Johann Sebastian Bach. Variaciones Goldberg (1-7), BWV 988

Según uno de los biógrafos de Bach, Johann Nikolaus Forkel, en su biografía publicada en 1802, estas variaciones fueron encargadas a Bach por el conde Hermann Carl von Keyserlingk, de Dresde, para que el clavicordista de su corte, Johann Gottlieb Goldberg (1727-1756), quien a la edad de 14 años, le entretuviese con ellas durante las noches de insomnio del conde.
En 1741, Bach completó las partituras que tituló Aria con Diversas Variaciones para el Clavicémbalo con 2 Manuales. El conde rebautizó la obra como las Variaciones Goldberg.

Glenn Herbert Gould, nació en Canadá el 25 de septiembre de 1932 y falleció el 4 de octubre de 1982. Es uno de los intérpretes más virtuosos de la obra de Johann Sebastian Bach.

Anuncios

3 Comments

  1. Caramba Ricardo, también las Godberg.

    He leído un par de veces un librito muy bueno de Thomas Bernhard, El malogrado. Habla de Glenn Gould y de las Variaciones Goldberg. Por diferentes razones para mi es un libro muy importante, tal vez algún día hable de ello en algún post.

    Hubo una primera grabación de las Goldberg, y una segunda… y nació el mito.

    Últimamente vengo recomendando también una peli, Antes del amanecer con Ethen Hawke y Julie Delpy. También en ella salen las Goldberg.

    1. Adhiero a la recomendacion de la pelicula,ya que en ella se puede apreciar las maravillosas interpretaciones de Goldberg.
      Tambien su continuacion “Antes del atardecer”,pertenecen a una linea de cine no comercial.
      Muy bella esta interpretacion.

  2. … hay personajes que están suspendidos entre la realidad y la ficción, sin renunciar a ninguna de estas dos identidades. No pueden ser sólo personajes de novela: sería demasiado poco; pero tampoco es suficiente para ellos haber existido de verdad, ni siquiera aunque hayan llegado a ser muy famosos. No, se completan gracias a los dos papeles. Este tipo de personajes aparece pocas veces, muy pocas veces… Y cuando te los encuentras, el juego de la literatura se hace tan fascinante que la novela que los ha creado, la novela en que se mueven, se convierte en secundaria, puede quedarse como de fondo. Lo encontraremos en el drama breve de Pushkin sobre Mozart y Salieri. Y es aún más evidente en El malogrado: la novela de Thomas Bernhard sobre Glenn Gould, el gran pianista.
    …El malogrado es un sendero de montaña: rocoso por un lado y por el otro, un acantilado. Por si eso fuera poco, es, además, un sendero azotado por vientos helados, por incesantes temporales con truenos y relámpagos, y por la ira de Dios.
    Roberto Cotroneo – Si una mañana de verano un niño…

    Y si hablamos de libros maravillosos, este también lo es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s