Un homme qui crie (Un hombre que llora)

La República de Chad es un país de África central cuya capital es Yamena. En Chad hay más de 200 etnias. El árabe y el francés son los idiomas oficiales, mientras que las religiones con más seguidores en el país son el islam y el cristianismo. Tiene una superficie de 1.284.000 kilómetros cuadrados y en 2009 tenía una población de 10.780.600 habitantes.
En 1920 Francia se lo apropió pero en 1960 consiguió su independencia. En 1965 comenzaron los levantamientos en contra de la política hacia los musulmanes del norte del país, lo que dió inicio a una larga guerra cívico-militar que se ha extendido hasta el presente. Chad permanece plagado de violencia política y frecuentes intentos de golpe de estado. Actualmente es uno de los países más pobres. La mayoría de los chadianos vive en condiciones de pobreza como agricultores y ganaderos de subsistencia.

Mahamat-Saleh Haroun (nacido en 1961 en Abéché, Chad) es el director de esta dura película de 2010 coproducida por Francia (paradójicamente), Bélgica y Chad.

Es la historia de Adam, 55 años, ex campeón de natación, que trabaja como encargado en la piscina de un hotel importante, donde en su mayoría se hospedan turistas. Junto con él trabaja su hijo Abdel, de 20 años y ambos viven con Mariam, esposa y madre respectivamente.
A raíz de la guerra que se está incrementando cada vez más en Chad y a causa de la privatización del hotel, Adam es reasignado en sus tareas, ahora como portero levantando y bajando la barrera de ingreso a los vehículos. Ahora es Abdel quien lo reemplazará en la piscina. A su amigo David, el cocinero, lo despiden.
Un día, los militares van a casa de Adam y se llevan a Abdel por la fuerza para reclutarlo en el ejército… ¿Qué hacer cuando ya es poco lo que puede hacerse?

Un homme qui crie es una historia acerca de la guerra, de la condición humana y de nuestros destinos. El de Adam, víctima de los avatares que sufre el país, de las necesidades económicas de los dueños del hotel, de los sentimientos que tiene hacia su esposa y sobre todo hacia su hijo.
David, el cocinero a quien han despedido, dice: “Nuestro problema es que ponemos nuestro destino en las manos de Dios”.
Una película contundente, amarga, excepcionalmente fotografiada: excelente.

Actúan Youssouf Djaoro (Adam), Dioucounda Koma (Abdel), Emile Abossolo M’bo (El jefe del distrito), Hadje Fatime N’Goua (Mariam), Marius Yelolo (David), Djénéba Koné (Djeneba), Heling Li (Señora Wang).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s