El cisne negro

Black Swan (EEUU, 2010) es la historia de Nina Sayers, bailarina de una compañía de ballet cuya vida está dedicada a mejorar sus interpretaciones hasta tratar de alcanzar la perfección. Es una persona insegura, temerosa, condenada a una lucha interior con sus propios fantasmas. Vive con su madre Erica, una bailarina ya retirada que apoya totalmente la carrera de su hija, pero con la cual tiene una relación especial. Thomas Leroy es el director artístico de la compañía, que decide reemplazar a la primera bailarina Beth Macintyre por Nina, en la nueva puesta en escena de El lago de los cisnes el magistral ballet del compositor ruso Piotr Ilitch Tchaikovski (1840-1893). Su primera representación fue en el Teatro Bolshoi en 1877. Lily es la nueva aspirante a primera bailarina y a interpretar el papel asignado a Nina.

La película muestra hasta qué punto sus ansias de llegar a la interpretación sublime junto con su inmadurez afectiva y la poca confianza en sí misma, la conducen a perder paulatinamente el contacto con la realidad.

Pero esta historia en manos de Darren Aronofsky (1969) es extraordinaria. El director ya me había deslumbrado fanáticamente con Pi (1998) y con Requiem para un sueño (Requiem for a Dream, 2000).

Natalie Portman (como Nina Sayers) muestra y demuestra que es una actriz única. Si en El perfecto asesino (Léon, 1994) lograba brillar y hacer lo que quería frente a las cámaras con sólo 13 años de edad, y en V de venganza (V for Vendetta, 2006) ser la acompañante ideal para V, en mi opinión su personaje de Nina en El cisne negro es la consagración definitiva. Su Nina es etérea, trágica, débil, enfermiza, torturada, violenta, sutil y dramática. Así es esta obra de arte mayor creada por Aronofsky.

El resto del elenco está en sintonía con los designios del director y con la actuación de Portman: Barbara Hershey (como Erica Sayers, madre de Nina), Vincent Cassel (a quien recuerdo en Irreversible, como Thomas Leroy, el director artístico), Mila Kunis (como Lily, la nueva aspirante a primera bailarina) y Winona Ryder (otra actriz tremenda, como Beth Macintyre, la bailarina que es dejada de lado por Thomas).

Además de la música de Tchaikovski, está el excelente Clint Mansell, habitual colaborador de Aronofsky, y junto con la fotografía y el manejo de cámaras el producto final es admirable.

El cisne negro está nominada a cuatro premios Globos de Oro en EEUU, los que se anunciarán el 16 de enero: Mejor Película (en Drama), Mejor Director (Darren Aronofsky), Mejor Actriz (Natalie Portman) y Mejor Actriz de Reparto (Mila Kunis).

Su estreno en Argentina está anunciado para el 17 de febrero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s