racional. Ello ocurre porque los psicópatas tiene una aguda sensibilidad para captar las necesidades narcisistas de sus interlocutores y una gran capacidad para aparentar satisfacerlas en la medida en que aquellos lo requieran.

La visión que el psicópata tiene de otros hombres no difiere por supuesto de como él se ve. Le resulta imposible ver a las otras personas desde el punto de vista de una mayor comunicación afectiva, ya que para este orden de cosas su ceguera es intensa.

La conducta de los psicópatas generalmente se manifiesta como si no obedeciera de ningún modo a un plan establecido que implica una elaboración de experiencias previas básicas a partir de la cual se seleccionan ciertas metas y hechos en forma definida. Por el contrario, los psicópatas generalmente tienen una gran dependencia de los otros, de la cual no son conscientes, para configurar objetivos que, además, suelen ser sólo provisorios y superficiales. Son irresponsables y llaman la atención por su despreocupación total por las consecuencias de sus actos (como si los mismos no fueran a afectarlos a ellos ni a ningún otro hombre). Es notoria su falta de consideración real de la dimensión temporal, ya sea del presente, del vínculo con el pasado o de la progresión hacia el futuro.

En general poseen una característica muy importante en su conducta, que es la de no modificarse por el ejemplo, ni siquiera por ciertos premios o castigos. Esta característica es una consecuencia de su incapacidad subyacente para cambiar y modificar su comportamiento. La experiencia, por repetida que fuere, es para el psicópata un elemento generalmente poco valioso o nulo, no aprovechable en el aprendizaje.

Los pacientes psicópatas son desconcertantes no solamente por lo imprevisible de su conducta para el observador, el interlocutor común, e inclusive para el terapeuta, sino que también impactan por su versatilidad, por su incapacidad casi absoluta para hacerse cargo de un rol y cumplir con una tarea útil, con características estables en cuanto a tiempo y rendimiento.

Cuando más impulsivo es el comportamiento de un sujeto, más probabilidades hay de que el trabajo refleje esta impulsividad; por ello no es sorprendente que en líneas generales sus empleos duren poco tiempo, muchas veces menos de seis meses.

Otro rasgo sobresaliente de su conducta es que suele ser irreversible y carece de toda planificación. La misma no está centrada en algún objetivo externo, sino en aspectos afines a su concepción de sí mismo y del mundo.

Cuando actúan o hablan (con rápidos y desconcertantes cambios de tema) provocan sorpresa en los demás, porque su convivencia en la relación con los otros en el mundo externo está cimentada sobre la base de situaciones internas muy persecutorias y estereotipadas, que adquieren peligrosidad; por ello necesita depositarlas masivamente en el otro, ya sea una persona, un grupo o la comunidad.

La motivación básica que organiza todos los episodios psicopáticos en los cuales otras personas siempre terminan resultando las víctimas, consiste en la satisfacción de los deseos de venganza. Es por ello que sus conductas resultan sorpresivas y frustrantes, ya que tienden a echar por tierra esfuerzos realizados en común con otros, cuando están a punto de ser coronados por el éxito. Se parecen en este sentido a los casos citados por Freud como caracteres que fracasan en el éxito.

Los psicópatas se enfrentan y chocan con la ley desde épocas tempranas de su vida, y aunque algunos se mantienen en un equilibrio inestable durante mucho tiempo, estas personas son las que constituyen la mayoría de los delincuentes. A veces tienen otro tipo de actitudes, que podríamos definir como excéntricas, aventureras, etcétera. La actitud del psicópata, de colisión o choque con las leyes y normas habituales del contexto en que está inserto, tiene su origen en un sistema de valores y una visión del mundo y de sí mismo totalmente distintos de los del resto de las personas que lo rodean. Debido a que su ética se basa en una consumación de fantasías vindicatorias, en que la víctima aparece como un sustituto de las figuras parentales narcisistas que a su vez fueron frustradoras en la niñez del sujeto, el psicópata puede representar una apariencia y una ética determinadas, cuya finalidad última es alcanzar el objetivo propuesto: el de venganza.

Al mismo tiempo, por identificación proyectiva el psicópata supone que los demás poseen una ética vindicatoria similar a la suya.

Consideramos que estos pacientes tiene una deficiencia, casi una genuina carencia de verdaderos sentimientos de amor, como numerosos autores afirman; tienen a veces una falta de cualquier tipo de afecto en general. Para este tipo de pacientes, la acción es la única técnica que el otro puede entender, lo cual explicaría parcialmente su incapacidad de convivencia social, y por qué en ciertas oportunidades el psicópata no puede frenarse antes de externalizar sus sentimientos hacia los demás, a través de actos concretos. Este mecanismo se agrava porque a los actos concretos que lleva a cabo en perjuicio de otros se agregaría que siente poca culpa, remordimiento o vergüenza por lo que hace. Pero además de esta seria falta de los controles internos, deja sin efecto los externos que la sociedad ha creado, y que traen aparejados ciertos castigos establecidos por las leyes correspondientes.

Esto tiene como consecuencia una grave dificultad para articularse en la relación grupal más amplia. Para lograrlo es necesario un mayor control y regulación de la conducta sobre la base de un grado mínimo de empatía, de la cual el psicópata suele carecer. Por esta situación siente una vez más que su vivencia se le confirma, o sea que es rechazado y entra en el círculo vicioso de la relación víctima-vengador, que lo lleva a externalizar su sentimiento con una conducta concreta.

Desde el punto de vista del interjuego de roles, podemos decir que los psicópatas no son leales ni a las personas, ni a los grupos, ni a las leyes; muestran una oposición constante hacia la autoridad, promoviendo ansiedad en los demás por las probables consecuencias que su actitud puede acarrear para otros.

En algunos tipos psicopáticos se destaca una suerte de cálida simpatía, propia de una personalidad atractiva y hasta subyugante, que puede inducir al equívoco muy fácilmente. Pero en el momento propicio esta máscara dará paso a conductas sorpresivas y frustrantes, al mismo tiempo que, para un observador no comprometido como víctima en el episodio psicopático, comenzará a revelarse el vacío de la vida interior del sujeto. Aparecerá, pues, su incapacidad para la abstracción conceptual,  la verdadera superficialidad y falta de constancia de sus afectos; su impermeabilidad para captar el punto de vista de los demás, o sea el sentido que el otro le da a las cosas, en tanto que su egoísmo y falta de responsabilidad para con las tareas o las personas se hace notorio.

Por otra parte, cuando por determinadas circunstancias ellos perciben que corren el riesgo de que las verdaderas motivaciones (de carácter vindicatorio) de su conducta puedan ser descubiertas, suelen utilizar un recurso poco descripto y que tiende a trastornar la “homeostasis” interna de la persona que puede llegar a realizar ese descubrimiento: recurren a la “apelación a la piedad”. Es decir, procuran despertar, mediante una verdadera teatralización, una suerte de compasión en la otra persona, como un modo de escamotear algo, y simultáneamente para gratificar su narcisismo de sentir que la otra persona se preocupa intensamente por ellos. Procuran así movilizar también los aspectos narcisistas de esa persona (omnipotencia reparatoria) para que quede subordinada a ellos. Todo esto está motivado por la desconfianza y el pánico que les provoca sentirse descubiertos, cuyo significado en última instancia es caer bajo el dominio de la omnipotencia del otro.

Aparentemente poseen astucia, con aspectos y actitudes normales y comunes, pero que en el fondo demuestran la carencia de un sentido adecuado de la realidad. Su falta de adaptación al medio, como a la sociedad y a la cultura en que viven puede ser considerada como seria y grave. En consecuencia, su “lectura” e interpretación de la realidad, es incorrecta e inadecuada, y resulta a veces inconsistente. Se puede llegar a percibir el “encanto” con el cual algunos psicópatas fascinan a sus interlocutores, ocultando su real asociabilidad, ya que ese rol seductor representa la posesión de la omnipotencia y la negación del miedo.

Muchos autores han señalado como síntomas muy frecuentes esta impresión inicial de simpatía e inteligencia, pero que cede al “cansancio” de los psicópatas junto con el nomadismo y la incapacidad de soportar el aburrimiento.

En los psicópatas más evolucionados, su apetito por el prestigio y el reconocimiento social es insaciable, pues en su fantasía viven en un mundo que los agravia y los trata con suma injusticia. Esto nos explica en parte su actitud desafiante con todo el mundo y su grave dificultad para convivir con los demás. Asimismo, nos revela su carencia de una armonía adecuada en sus relaciones con el ambiente. Su dificultad para soportar las frustraciones inherentes a toda convivencia eclosiona brusca y repentinamente y en consecuencia cuando el psicópata actúa lo hace sin pensar. Con frecuencia su comportamiento puede adquirir entonces un matiz de “tonto y sin sentido”.

Hay un patrón general, configurado por una falta de control, que permite que una personalidad persistente en su conducta delicuente-psicopática pueda ser analizada por medio de la observación, descubriendo que en ella se produce una especie de “corto circuito” que provoca un acting out (caracterológico) desde un punto de vista psicoanalítico.

Entre las reacciones antisociales de menor grado surge lo observado y denominado por muchos autores como tendencia a “apostar”; es decir, sería la actitud de los que tienen una vieja cuenta pendiente con el destino. Por otra parte suelen ser muy mentirosos, y pueden llegar a convertirse en verdaderos estafadores en pequeña o gran escala.

Pueden surgir fenómenos de extrema emotividad como los descriptos por Braum y Trillat, a la manera de un shock emocional, de una pérdida mnémica, una obnubilación de la conciencia o fenómenos de tipo oniroide, acompañados generalmente de todo el cortejo somático de la angustia. Asimismo, pueden aparecer reacciones agresivas con un carácter compulsivo, conservando sin embargo a veces la lucidez de la conciencia; en otras oportunidades pueden surgir aspectos oniroides que recuerdan los impulsos epileptoides, por cuyo motivo se ha denominado a estos momentos como “crisis histero-epileptoides”.

Aún un efímero capricho puede impulsar al psicópata a actos que llevan el sello particular de este cuadro clínico; por ejemplo, desbaratar los únicos bienes de familia sin importarle estar perjudicando al resto de la misma. Otras veces se puede expresar como el cometer bigamia o tratar de seducir a la mujer de su mejor amigo, etcétera. En cambio, el delincuente común ordinario es usualmente más coherente que el psicópata para evitar ñas consecuencias de sus actos antisociales, o sea el castigo de la ley.

Enfocado desde otro ángulo, el psicópata se caracteriza en buena parte por sus graves dificultades para pensar y comunicarse. De la misma manera diríamos que el progreso hacia la curación se acompaña siempre de una capacidad para internalizar un objeto, con una mayor posibilidad y capacidad en sus modos expresivos, y asimismo en su capacidad de pensar.

Hay una evidente falla o hasta carencia de la estimación práctica del tiempo y su manejo concreto. La incapacidad de aprender por la experiencia que ya citamos, se destaca como uno de los síntomas cardinales. Es notable su incapacidad para aprovechar lo que consideraríamos su temporalidad en el sentido de experiencia, y su despreocupación por el futuro; el pasado es vago y el futuro, para ellos, carece de un real interés.

En un grado extremo cometen crímenes violentos, muchos de ellos pasionales, hasta alcanzar el límite de un homicidio o de un crimen de neto corte sádico.

Anteriormente se creía que en cierto modo los psicópatas terminaban suicidándose. Generalmente lo intentan, con un calculado efectismo y con dramatizaciones que sobreactúan, dando la impresión a los otros de que tratarán de poner fin a su vida. Pero no poseen la capacidad para deprimirse profundamente ante los fracasos en su vida, depresión que podría conducirlos al suicidio, tal como sucede con enfermos depresivos, por ejemplo.

(Pp. 297 a 305)

El relato reemplaza a la historia

(Editorial publicado en diario La Nación, 1.12.2011)

Al periodismo militante de los medios oficiales y a la matemática militante del Indec se suma la militancia historiográfica

la nómina de institutos nacionales destinados a estudiar a figuras del pasado argentino, entre otras las de José de San Martín, Manuel Belgrano, Guillermo Brown y Juan Manuel de Rosas, se sumará, por decreto presidencial del 21 del mes pasado, el grandilocuentemente denominado Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego. Su objeto, según los considerandos que suscribe la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, será “investigar y difundir la vida y la obra de personalidades y circunstancias destacadas de nuestra historia que no han recibido el reconocimiento adecuado”; de los que “defendieron el ideario nacional y popular ante el embate liberal y extranjerizante de quienes han sido, desde el principio de nuestra historia, sus adversarios, y que, en pro de sus intereses, han pretendido oscurecerlos y relegarlos de la memoria colectiva del pueblo argentino”.

Luego se menciona a esos personajes, entre los que figura en primer término San Martín, quien no habría “recibido el reconocimiento adecuado” pese a que hasta el último de los argentinos lo reconoce con justicia como el Libertador de su pueblo y de América del Sur, además de Güemes, Artigas, Estanislao López, “Chacho” Peñaloza, Felipe Varela, Facundo Quiroga, Juan Manuel de Rosas, Hipólito Yrigoyen y Juan y Eva Perón. Ya en la enumeración los aspirantes a revisar la historia comienzan con un error, incluyendo al argentino Manuel Ugarte en el artículo destinado a los latinoamericanos nacidos fuera del país.

Lo cierto es que tanto el patrono del instituto como el resto de esos personajes, y muchísimos otros que no se señalan, han merecido serios estudios de notables cultores de un revisionismo al cual se invoca como movimiento en pleno vigor, cuando ya forma parte -al menos en el modo en que está descripto en el decreto- de una etapa lejanamente superada en la historia de la historiografía. También han sido abordados por otros investigadores rigurosos, que en vez de adherir a la visión parcializada y panfletista que se quiere imponer por decreto han profundizado con indudable profesionalismo acerca del papel de aquellos hombres y mujeres a lo largo de los procesos en que intervinieron.

A ningún historiador serio se le ocurriría hoy repartir condenas como las que constantemente se leen por parte de ciertos diletantes con falsa patente de investigadores sobre determinados argentinos que dieron lo mejor de sí por el bien de su patria, como Mitre, Sarmiento, Roca y otros tantos demonizados por la actual visión oficial.

Cualquier persona seria, fuera cual fuese su formación cultural, sabe o intuye que los personajes del ayer remoto o más reciente deben ser estudiados en su propio contexto, en vez de ser utilizados para sostener una actitud agresiva y maniquea, que es más grave cuando se instrumenta desde el Estado.

La propia iniciativa de crear un instituto historiográfico dedicado al culto de tales o cuales héroes es una exhibición de primitivismo intelectual. Desde hace ya muchas décadas existe un consenso acerca de que el saber histórico pretende la explicación de procesos colectivos en sus distintas dimensiones y no el culto a figuras supuestamente excepcionales que determinaron con su clarividencia el curso de la vida de sus contemporáneos.

No debería sorprender, sin embargo, el extravío. Quienes decretaron la existencia de esta nueva entidad miran el pasado con la misma lente con la que examinan el presente: la de la exaltación casi infantil de figuras prodigiosas gracias a las cuales se desenvuelve la existencia nacional.

El presente contamina también el pasado en el apasionamiento sectario. La Presidenta, cuyo elevado cargo debería constituirla en prenda de unión para los argentinos, se empeña en remover despojos del pasado en pos de amoldar lo que fue a las conveniencias dialécticas del presente. Al periodismo militante de los medios oficiales y paraoficiales y a la matemática militante del Indec se les debe agregar ahora la historiografía militante. No son más inofensivos que una medicina o una ingeniería militantes. La deformación del pasado ha estado en la base de muchas tragedias humanas, sobre todo las que se desencadenaron por las miserias del nacionalismo, tan familiares a la visión revisionista.

Llama la atención que se promueva un nuevo organismo en lugar de recurrirse al Conicet, donde trabajan historiadores de verdad, o a la Academia Nacional de la Historia, que según sus estatutos debe asesorar a los poderes públicos. La explicación tal vez resida en que lo que se busca desde el Poder Ejecutivo Nacional es falsear los hechos del pasado para servir al discurso oficial. Todo indica que se pretende generar, mediante un producto “enlatado”, una historia sesgada y falsa que a la postre no servirá ni al propio gobierno, pues la ciudadanía sabe, en definitiva, cuándo se la quiere engañar.

Decreto 1880/2011 / Secretaría de Cultura / Créase el Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego

Decreto 1880/2011 – SECRETARIA DE CULTURA – Créase el Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego. Designaciones.

Bs. As., 17/11/2011
Publicación en B.O.: 21/11/2011

VISTO el expediente Nº EXP-JGM: 0045964/2011 del Registro de la JEFATURA DE GABINETE DE MINISTROS, por el cual un grupo de destacados historiadores argentinos solicita la creación del INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO”, y

CONSIDERANDO:

Que la finalidad del INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO” será estudiar, investigar y difundir la vida y la obra de personalidades y circunstancias destacadas de nuestra historia que no han recibido el reconocimiento adecuado en un ámbito institucional de carácter académico, acorde con las rigurosas exigencias del saber científico.

Que se ha elegido la figura del Gobernador Manuel DORREGO como símbolo de esta iniciativa por ser un prócer caracterizado por su patriotismo, coraje y clarividencia que lo llevaron a destacarse como pocos en las luchas de nuestra Independencia. Abogó por la organización federal de nuestra Patria y representó los intereses de los sectores populares, como quedó demostrado durante su corta gestión como Gobernador de Buenos Aires. Su trágico final y las sangrientas consecuencias posteriores son un llamado a desterrar la intolerancia y la violencia de las prácticas políticas. Por su parte, su impronta iberoamericana se reflejó en sus vínculos con Simón BOLIVAR, como así también, en sus esfuerzos para impedir la anexión de la Banda Oriental del Uruguay al Brasil.

Que el INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO” no se abocará en exclusividad a la figura del mártir de Navarro sino a la reivindicación de todas y todos aquellos que, como él, defendieron el ideario nacional y popular ante el embate liberal y extranjerizante de quienes han sido, desde el principio de nuestra historia, sus adversarios, y que, en pro de sus intereses han pretendido oscurecerlos y relegarlos de la memoria colectiva del pueblo argentino.

Que, asimismo, prestará especial atención a la reivindicación de la participación femenina.

Que, por otro lado, reivindicará la importancia protagónica de los sectores populares, devaluada por el criterio de que los hechos sucedían sólo por decisión de los “grandes hombres”.

Que, en tal sentido, el Instituto cuya creación se dispone, prevé también dar lugar al aporte enriquecedor del arte, la literatura, el cine, la música y todas aquellas manifestaciones culturales que ayudarán a establecer la importancia de la revisión histórica.

Que la actividad del Instituto permitirá profundizar el conocimiento de la vida y obra de los mayores exponentes del ideario nacional, popular, federalista e iberoamericano, como José de SAN MARTIN; Martín GÜEMES; José Gervasio ARTIGAS; Estanislao LOPEZ; Francisco RAMIREZ; Angel Vicente “Chacho” PEÑALOZA; Felipe VARELA; Facundo QUIROGA; JuanManuel de ROSAS; Juan Bautista BUSTOS; Hipólito YRIGOYEN; Juan Domingo PERON y Eva DUARTE de PERON, entre otros. Asimismo, estudiará la trayectoria de otros próceres iberoamericanos como Simón BOLIVAR, Bernardo O’HIGGINS, el mariscal Antonio José de SUCRE, Miguel Gregorio Antonio Ignacio HIDALGO, José MARTI, Manuel UGARTE, José VASCONCELOS, Rufino BLANCO FOMBONA, Augusto SANDINO, Luis Alberto HERRERA y Víctor Raúl HAYA DE LA TORRE.

Que, dentro de las competencias del Instituto, se cuenta el estímulo y la promoción de la actividad de historiadores, ensayistas y pensadores abocados a la investigación y divulgación de la historia revisionista. Para ello, se implementará un sistema de becas, subsidios y premios que favorezcan el desarrollo y profundización de sus tareas.

Que la creación del INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO” permitirá la continuidad institucional de un estudio riguroso sobre los temas de incumbencia, mediante la recopilación del material documental y testimonial existente y la promoción de congresos, cursos y publicaciones que contribuyan a la profundización y divulgación de las personalidades y su repercusión histórica social.

Que, en razón de lo expuesto, resulta pertinente dotar al Instituto en cuestión de los recursos materiales necesarios para lograr la óptima concreción de sus objetivos.

Que han tomado intervención los servicios jurídicos competentes.

Que la SUBSECRETARIA DE GESTION Y EMPLEO PUBLICO de la SECRETARIA DE GABINETE de la JEFATURA DE GABINETE DE MINISTROS ha tomado la intervención de su competencia.

Que la presente medida se dicta en uso de las facultades conferidas por el artículo 99, inciso 1, de la CONSTITUCION NACIONAL.

Por ello,
LA PRESIDENTA DE LA NACION ARGENTINA
DECRETA:

Artículo 1º — Créase, en jurisdicción de la SECRETARIA DE CULTURA de la PRESIDENCIA DE LA NACION, el INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO”, con carácter de organismo desconcentrado, cuya finalidad primordial será el estudio, la ponderación y la enseñanza de la vida y obra de las personalidades de nuestra historia y de la Historia Iberoamericana, que obligan a revisar el lugar y el sentido que les fuera adjudicado por la historia oficial, escrita por los vencedores de las guerras civiles del siglo XIX.

Art. 2º — Institúyense los siguientes Premios:

a) Premio “JOSE MARIA ROSA”, que será otorgado cada DOS (2) años al historiador, ensayista o pensador argentino que más se haya destacado en la investigación, elaboración y divulgación de la historia revisionista nacional.

b) Premio “JORGE ABELARDO RAMOS”, que distinguirá a quien se haya destacado, dentro del territorio iberoamericano, en la historia revisionista continental.

Ambos Premios deberán representar un aliciente económico para los ganadores —para lo cual el Instituto destinará un monto dinerario— y podrán establecer Menciones para aquellos trabajos que merecieran destacarse además del ganador. De igual forma, podrán ser declarados desiertos.

Art. 3º — Serán competencias del INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO”:

a) La investigación histórica y los estudios historiográficos, críticos, filosóficos, sociales, económicos, educacionales, jurídicos y políticos referidos a la acción pública y privada de Manuel DORREGO y de todas y todos aquellos que, como él, abogaron por una Patria de raíces nacionales, populares, democráticas y federalistas.

b) La elaboración de publicaciones y organización de eventos culturales, viajes, seminarios, congresos, jornadas, reuniones académicas y de investigación científica, tanto en su sede como en establecimientos educacionales, civiles y centros de cultura del país.

c) La colaboración con las autoridades nacionales, provinciales, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipales y con las instituciones de enseñanza oficiales y privadas, para enseñar los objetivos básicos que deben orientar la docencia para un mejor aprovechamiento y comprensión de las acciones y las personalidades de las que se ocupará el Instituto como, asimismo, el asesoramiento respecto de la fidelidad histórica en todo lo que se relacione con los asuntos de marras.

d) La creación de museos, archivos y registros documentales, biográficos, bibliográficos, iconográficos, numismáticos, filatélicos y similares, como así también, la realización de concursos y cursos literarios, históricos y musicales, entre otros, pudiendo otorgar distinciones y premios, dentro y fuera del país.

e) La administración de los premios creados en el artículo 2º de la presente medida.

f) La cooperación con autoridades, instituciones y personas respecto del contexto histórico y de la conservación y seguridad de los establecimientos, edificios, lugares históricos, obras de arte y demás elementos rescatados o que se recuperen en el futuro, vinculados con el objetivo del Instituto.

g) El estudio y registro de la toponimia y demás denominaciones relacionadas, como así también de todo lo referente a efigies, distintivos y emblemas.

h) La puesta en marcha de un banco de datos, archivo gráfico, biblioteca, hemeroteca, cinemateca y videoteca, sin invadir la jurisdicción de otras instituciones científicas o historiográficas.

i) La realización de estudios, investigaciones, cursos, conferencias, seminarios y publicaciones acerca de la participación de la mujer y los sectores populares en la vida política, económica, social, y cultural de nuestro país.

j) La organización de los actos oficiales de homenaje a Don Manuel DORREGO los siguientes días de cada año: el 11 de junio, aniversario de su natalicio, y el 13 de agosto, aniversario de su asunción como Gobernador de Buenos Aires. Asimismo, colaborará con otras celebraciones que le sean encomendadas por la PRESIDENCIA DE LA NACION, a través de la SECRETARIA DE CULTURA.

Art. 4º — El INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO” prestará asesoramiento previo con relación a la realización de actos referidos a las personalidades históricas abarcadas por él, a particulares, instituciones privadas, autoridades, reparticiones públicas, provinciales, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires o municipales que se relacionen con el ámbito de influencia y acción del mismo y que requieran apoyo financiero o de otro tipo por parte del ámbito oficial para su realización, y tendrá, además, intervención necesaria en los eventos que organice el Estado Nacional o con participación del mismo.

Art. 5º — El INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO” estará conformado por un Cuerpo Académico integrado por TREINTA Y TRES (33) Miembros de Número, quienes deberán ser historiadores o investigadores especializados en los temas revisionistas que sean de competencia del Instituto, de los cuales, al menos CINCO (5), deberán ser mujeres y otros CINCO (5) deberán provenir del interior del país.

Los Miembros de Número iniciales serán los que se designan por el presente decreto en el ANEXO I que forma parte integrante del mismo.

Art. 6º — Cuando se produzca una vacante en el Cuerpo Académico, el nuevo Miembro de Número será designado a propuesta de TRES (3) miembros y aceptado por el voto de DOS TERCIOS (2/3) de los presentes en la convocatoria realizada a tal fin.

Art. 7º — El patrimonio del INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO” se conformará con los siguientes recursos:

a) Las partidas que se determinen en el Presupuesto Nacional.

b) Los provenientes de donaciones y legados.

c) Los intereses y rentas que devenguen las inversiones de los recursos obtenidos.

d) Los fondos provenientes de convenios o acuerdos con instituciones nacionales públicas o privadas que celebre el Instituto.

Art. 8º — El INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO” será dirigido por UNA (1) COMISION DIRECTIVA, cuya primera composición será la siguiente: PRESIDENTE: O’DONNELL, Mario Ernesto (D.N.I. Nº 4.381.587) (Ciudad Autónoma de Buenos Aires). VICEPRESIDENTE PRIMERO: BELLOTTA, Araceli Viviana (D.N.I. Nº 14.027.615) (Provincia de Buenos Aires). VICEPRESIDENTE SEGUNDO: RAMOS, Víctor Jorge (D.N.I. Nº 11.666.737) (Ciudad Autónoma de Buenos Aires). SECRETARIO: LAUNAY, Luis (D.N.I. Nº 7.829.866) (Provincia de Buenos Aires). PROSECRETARIO: GULLO, Juan Marcelo (D.N.I. Nº 16.267.027) (Provincia de Santa Fe). TESORERO: VAZQUEZ, Pablo Adrián (D.N.I. Nº 22.001.031) (Ciudad Autónoma de Buenos Aires). PROTESORERA: MANAUTA, Leticia Catalina (D.N.I. Nº 5.003.080) (Ciudad Autónoma de Buenos Aires). VOCALES TITULARES: JARAMILLO, Ana María (D.N.I. Nº 6.032.421) (Provincia de Buenos Aires); MANAUTA, Leticia Catalina (D.N.I. Nº 5.003.080) (Ciudad Autónoma de Buenos Aires) y MANSON, Enrique José María (D.N.I. Nº 4.395.707) (Provincia de Buenos Aires). VOCALES SUPLENTES: ROSA, Eduardo (D.N.I. Nº 4.207.588) (Provincia de Buenos Aires); VERGARA, Osvaldo Miguel (D.N.I. Nº 6.044.423) (Provincia de Santa Fe) y CHUMBITA, Hugo Horacio (D.N.I. Nº 7.356.172) (Provincia de Buenos Aires).

Art. 9º — Los miembros de la COMISION DIRECTIVA durarán DOS (2) años en su mandato, serán elegidos por simple mayoría de los MIEMBROS DE NUMERO, y podrán ser reelectos.

Art. 10. — A partir de la finalización de la gestión de la primera HONORABLE COMISION DIRECTIVA, el Presidente del INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO” será designado por el PODER EJECUTIVO NACIONAL, a propuesta de la SECRETARIA DE CULTURA de la PRESIDENCIA DE LA NACION. Dicha propuesta surgirá de UNA (1) terna proveniente de la elección que, por simple mayoría, realizará la ASAMBLEA de los MIEMBROS DE NUMERO.

Art. 11. — Fíjanse como funciones del Presidente del INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO”, las siguientes:

a) Representar al Instituto en todos los actos públicos, privados y en las relaciones oficiales.

b) Disponer el cumplimiento y ejecución de las resoluciones de la COMISION DIRECTIVA.

c) Resolver por sí, todos los asuntos de trámite común y aquellos de carácter urgente, debiendo informar de ello a la COMISION DIRECTIVA en la primera oportunidad.

d) Ejercer el control de todas las publicaciones que realice la Institución.

Art. 12. — Todos los cargos creados por el presente decreto revisten carácter “ad-honorem”.

Art. 13. — La COMISION DIRECTIVA tendrá a su cargo la redacción del Reglamento Interno que deberá ser aprobado por la ASAMBLEA de los MIEMBROS DE NUMERO.

Art. 14. — Hasta tanto se dote al INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO” de la estructura necesaria para su funcionamiento, la SECRETARIA DE CULTURA de la PRESIDENCIA DE LA NACION prestará el apoyo técnico y administrativo que resulte pertinente.

Art. 15. — A los fines de posibilitar el funcionamiento del INSTITUTO NACIONAL DE REVISIONISMO HISTORICO ARGENTINO E IBEROAMERICANO “MANUEL DORREGO” durante el presente ejercicio, el JEFE DE GABINETE DE MINISTROS realizará la reasignación de las partidas presupuestarias que resulten necesarias.

Art. 16. — Comuníquese, publíquese, dése a la DIRECCION NACIONAL DEL REGISTRO OFICIAL y archívese.

— FERNANDEZ DE KIRCHNER. — Aníbal D. Fernández. — Amado Boudou. — Alberto E. Sileoni.

Soledad Vallejos / En 2012 no será laborable uno de cada 3 días

(Publicado en La Nación, 26.11.2011)

Habrá récord de fines de semana largos; el 27 de febrero sería feriado

El año próximo, los argentinos trabajarán menos y descansarán mucho más: por cada dos días laborables tendrán uno libre. ¿Cómo es posible? El calendario de 2012, según publicó en su página web el Ministerio del Interior, marca 17 feriados nacionales, al igual que sucedió este año. Pero la diferencia sustancial para el año que viene es que la cantidad de fines de semana largos se incrementará de ocho a diez.

Así, el total de días de descanso, teniendo en cuenta también los fines de semana ordinarios, se elevará al número récord de 121, un tercio del año. Incluso, los fines de semana largos podrían ser, en realidad, once, si la Cámara de Diputados convierte en ley un proyecto que ya aprobó el Senado para incluir como feriado extraordinario el 27 de febrero -será lunes-, cuando se cumpla el bicentenario de la creación de la Bandera. Si a esos días no laborables se les suman, en promedio, diez días hábiles de vacaciones por trabajador la cifra llega a unos 130. Y eso no es todo. También están contemplados en el calendario oficial otras diez o doce jornadas no laborables por festividades religiosas, como las Pascuas Judías o el Año Nuevo Islámico. En ese caso, los días de descanso sumarían alrededor de 140, lo que superaría cómodamente un tercio del año sin marcar tarjeta.

Sólo en enero y marzo no habrá días feriados en jornadas laborables, es decir, de lunes a viernes. El 24 de marzo, por ejemplo, que se celebra el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia y está catalogado como feriado inamovible, caerá sábado. Septiembre, en tanto, es el único mes que estará libre de festividades.

“La estrategia de distribución criteriosa de los feriados a lo largo del año tiene como objetivo la previsibilidad, al permitir con una antelación de tres años la planificación de las pausas laborales y los desplazamientos -dijo a LA NACION el ministro de Turismo de la Nación, Enrique Meyer-. También favorece la disminución de los efectos negativos de la estacionalidad, generando una mejor distribución en el tiempo de los flujos de turistas, con una consecuente reducción del porcentaje de capacidad ociosa instalada en los espacios turísticos, lo cual permite, a su vez, la diversificación de la oferta.”

CINCUENTA Y CINCUENTA

Abril tendrá una sobresaliente particularidad para el sector turístico y para aquellas personas adictas a las minivaciones, siempre que el bolsillo lo permita, claro, ya que el tiempo lo cede oficialmente el Estado. A favor del descanso, abril será un mes sin parangón. Tiene la particularidad de tener sólo 17 días hábiles, casi un cincuenta por ciento de descanso por otro tanto de esfuerzo dedicado a la producción. Aunque febrero no se queda atrás, ya que si el proyecto del senador socialista Rubén Giustiniani, que pretende instalar al 27 de febrero como feriado extraordinario, prospera en Diputados, ese mes, que en 2012 contará con 29 días, tendrá dos fines de semana largos y un total de 18 días hábiles.

El año bisiesto también ofrecerá otras particularidades, como la llanura ociosa del período comprendido entre el 31 de marzo y el 8 de abril, cuando sólo habrá que ir a trabajar el martes 3 y el miércoles 4, previo al fin de semana largo de Pascuas.

CON BUENAS EXPECTATIVAS

Para este fin de semana largo, que celebra al 20 de noviembre como el Día de la Soberanía Nacional, fecha que se trasladó al próximo lunes y que se festeja en el país por segunda vez, luego de los decretos 1584 y 1585/2010, las expectativas del sector turístico son alentadoras.

“Sobre la base de la información suministrada por provincias y municipios, se proyecta un total de 757.000 arribos de turistas a los distintos destinos del país, superando en un 4% al registro de 2010, donde se contabilizaron más de 728.000 llegadas”, señala un informe del Ministerio de Turismo de la Nación.

Con ese resultado, el volumen total de llegadas de visitantes a los centros turísticos del país en los fines de semana largos que van del año alcanzaría los 5,1 millones de arribos, “lo que genera un incremento del 31,1% respecto de 2010″, según detalla la proyección oficial.

Para Fabricio Di Giambattista, presidente de la Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo, entidad que agrupa a todas las agencias de viajes del país, “la política del nuevo calendario de feriados nacionales, con la reincorporación del lunes y martes de Carnaval y los nuevos feriados puente, ratifica al turismo como una industria estratégica para el desarrollo nacional”.

Los beneficios para el sector, según agrega Di Giambattista, han quedado demostrados desde el año pasado, “sobre todo, en el aumento de la facturación en los comercios, no sólo los relacionados directamente con el turismo, sino también todos los rubros que participan de manera general, con subas que van del 20 al 30 por ciento en comparación con un fin de semana habitual”.

Para este fin de semana, en Buenos Aires hay reservas que superan el 50% de ocupación. Como suele suceder, el Partido de la Costa está al tope de las preferencias, con un promedio de reservas del 58%, 21 puntos porcentuales más que en 2010.

DIXIT

“Para mí es un beneficio que de tres días uno no se trabaje, porque es un día menos laborable y se puede descansar o viajar, y eso también está bueno”
DIEGO PÉREZ. Vendedor de seguros

“Si las jornadas laborables no fueran tan largas, quizá estaría mal esto. Igual no creo que el Estado lo haga por el empleado, sino por una cuestión turística”
JIMENA BERATZ. Administrativa contable

“No estoy de acuerdo. Cuantos más días se trabaje, más me conviene a mí. Yo cobro por jornada trabajada y los días feriados no me los pagan”
RAMÓN ROJAS. Guardia de seguridad privada

“A un trabajador le vienen bien esos días de descanso. A veces, yo tengo que trabajar siete días a la semana seguidos y ahora estoy chocha que me dieron dos francos seguidos”
GLADYS BRIZZOLARO. Empleada

“Para mí es conveniente porque los feriados me pagan doble. Además, esos días hay menos gente y, de alguna manera, es un día de trabajo, pero también de descanso”
JHOSETH VELASQUEZ. Trabaja en un local de comida rápida

“Con menos días de trabajo, menos progreso tiene el país. Al parar la industria y los comercios se frena todo. Lo que pasa es que el Gobierno sólo mira el turismo”
MARIO. Empleado

*

(Publicado en La Nación, 30.11.2011)

El 27 de febrero de 2012 será feriado

La Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto; se conmemora el bicentenario de la creación y primera jura de la bandera nacional

La Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto por el cual se establece como feriado extraordinario por única vez al lunes 27 de febrero de 2012, día en que se conmemora el bicentenario de la creación y primera jura de la bandera nacional.

El proyecto fue impulsado fundamentalmente por legisladores rosarinos, que trabajaron para que se recuerde de manera especial la creación de la enseña patria hace 200 años.

Martín Becerra / La informatización de la sociedad

(Publicado en Perfil, 27.11.2011)

El Programa Conectar Igualdad que el Gobierno lanzó en 2010, centrado en la distribución de netbooks en escuelas secundarias públicas, altera un ámbito que opera como vestíbulo de la inserción sociolaboral y de la universidad. Pero también expresa los trazos irregulares de una de las políticas del Gobierno ante la informatización de la sociedad.

Por un lado, la decisión de incluir el software propietario Windows en las computadoras portátiles, junto a una versión de Ubuntu (sistema de Linux, software libre), es cuestionable. Para Mariano Palamidessi, especialista en educación, “si bien las máquinas que se entregan pueden ‘correr’ con Windows y Linux, no aparece en el horizonte aún una política estatal decidida y sistemática de formación para el conocimiento y uso del software libre o ‘no propietario’. Por la ley de inercia, el proyecto puede correr el riesgo de funcionar como una escuela de formación de consumidores de productos Microsoft”.

El argumento oficial de que al contener tanto software propietario como libre en sus netbooks, los usuarios pueden elegir con autonomía equipara erróneamente posibilidad de uso con probabilidad de uso. También Richard Stallman, conocedor de los condicionamientos al uso de las tecnologías patentadas por gigantescas corporaciones, afirma que disponer de ambos sistemas operativos induce a usar Windows.

Pero en un país con brechas digitales resultado de fracturas económicas, geográficas y de accesos a bienes culturales, Conectar Igualdad introduce otros ejes dignos de análisis. La asignación de recursos públicos de la seguridad social para diseminar tecnologías entre los sectores de menor poder adquisitivo es un modelo de intervención estatal infrecuente en la Argentina.

En un año y medio de existencia, Conectar Igualdad repartió más de un millón de netbooks. Esta cifra es notable comparada con el fallido propósito inicial del Programa Educ.ar (lanzado en 2000), que en sus primeros tres años no logró conectar siquiera a veinte escuelas rurales a Internet. Aunque desarticulado en lo institucional, Conectar Igualdad se complementa en los hechos con la administración de iniciativas similares en algunas provincias, como el Plan Sarmiento BA de la Ciudad de Buenos Aires, orientado a escuelas primarias.

El incremento de la matrícula escolar, que el Ministerio de Educación estima en el 20% a nivel nacional, no sólo se debe a la Asignación Universal por Hijo sino también a incentivos como las netbooks. En el contexto argentino, el valor diferencial de Conectar Igualdad tiene cinco pilares: es un instrumento que no discrimina geográfica ni económicamente a sus beneficiarios, a diferencia de la distribución de casi todos los bienes y servicios (incluso los de carácter público), realzando la importancia que tiene para sus destinatarios ese reconocimiento; facilita el acceso a un dispositivo percibido como indispensable para la inserción laboral o la prosecución de esudios superiores, por lo que recrea una de las funcionalidades de la educación media más horadadas por el neoliberalismo (su utilidad); las netbooks son un activo con alto valor de mercado cuya custodia se encarga a un grupo social (los adolescentes) generalmente impugnado por irresponsable; disemina un artefacto que combina prácticas de socialización, como la comunicación en red y el entretenimiento, junto a la movilidad y la ubicuidad; y prioriza un espacio degradado en la dotación de recursos, como es la escuela pública, a la que asisten las clases populares. La integración de estos recursos en los contenidos educativos se ubica como otro gran desafío que el Programa tiene por delante.

Además, se precisa una infraestructura de conexión a Internet, hoy fuertemente concentrada en pocos proveedores y cuya calidad es mala excepto en los centros urbanos. La necesaria regulación del mercado de banda ancha y de las telecomunicaciones desborda al Programa Conectar Igualdad, pero interpela al mismo Estado que lo desarrolla para adoptar estrategias adicionales en pos de su objetivo de disminuir las brechas.

* * *

Martín Becerra es Profesor de la Universidad Nacional de Quilmes e investigador del Conicet.

Jorge Lanata / Cristina enamorada

PARTE I (Publicada en Perfil, 26.11.2011)

Cristina está cada vez más enamorada. De sí misma. Este amor creciente llegó a su éxtasis en la noche de la elección nacional. “¿Entendés lo que fue para ella? Finalmente lograba un triunfo sola. Sin Néstor, sin nadie, sola. Por primera vez se demostraba a sí misma que podía”, confió esta semana a PERFIL un alto funcionario K de diálogo cotidiano con la Presidenta.

La devastadora y prematura muerte de Néstor la cambió y al final el dolor encontró un equilibrio y –sostienen algunos cercanos– también una liberación. Finalmente Ella era sin El. Este proceso pudo desarrollarse, en paralelo, con el experimento de entronización de Néstor y la creación del mito. Este Néstor, El, el Nestornauta, el Néstor del majestuoso y exagerado mausoleo de Río Gallegos, es un invento de Cristina. El capítulo 1 del Relato necesita esa épica, que comenzó con una cuidada y premeditada transmisión del velorio y tuvo su preestreno con el despliegue de Fuerza Bruta en el Bicentenario y con Tecnópolis luego.

El CEO de una compañía de servicios aún recuerda ese día con escozor:

—Nos juntamos varios tipos de la industria en la esquina del Banco Nación para ir a la Rosada a darle el pésame a Cristina. Al grupo se sumó también un popular animador de la televisión y entramos todos juntos. Al rato, yo estoy al lado de este tipo de la tele cuando abraza a la Presidenta para consolarla. Estábamos todos como entre bambalinas, en la parte más reservada. Cuando a la noche llego a mi casa, veo en el noticiero al tipo este de la tele abrazando a la Presidenta, pero en otro lado, justo frente al cajón. No entendía nada, si cuando la abrazó yo estaba ahí y había sido en otro lado… Entonces me di cuenta: al tipo lo habían hecho abrazarla otra vez, pero para la cámara. Me impresionó que en ese momento alguien tuviera la frialdad de estar marcando esas cosas.

Néstor se convirtió desde entonces en una especie de delivery histórico al que recurrir cuando fuera necesario: su aparición, como si estuviera vivo, en uno de los últimos spots electorales, candidateándose desde el Más Allá, fue el punto cúlmine de ese proceso que incluyó decenas de calles, plazas, torneos de fútbol, campeonatos de ajedrez, becas, aeropuertos con el nombre del ex con un vértigo que nunca antes había sucedido. Pero aquéllos eran, por así decirlo, los tiempos felices del Relato que tuvieron también su luna de miel académica: la insólita e irrespetuosa reescritura del prólogo del Nunca más se coronó hace poco con la creación del Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego, que “reivindicará la importancia protagónica de los sectores populares”, según el Decreto 1.880. El Ministerio del Relato será ocupado por Pacho O’Donnell (quien quizá debería entender que el buen revisionismo empieza por casa: fue secretario de Cultura radical, militante angelocista, agregado cultural, diplomático, embajador y secretario de Cultura de Menem, senador y diputado justicialista. “Me siento absolutamente leal respecto de los aciertos de Menem pero también de sus errores”, le dijo a La Nación –domingo 2/1/2000–). El Relato (puede leerse “la nueva historia argentina nacional y popular”) será custodiado por 33 esbirros entre los que se destacan tres miembros del minibloque Szpolski con secundario completo: Roberto Caballero y Hernán Brienza (de Tiempo Argentino) y Eduardo Anguita (Miradas al Sur).

Pero la vida es dinámica y, ay, el tiempo pasa. Sucede que llegó el tiempo del Capítulo 2 del Relato y no hay –aún– relato del ajuste. Esta semana el Gobierno –que se reveló como fiel lector del último número de PERFIL y nos dedicó la conferencia de prensa del lunes del ministro De Vido sobre Aerolíneas– abordó la crisis aeronáutica y, antes, la supresión de algunos subsidios, como si recién hubieran llegado al país a hacerse cargo. Evitaron la clásica fórmula “pesada herencia” pero le dieron en el palo: “¡Qué barbaridad! ¡Subsidiar a las grandes empresas y a la clase media alta! ¡Habrase visto!”.

Es del todo cierto. Lo bueno es que ahora llegaron ellos –que los pusieron– para quitarlos. Por si el Gobierno recién asumido no lo recuerda, desde estas páginas y tantas otras se ha insistido en señalar que el año pasado se gastaron $ 48.032 millones en subsidios y que este año se proyectan $ 72 mil millones, con lo cual el Estado habrá girado hasta diciembre por ese concepto fondos equivalentes al 4,1% del PBI. Para 2012 se prevé gastar el 19% más. El recorte anunciado con bombos y platillos sólo representa el 6% de esa tonelada de dinero. Es sano y sensato que se lleve adelante, aunque se lo disfrace de una especie de renunciamiento comparable con el cruce de la Cordillera (revisado por Pacho y Felipe Pigna).

Habrá que ver, de todos modos, cuántos renuncian al subsidio (por las dudas mi número de trámite es el 6.958 y renuncié inspirado por el renunciamiento de Víctor Hugo Morales y Aníbal Fernández), ya que, según un estudio del Cedlas de la UNLP, “muchos argentinos de clase media y media alta tienden a subestimar el lugar que ocupan en la distribución del ingreso –piensan que son menos ricos en relación con el resto del país de lo que realmente son– y por ende creen que son lo suficientemente pobres como para recibir los subsidios: el 72% de los argentinos cree que sus ingresos son asimilables al promedio del país y sólo el 1% reconoce cobrar por encima de la mayoría”.

Pero lo que parecía el comienzo de un operativo tardío de sinceramiento oficial se dio de bruces al día siguiente, cuando la Presidenta volvió a inaugurar un hangar que ya había sido inaugurado en el Aeroparque Jorge Newbery, tema que retomaremos mañana en esta columna.

PARTE II (Publicada en Perfil, 27.11.2011)

(Aclaración del autor: No sea guarango, lo de “enamorada” tiene que ver con “enamorada de sí misma”, y para entenderlo debe leer la nota de ayer. Si no lo hizo, recuerde comprar PERFIL los dos días del fin de semana.)

Mientras la Presidenta inauguraba en Aeroparque un hangar ya inaugurado, la soja se hundía a 412 dólares la tonelada en Chicago y el riesgo país medido por el Banco de Inversión JP Morgan se elevaba a los mil puntos, como en los buenos viejos tiempos de Fernando, El Aburrido. (Brasil tuvo 247, México 205, Uruguay 244 y Venezuela 1.292). Es cierto que, aunque en España el mismo índice le costó el gobierno a Zapatero, aquí el riesgo medido por el lobby internacional de los mercados dejó de importar hace tiempo. Pero decíamos ayer que ese pequeño brote de sincericidio en el Relato, que se expresó con la justa quita de subsidios que ellos mismos impusieron, se había marchitado luego: y sucedió precisamente en Aeroparque, donde Cristina acudió a apuntalar los vapuleados ánimos de esa “juventud maravillosa” que regentea los destinos de Aerocámpora con nuestro dinero.

“Que no se confunda nadie, la que decide es esta Presidenta por mandato popular”, dijo Cristina, maternal, frente a Recalde hijo.

El mandato popular, es obvio decirlo, habilita para gobernar pero no exime a nadie, que se sepa, de equivocarse. La infalibilidad fue abolida por el Vaticano en el siglo XIX respecto al Papa, por lo que se presume que sería exagerado aplicarla en un presidente.

Confiada en que un escándalo taparía otro, la Presidenta dio a conocer, por primera vez, los salarios de los empleados que el Estado mantiene en Aerocámpora: $ 16.680 cobra un trabajador de APTA, un jerárquico $ 21 mil, uno de servicio de a bordo $ 12.780 y un piloto $ 37.800. En el caso de los pilotos, aun calculado con el dólar Moreno, el salario es equivalente al de cualquier aerolínea del mundo, unos 10 mil dólares al mes. Cristina buscó, en su discurso, tapar otros salarios, como los difundidos por este diario el domingo pasado bajo el título de “La vida por Banelco”: Recalde hijo superó los $ 70 mil mensuales durante 2011, cobrando además un adicional por el manejo de Austral, hecho desde el mismo sillón y en el mismo horario. Eduardo “Wado” De Pedro, vicepresidente de Aerocámpora, declaró en 2010 un ingreso de $ 478.890 por militar allí, junto a $ 4.860 al mes como director de Austral.

“Todas las aerolíneas pierden”, insistió Cristina reinaugurando el hangar inaugurado que tiene 25 años de antigüedad y, según Cirielli, sufrió una remodelación que costó el triple que otra similar hecha por LAN.

Esto es parcialmente cierto: o sea, es mentira.

Algunas aerolíneas pierden, y otras, la mayoría, ganan. Si la Presidenta quisiera, podría suscribirse a la revista Air Transport World y pedirle a alguien que se la traduzca. El Poder Ejecutivo cuenta, según el Presupuesto 2011, con $ 59.500 de gastos para “libros, revistas y otros elementos coleccionables”, con lo que podría pagar la suscripción anotándose en atwonline.com. La mencionada revista especializada en el mercado aéreo publica estudios periódicos sobre los balances de las compañías en el mundo. Si se la compara con otras compañías de la región, Aerocámpora pierde, como Suriname Airways y Pluna, pero el resto da ganancias: Aeroméxico ganó 194 millones de dólares, Avianca-TACA ganó 50, Copa Airlines ganó 241, Gol ganó 128 millones y LAN, 420 millones.

Aerocámpora es una de las tres compañías que más pierden en el mundo, junto a Kuwait Airlines y Air India.TAM, la aerolínea brasileña, fue valuada en 2.395,8 millones y premiada recientenmente como “la mejor aerolínea de América del Sur”.

Recalde hijo ya lleva perdidos $ 2.100 millones y proyecta perder otros 387 en este año: la hubiéramos comprado entera. Esta parte del Nuevo Relato, al menos, es completamente falsa. Y tuvo el insólito aporte de Carta Abierta, un organismo que, como conocemos, tiene amplia experiencia aeronáutica y de gestión de empresas.

Ante experiencias tan distintas –la convocatoria a la gesta patriótica por renunciar a tres aumentos y la mentira franca en el caso de Aerocámpora–, es difícil prever cómo será el Nuevo Relato; a menos que se piense que esto termina acá, la plata alcanza y no habrá ningún conflicto.

El discurso puede preverse pero, más allá de cualquier estrategia, la realidad salta encima como un gato cuando menos se lo espera: hace algunos días la palabra “inflación” salió de la segura boca presidencial; hasta entonces, Amado tocaba la guitarra con “reacomodamiento de precios”. Con la crisis mundial pasó algo similar: primero estábamos “blindados”, ahora, de pronto, “interconectados” e indirectamente vulnerables. Hasta ahora, cuando quiso cambiar las cosas, el Gobierno actuó como si recién llegara o perseverando en el error (con las últimas medidas sobre el dólar, claramente anticonstitucionales, terminó fomentando el mercado negro).

En retórica, una “tautología” es una “afirmación obvia, vacía o redundante”: un can es un perro, por ejemplo. Voy a terminar con otra: la realidad existe.

Lord Alfred Tennyson / All Things Will Die (Todas las cosas morirán)

Claramente el río azul repica en su corriente

Bajo mi ojo;
Cálido y ampliamente el viento del sur está soplando

Sobre el cielo.
Una tras otra, las blancas nubes son derretidas;
Cada corazón que esta mañana de mayo está

Latiendo con pasión

Lleno alegremente,
Algún día todas las cosas deben morir.
La corriente dejará de fluir,
La brisa cesará de soplar,
Las nubes cesarán de flotar,
El corazón cesará de latir,
Pues todas las cosas deben morir.
Todas las cosas deben morir.
La primavera no vendrá nunca más;
¡Oh, vanidad!
La muerte aguarda en la puerta.
¡Mira! todos nuestros amigos abandonan
El vino y los festejos.
Nos llaman-debemos ir.
Yace abajo, bien abajo.
En la oscuridad en que debemos reposar.
Las risas alegres están quietas;
El canto del pájaro
No volverá a ser oído,
Ni el viento sobre la colina.
¡Oh! ¡Miseria!
¡Escucha! la muerte está llamando
Mientras yo te hablo,
La mandíbula está cayendo,
La roja mejilla empalideciendo,
Los fuertes brazos abatiéndose,
El hielo con la cálida sangre mezclándose,
La mirada rigidizándose.
Nueve veces la campana resuena:
Vosotras almas alegres, adiós.
La vieja tierra
Dió a luz,
Como todos los hombres lo saben,
Hace tiempo.
Y la vieja tierra debe morir.
Deja entonces que los cálidos vientos rujan,
Y que las azules olas azoten la costa.
Inclusive y más
Vosotros nunca verán
A través de la eternidad.
Todas las cosas que habrán nacido.
Algún día no serán nunca más,
Pues todas las cosas deben morir.

(Traducción propia)

*

Clearly the blue river chimes in its flowing

Under my eye;
Warmly and broadly the south winds are blowing

Over the sky.
One after another the white clouds are fleeting;
Every heart this May morning in joyance is beating

Full merrily;
Yet all things must die.
The stream will cease to flow;
The wind will cease to blow;
The clouds will cease to fleet;
The heart will cease to beat;
For all things must die.
All things must die.
Spring will come never more.
O! vanity!
Death waits at the door.
See! our friends are all forsaking
The wine and the merrymaking.
We are call’d-we must go.
Laid low, very low,
In the dark we must lie.
The merry glees are still;
The voice of the bird
Shall no more be heard,
Nor the wind on the hill.
O! misery!
Hark! death is calling
While I speak to ye,
The jaw is falling,
The red cheek paling,
The strong limbs failing;
Ice with the warm blood mixing;
The eyeballs fixing.
Nine times goes the passing bell:
Ye merry souls, farewell.
The old earth
Had a birth,
As all men know,
Long ago.
And the old earth must die.
So let the warm winds range,
And the blue wave beat the shore;
For even and morn
Ye will never see
Thro’ eternity.
All things were born.
Ye will come never more,
For all things must die.

* * *

Alfred Tennyson, Primer Baron Tennyson, nació el 6 de agosto de 1809 en Somersby, Lincolnshire, Inglaterra y falleció el 6 de octubre de 1892 en Haslemere, Surrey, Inglaterra.

Lista parcial de obras: De Poems, Chiefly Lyrical (1830): The Dying SwanThe KrakenMarianaLady Clara Vere de Vere (1832); De Poems (1833): The Lotos-Eaters, The Lady of Shalott (1832, 1842), The Palace of ArtSt. Simeon Stylites (1833), De  Poems (1842): Locksley HallTithonusVision of SinThe Two Voices (1834), “Ulysses” (1833); De The Princess; A Medley (1847): “The Princess”, Now Sleeps the Crimson Petal, “Tears, Idle Tears”; In Memoriam A.H.H. (1849); Ring Out, Wild Bells (1850), The Eagle (1851), The Sister’s Shame; De Maud; A Monodrama (1855/1856): MaudThe Charge of the Light Brigade (1854); De Enoch Arden and Other Poems (1862/1864): Enoch ArdenThe BrookFlower in the crannied wall (1869); The Window (1871); Harold (1876); Idylls of the King (compuesta entre 1833–1874); Locksley Hall Sixty Years After (1886); Crossing the Bar (1889); The Foresters (teatro, 1891); Kapiolani (publicación póstuma).

Laura Isola / Arte mexicano precolombino, en Proa. El poderío prehispánico

(Publicado en Perfil, 23.10.2011)

Hasta el 8 de enero de 2012 la Fundación Proa presenta “Dioses, ritos y oficios del México prehispánico”, una exhibición que reúne por primera vez en la Argentina más de 150 piezas arqueológicas de las diferentes culturas que habitaron el Golfo de México. Los dioses, sus diversas figuras y representaciones, los múltiples rituales desarrollados en nombre de ellos y los oficios ejercidos por los habitantes de la zona antes de la conquista española.

Personajes. Del centro de Veracruz. Todas ellas están datadas entre los años 600 y 900 d.C.

México es grande y poderoso. No sólo en su período virreinal o su primera revolución del siglo XX o en la actualidad, a pesar de sus ramalazos de violencia, es la inmensidad de su pasado prehispánico la que resulta arrolladora. En Buenos Aires, sobre todo, impresiona aún más. Desde estos arrabales con misiones urgentes como el freno al contrabando de los tiempos coloniales hasta la escasez de vestigios de los pueblos originarios, el país del norte es gigante y causa placer (y un poco de envidia) ver una de sus muestras del patrimonio arqueológico. Dioses, ritos y oficios de México prehispánico, que se exhibe en Proa, es una demostración de ese poderío, en todo sentido. Por un lado, estamos frente a un corpus en el sentido más académico del término. Es una selección de 150 piezas que se concentra en la zona de Veracruz y está conformada sobre el acervo de trece museos, dos casas de cultura, una zona arqueológica y un instituto de antropología. Y la cantidad no es lo único impresionante.
Por el otro, además, estamos frente al despliegue estatal de las impecables instituciones que significa semejante empresa. A su vez, David Morales, su curador, pensó tres ejes que están en el título, a la buena manera de las hipótesis claras: dioses, ritos y oficios. En el centro de ella están los artesanos y lapidarios, trabajadores de la piedra, que son el punto de unión de tres quehaceres, a primera vista un poco disímiles. Por sus manos pasan los dioses. Ellos los tallan, piedra con piedra, sin uso de otras herramientas,  para la cerebración de los ritos. Pero también otro grupo produce los objetos domésticos, las cerámicas, los elementos para los juegos y las pinturas murales.

El panteísmo de los pueblos prehispánicos es bastante conocido y está representado por distintas deidades, según las zonas. En el caso del área cultural mesoamericana, especialmente la veracruzana, hay dos, al menos, que tienen cierta originalidad: Xipetotec, el dios de la fertilidad, y Mictlantecutli, el señor de la muerte. Junto a Tláloc, deidad del agua y muy reconocido por sus orejas y colmillos, y Tlazolteotl, dios narigudo, forman el núcleo duro de las representaciones de las creencias. La bienvenida a la muestra la da Xipetotec con su traje de piel humana, que alude a los desollamientos que se practicaban en el culto a la fertilidad. Una vez que se le quitaba el corazón con una pericia sorprendente al sacrificado, le desprendían la piel y se la ofrendaban a “Nuestro Señor el desollado”. La imagen es notable con su traje de apariencia escamada, ya que es la grasa del cuerpo que queda del lado de afuera.  El sitio más grande al culto de la muerte está en Veracruz y se llama El Zapotal. Allí, la imagen del dios descarnado y reconocible por su cráneo y las diosas que lo acompañan es de tal fragilidad que no ha sido trasladada. Naturalmente no es la única escultura, y como en el Templo Mayor de Ciudad de México o en el British Museum, hay una en esta muestra. Como un muerto vivo, ya que figura ese paso entre un estado a otro, exhibe su tocado y deja ver algunas articulaciones como reflejo de ese tránsito.

Desde una perspectiva actual e irónica, “el que gana, pierde” puede ser el lema sobre el juego de pelota que practicaban los totonacas, según se cree responsables de los vestigios encontrados. Es que el ganador era el sacrificado, ya que era el hombre elegido para ser entregado a los dioses. En El Tajín, uno de los sitios más hermosos de la zona, se encuentra el gran friso que relata la escena del juego y del sacrificio posterior. En la exhibición se puede notar que la versión del juego es la que se hacía con una especie de raqueta y no la que golpeaban con las caderas. Lo que pasa es que es un rito que se extendió durante tres mil años y fue variando en sus reglas e implementos hasta que durante la dominación española fue prohibido por Torquemada.

Cuenta David Morales Gómez, curador de la muestra, que en su recorrida por los distintos museos de los pueblos para seleccionar las piezas, en uno muy pequeño lo recibieron la banda del pueblo, los alumnos de la escuela y un cartel que saludaba al Xipetotec que se iba a Buenos Aires. Así como el desollado, muchos de los objetos de esta exhibición es la primera vez que salen de gira. Algunos de ellos ni siquiera han sido mostrados en sus respectivos lugares. En ese sentido, la muestra no sólo establece un vínculo evidente con la arqueología y la descripción de las funciones de las piezas. Hay una valoración estética de los hallazgos arqueológicos que también es mexicana: la de Rufino Tamayo. Esa que consideró que la belleza de las obras precolombinas tenía un valor semejante al del uso. En su caso y para su propia estética. A veces, hasta mayor.

Dioses, ritos y oficios del México prehispánico

Hasta el 8 de enero de 2012

De martes a domingo de 11 a 19.

Fundación Proa (Av. Pedro de Mendoza 1929)

Nuevas formas de violencia contra la mujer

(Editorial del diario La Nación, 25.11.2011)

El combate real contra el femicidio requiere que se encaren soluciones profundas y urgentes

La violencia contra la mujer ya no sólo delata la forma en la que ésta se ve sometida a maltratos físicos, principalmente por parte de una pareja estable u ocasional. El abanico de agresiones que la tienen como protagonista va hoy mucho más allá. Lo demuestran trágicos hechos de los que se ha tomado noticia durante las últimas semanas, en los que hombres violentos arremeten contra los hijos de las mujeres a las que, por algún motivo, pretenden “castigar”.

El caso de Tomás Dameno Santillán, asesinado a los 9 años, en Lincoln, podría ser una prueba de ello. Todos los indicios de la investigación judicial y policial señalan hoy a la ex pareja de su madre como quien lo mató. Es lo que se denomina “femicidio vinculado”, es decir, los crímenes perpetrados por hombres desencajados contra las personas que mantienen un vínculo familiar o afectivo con la mujer a la que se pretende destruir psicológicamente.

Precisamente hoy, cuando se conmemora el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, estos hechos adquieren una trascendencia mucho mayor, encienden una señal de alerta que debe obligar a la sociedad a no dar vuelta la cara, a no creer que estos episodios son aislados y, menos aún, que ocurren en el contexto de un determinado estrato social.

Según investigaciones realizadas por la asociación civil La Casa del Encuentro, fueron 207 los femicidios cometidos en la Argentina en 2008; 231, en 2009, y 260 en 2010. Esa asociación también señala que en el primer semestre de este año fueron 151 la mujeres asesinadas.

Un reciente informe realizado por el Ministerio de Salud bonaerense reveló que en lo que va del año se contabilizaron 244 casos de violencia familiar y sexual en ese distrito, y que del total de hechos el 76 por ciento de las víctimas fueron mujeres.

Pero hay algo más grave aún: a pesar de los esfuerzos por relevar a toda la provincia, sólo se pudieron obtener datos de la tercera parte de su territorio. De un total de 12 regiones sanitarias en las que está dividida, sólo la tercera parte aportó datos.

Coinciden los gobiernos que han tomado este tema como política de Estado y las instituciones y ONG que trabajan en procura de una solución a semejante aberración humana en que la falta de información es el principal aliciente para que estos delitos se sigan cometiendo impunemente.

Prevenir y accionar sobre la violencia doméstica, generar protocolos de atención en hospitales públicos y privados, crear equipos de ayuda a las víctimas y alentar y proteger su derecho a denunciar a quien la tortura son acciones básicas que la sociedad debe ir incorporando.

Un paso importantísimo en la lucha contra la violencia doméstica lo dio la Corte Suprema de Justicia de la Nación cuando creó una oficina especial para atender estos casos y comenzó a elaborar estadísticas para, por un lado, tener una dimensión real del problema y, por otro, contribuir al desarrollo de programas de prevención.

Otro de los ejes de la Corte para decidir la creación de la Oficina de Violencia Doméstica fue atemperar los efectos de la dispersión jurisdiccional. Esa dependencia atiende durante las 24 horas, todo el año, en Lavalle 1250, en esta ciudad.

Coinciden las estadísticas del alto tribunal en situar a las mujeres como las personas más afectadas por la violencia de ese tipo (66 por ciento), seguidas de los niños (14%), las niñas (13%) y los varones adultos (7 por ciento).

En cuanto a la relación entre la persona afectada y la denunciada, el 33 por ciento han sido agredidas por ex parejas; el 25%, por concubinos, y el 20%, por cónyuges.

En tanto, la asociación civil Observatorio de Femicidios en la Argentina, coordinada por La Casa del Encuentro, relevó que entre el 1° de enero y el 31 de octubre de este año 18 mujeres fueron asesinadas por sus novios o ex parejas.

Las cifras resultan alarmantes e invitan a reflexionar sobre qué es lo que, como sociedad, estamos transmitiendo a los más chicos, cuál es la imagen del hombre y de la mujer que la realidad cotidiana ayuda a construir para volver el foco a los modelos que deberíamos perseguir a fin de evitar y erradicar este mal.

Para todos los casos de violencia doméstica, las recomendaciones de los expertos son realizar rápidamente la correspondiente denuncia; no juzgar ni presionar a la víctima, sino fortalecerla, y hacerle entender que ella no es la causante del problema y que necesita ayuda.

Finalmente, enseñar a su entorno que no debe ignorar el asunto, sino ponerlo en conocimiento de las autoridades. De ese modo, tal vez el año próximo, cuando vuelva a conmemorarse este día internacional, las estadísticas puedan mostrar un franco descenso.

El 76 por ciento de víctimas de violencia de género son mujeres de entre 15 y 34 años

(Publicado en perfil.com, 24.11.2011)

Cómo se reproduce el mapa de las víctimas durante 2011. Qué dicen las autoridades.

El 76 por ciento de los casos de violencia familiar y sexual de la provincia de Buenos Aires tiene como víctimas a mujeres de entre 15 y 34 años, informó el ministerio de Salud bonaerense. Así lo revelan las primeras estadísticas oficiales de violencia de género en la Provincia de Buenos Aires dada a conocer por la cartera sanitaria provincial.

Los tipos más frecuentes de violencia detectada fueron de tipo física, con el 38 por ciento de los casos; seguida por la violencia verbal y/o psicológica, con el 31 por ciento; y la violencia sexual, que abarcó al 15 por ciento de los casos.

El ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia, aseguró que “es muy importante contar con cifras e información precisa que permitan conocer la magnitud de la violencia de género, ya que nos posibilita aplicar políticas públicas ajustadas a la realidad para prevenirla y contener a las víctimas”.

Las primeras Estadísticas sobre Violencia Familiar y Sexual del Programa Provincial de Salud fueron realizadas en hospitales públicos y centros de atención primaria de las regiones sanitarias IV, VII, VIII y XI de la provincia de Buenos Aires. Según precisó la cartera provincial, se contabilizaron 244 casos en lo que va de 2011.

Los datos fueron producidos por las direcciones de Epidemiología y Medicina Preventiva del Ministerio y de los 244 casos registrados en 2011, la mayoría corresponde a mujeres de entre 15 a 24 años, seguidas por el grupo de edad que va entre los 25 y 34 años; en tercer lugar, en tanto, las víctimas registran entre 10 a 14 años de edad.

En los 244 casos de violencia de género contabilizados 104 fueron de violencia física, 87 de violencia psicológica y/o sexual, 67 de violencia física y verbal y/o psicológica, 39 de violencia sexual, 23 de violencia económica y 8 de violencia física y sexual.

Otro dato que surge del estudio es que la violencia física es preponderante en mujeres de 15 a 34 años; la violencia sexual es preponderante en mujeres de 10 a 14 años: 17 de 39 casos; y la violencia verbal y/o psicológica es preponderante en mujeres de 25 a 34 años.

Por último, un dato esperable es que la violencia familiar y sexual se da mayormente en casos de convivencia: en el 51 por ciento de los casos la víctima convive con su agresor.

Sólo 78 países de los 192 que conforman la ONU tienen información estadística sobre violencia de género y, en América Latina y el Caribe, sólo 16 países cuentan con información sobre violencia de género.

XXIX Premio Herralde de Novela: Los Living, de Martín Caparrós

(Publicado en Perfil, 13.11.2011)

Una farsa trágica

El escritor argentino Martín Caparrós (1957) obtuvo el XXIX Premio Herralde de Novela, que concede la editorial Anagrama, con una obra sobre la relación de los hombres con la muerte titulada “Los Living”, que saldrá a la venta en la Argentina en pocas semanas.

AFP

Martín Caparrós lo hizo de nuevo. En 2004, obtuvo el Premio Planeta con su novela Valfierno, y ahora acaba de hacerse con la XXIX edición del Premio Herralde de Novela, que concede la editorial Anagrama, con una obra sobre la relación de los hombres con la muerte titulada Los Living. la novela narra las vicisitudes de un hombre cuya infancia queda marcada por la muerte de su padre y de su abuelo y se convierte en un adulto fascinado por el tránsito entre la vida y el más allá. “Tengo que reconocer que la muerte está presente en toda mi obra”, dijo Caparrós en rueda de prensa, a poco de conocer la noticia. Caparrós explicó que la novela, que saldrá a la venta en pocas semanas, es “una farsa trágica” que empieza con un tono de “picaresca contemporánea con toques de humor y poco a poco se va volviendo más densa y amarga”. “Me gustaría que el lector se quedara con una sensación semejante a aquellos manjares que son dulces al entrar en la boca y amargos al acabar de tragarlos”, añadió.

El protagonista se llama Nito y nace en Buenos aires el día que muere Perón, el 1º de julio de 1974. El relato transcurre a lo largo de unos años “raros en la historia de Argentina, en los que suceden cosas como la Guerra de las Malvinas”, pero “en ningún caso se trata de una novela histórica”, subrayó el autor. Durante su adolescencia, el protagonista sufre la pérdida de dos de sus seres más queridos y un sacerdote decide utilizar al joven como “arma para extender el miedo a la muerte entre la gente y conseguir más adeptos”. De esta manera,  se convierte en “un propagandista de la muerte”, acosado por preguntas como: “¿Cuál es nuestra relación con los muertos? , ¿se puede mantener contacto con ellos? o ¿siguen entre nosotros?”. Esta obsesión lo lleva a buscar fórmulas para hacer entender a la sociedad que no es fácil deshacerse de los muertos, y finalmente, opta por embalsamarlos y dejarlos entre los vivos. Así, por ejemplo, la abuela de una familia puede seguir sentada en el sillón donde tenía por costumbre hacerlo, aunque inmóvil. De ahí el título de Los Living, en referencia al salón de la casa donde los muertos siguen presentes. Caparrós reconoce que se trata de “una novela fuertemente argentina” porque “empieza de una manera y acaba de otra totalmente distinta”.

Caparrós se presentó al Premio Herralde de Novela, que está dotado con 18 mil euros (unos 24.700 dólares), con el seudónimo de Alberto de Santos.

Sergio Sinay / La sociedad que devora a sus hijos

(Publicado en La Nación, 22.11.2011)

¿Cómo podría sobrevivir un grupo humano que no valorara y cuidara a sus niños y jóvenes?, se pregunta James Rachels (1941-2003) en su extraordinaria Introducción a la filosofía moral. No es casual que un interrogante así se plantee en dicha obra. El cuidado de los chicos y los jóvenes es una cuestión moral. Para cualquier grupo humano, desde una familia hasta un país en su conjunto, la valoración y el cuidado de ellos está vinculado a la continuidad de su historia, a la transmisión y honra de los valores esenciales de la vida y a la trascendencia. Rachels señala: “Si un grupo no cuida a sus jóvenes estos no sobrevivirán y los miembros más viejos del grupo no serán remplazados. Después de un tiempo el grupo se extinguiría”. Cualquier grupo que continúe existiendo debe cuidar a sus jóvenes, dice. Y concluye con énfasis: “Los niños a los que no se cuida deben ser la excepción, no la regla”.

La sociedad argentina ha dejado de valorar y cuidar a sus niños y jóvenes, más allá de palabras y declaraciones. Es un fenómeno creciente, masivo y, lo peor, tiende a naturalizarse. Cada semana una o más tragedias tienen a chicos y jóvenes como protagonistas y víctimas. Los nombres se suceden en una desquiciada sucesión. Psicópatas afectivamente desairados matan o maltratan a chicos. Jóvenes se matan alcoholizados en las rutas en cantidades que los medios no alcanzan a mensurar, pero que cuando se viaja por el país (lo hago semana a semana) se comprueba en cada ciudad o pueblo que llora a sus chicos. Las sobredosis de droga y los comas alcohólicos son pan de cada madrugada entre viernes y domingos, los médicos de guardia dan fe de ello con desaliento y ante oídos sordos. Los chicos y jóvenes son desvalorizados y descuidados de muchas maneras, todas costosas y dolorosas. Por padres que se despreocupan de ellos y creen que su función está cumplida con comprarles todo, enviarlos a colegios caros, darles “libertad” (es decir, desentenderse de poner límites a partir de valores), ser “amigos” (o sea, privarlos de una referencia adulta) o llenarles la agenda de actividades que los mantengan ocupados o entretenidos para que el ejercicio de la paternidad y la maternidad no sea cargoso. También son desvalorizados y descuidados por funcionarios educativos de diversos niveles que los convierten en estadísticas, en power points o en conejitos de Indias de experimentos documentos y discursos oportunistas, chicaneros, vacíos y populistas (no es con una notebook por alumno como se cuida a chicos reales, de carne y hueso, con necesidades verdaderas).

Los chicos y los jóvenes son descuidados cuando se los deja a merced de quienes ven en ellos sólo mercados o bocados. Industrias varias (alcohol, comida chatarra, artefactos de conexión, toda la industria de la noche y buena parte de la de diversión) afinan sus argumentos e instrumentos para atraerlos voraz y vampíricamente ante la ausencia de filtros y contención. Los chicos y los jóvenes son el objeto con los que los adultos de esta sociedad juegan al Gran Bonete. Lo hacen, sobre todo, a la hora de las tragedias, esa hora que cada vez se repite con más frecuencia. Todos culpan a todos. Padres a autoridades. Autoridades a padres. Todos a dealers y comerciantes. Muchos a la mala suerte. Nadie se hace cargo. Responsabilidad cero. Mientras tanto se siguen perdiendo vidas breves y futuros largos. Se suceden las tragedias evitables, las muertes que involucran a chicos y chicas, los abusos, el descuido. Todo eso se hace regla y no excepción. Como se hacen regla los tardíos lamentos paternos o las palabras huecas, irónicamente crueles, de gobernadores, intendentes u otros funcionarios que, como parte del oficio, aparecen y ponen cara de circunstancia a la hora de las tragedias.

Como Cronos, el titán griego hijo de Gaia, la tierra, y de Urano, el cielo, quien devoraba a sus hijos a medida que nacían por temor a ser destronado por ellos, la sociedad argentina (una parte significativa de ella, que incluye a representantes de todas las actividades y clases sociales) malogra serialmente la vida de sus hijos. Cuando algo ocurre una vez es un hecho. Cuando sucede nuevamente es una casualidad. Si se repite como hábito es una coincidencia significativa, según las llamaba Carl Jung. Las coincidencias significativas no obedecen al azar ni a la mala suerte. Tienen significados y correlaciones concretos y profundos. Quizás sea hora de preguntar seriamente qué les sucede a los adultos de esta sociedad. Qué los tiene tan distraídos respecto de sus responsabilidades. Cuál es la urgencia (de diversión, de acumulación económica o material, de arribar, de pertenecer, de figurar, de tener, de poder, de. ¿de qué?) que los tiene abducidos. Si es grave que, como miembro de una comunidad humana, cada uno se preocupe sólo de si a él le va bien, ciego a los otros o al devenir, lo es muchísimo más la despreocupación y la inacción ante sus hijos. Porque la gravedad del asunto hace que hoy debamos pensar en todos los chicos y jóvenes como en nuestros hijos, y no sólo en aquellos que hemos parido.

No son el precio del dólar, las tramoyas internas de un poder político ensoberbecido y narcisista, las patéticas piruetas de una oposición sin brújula y sin propósito, la desorientación patológica del técnico de la selección de fútbol y sus jugadores o el último juguete tecnológico (que será viejo antes de que parpadeemos) los que determinarán y mostrarán el sentido y el futuro de esta sociedad y de la vida de sus integrantes. Todo eso es coyuntura y lo coyuntural perece con los relojes y calendarios. Mientras el descuido imputable de chicos y jóvenes se acentúe, mientras carezcan de modelos y de presencia adulta nutricios que les permitan ante todo vivir y luego desarrollar sus potencialidades en un ámbito de amor y cuidado, el futuro será de pronóstico incierto y sombrío. Dicho todo esto, seguramente habrá quienes se apuntarán para matar al mensajero. Mientras tanto, ¿cómo se evitará la próxima tragedia?.

* * *

Sergio Sinay nació en Buenos Aires el 10 de agosto de 1947.

Obras: Che Guevara (para principiantes), Inolvidable (El libro del bolero y del amor), Gestalt (para principiantes), Hombres en la dulce espera (Hacia una paternidad creativa), El amor a los 40 (Los caminos hacia la plenitud amorosa en la mitad de la vida), Esta noche no querida (El fin de la guerra de los sexos y la aceptación de los valores masculinos), La masculinidad tóxica (Un paradigma que enferma a la sociedad y amenaza a las personas), El hombre divorciado (Descasarse y empezar de nuevo), Misterios masculinos que las mujeres no comprenden (Por qué los hombres hacen lo que hacen, dicen lo que dicen y piensan lo que piensan), Las condiciones del buen amor (Un camino hacia los encuentros posibles), Vivir de a dos (O el arte de armonizar las diferencias), Cuentos machos, Ser padre es cosa de hombres (Redescubriendo y celebrando la paternidad), Elogio de la responsabilidad, La sociedad de los hijos huérfanos (Cuando padres y madres abandonan sus responsabilidades y funciones), Conectados al vacío (La soledad colectiva en la sociedad virtual), La sociedad que no quiere crecer (Cuando los adultos se niegan a ser adultos), La vida plena (Vivir con valores, vivir con sentido), La felicidad como elección (La dicha posible más allá de las falsas ilusiones), Sanar la pareja (Cuando el amor repara lo que el desamor hiere).

www.sergiosinay.com