Marcelo Morales. Poemas

1.

Tout pure, tout centre,moins toi
Rene Daumal

¿Cuántas veces amaste, sin que ese acto tuviera la menor consecuencia?
el círculo de la vida seguía conteniéndote,
las horas en el tiempo continuaban,
y tú, detrás de alguna mesa, creías visualizar un centro,
el estado de abandono en que existen los objetos, cuando el miedo a ese vacío,
se hace sereno.
Inmóvil como el cuerpo de una taza, como la tarde misma.

¿Cuántas veces, en la radio, escuchaste esas palabras,
cuando el terror a la muerte rompía tu existencia?
Los límites de la vida te atrapaban.
Entonces creías que el mundo era perfecto,
que la misma lluvia caería para siempre.
La luz del mundo, rozaba la forma de su cara,
y tú, tratabas de quebrar el tiempo, tratabas de quebrarlo.

El cuerpo del espacio te envolvía,
La luz de algo terrible te cegaba, la luz de algo perfecto.
Tú querías ser, tú querías ser, pero el hueco era profundo, tú querías ser,
tú querías ser, pero el ojo te negaba, trataba de arrastrarte a un infinito, de arrastrarte a una sustancia, toda pura, toda pura, menos tú.

2.

Recuerda la condición profunda del espíritu,
los momentos en que viste tu rostro reflejado en un espejo
y te volviste muchas cosas y ninguna,
los momentos en que supiste que no eras,
los momentos en que supiste que lo único que no cambiaba,
era que todo cambiaba,
que lo único inamovible era que todo se mueve. La ley.
Recuerda las mañanas en que hizo frío
y caminaste cerca de un muro y estabas solo
y estabas triste, y pensaste.
Querías eso que eras cuando no eras, tu Yo profundo, tu Yo,
los momentos en que supiste que a ti, no te quedaría nada de ti,
los momentos que supiste que no tenías nada,
que no tuviste nunca nada,
y recuerda la pureza, la pureza del perfume,
y recuerda ese peligro,
porque el amor que te debió eternizar,
también, te llevó a la muerte.

3.

Es la cavidad de un plato solo en una mesa.
Dos zapatos vacíos en la esquina de una cama.

De ella se trata la vida.
Si algún día apoyo la cabeza
madre
cúbreme la frente.

Cuando la planta murió la sacaron del jarrón
y el lugar quedó vacío.

Nosotros, como antes sus raíces,
atrapados en la oscuridad
sentimos la presión.

Veo el cadáver de un insecto aplastado contra la luz de la lámpara.
Tener conciencia de la vida es tener conciencia de la muerte.
Comparo el dolor del insecto al dolor de estar vivo.

4.

A veces hay esos momentos en que
bajas de noche una escalera
y no sabes si es un sueño,
o caminas por una calle vacía
cuando la luz de un bombillo cae sobre una planta marchita.
O duermes
y en la noche oyes,
el sonido de un ventilador que gira solo,
una tos seca que se sale de tu cuerpo,
o piensas en la ventanilla trasera de un tren
mientras el aire llega en bloque hasta tu rostro.
Afuera la ciudad,
Las cosas que parecen siempre ajenas.

A veces hay esos momentos
en que entiendes
que la vida es un detalle.
Una mancha en la pared.
O ese hueco del lavamanos por donde se escurre el agua
y que miras espantado.

A veces temo a esos momentos en que sé
podría voltearme y caminar sobre mis pasos.
Yo bailaría desnudo en aquel cuarto
y ella riendo ordenaría la cama.

La radio de la cabecera continúa en mí sonando,
hubiese podido ser de otra manera,
fabricarme otro destino.
Lo que amamos no decide cuando acaba,
no querré ya recordar.

A veces temo esos momentos,
yo bailaría desnudo en aquel cuarto,
y ella riendo ordenaría la cama.

5.

To know the things God knows
Joseph Brodsky

Agarro un caracol y miro su vacío
para entender mejor a Dios,
la ausencia de Dios.
Mi camisa está desabotonada
y veo a través de la ventana
la parte industrial de la ciudad,
la vida actuando en los patrones de la muerte.
Acomodo las cosas en el cuarto y
me hago un ovillo encima de la cama
para tocar algo de lo que soy,
para saber las cosas que Dios sabe.

* * * * *

Marcelo Morales nació en La Habana, Cuba el 26 de enero de 1977.

ObrasCinema (poesía, 1997), La espiral (noveleta, 2005), El mundo como objeto (poesía, 2006), Prólogo. Etnairis Rivera (2003), El círculo mágico (poesía, 2007), Materia (poesía, 2009).

InéditosLos momentos del ser (poesía, 2005), El corredor del vacío (poesía, 2006), Poemas de amor para Margarita (poesía), Cristo, Margarita y la Oruga (novela).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s