Kokuhaku (Confesiones)

Tetsuya Nakashima nació en 1969 en Fukuoka, Japón, y además de Kokuhaku (2010) dirigió Flarella (2010), Pako to mahô no ehon (2008), Kiraware Matsuko no isshô (2006), X’smap: Tora to raion to gonin no otoko (película para televisión, 2004), Shimotsuma monogatari (2004), Shiritsu tantei Hama Maiku (serie de televisión, 2002), Yonimo kimyô na monogatari: Aki no tokubetsu hen (película para televisión, segmento “Mama shin hatsubai!”, 2001), Beautiful Sunday (1998), Natsu jikan no otonatachi (1997), y Bakayarô!: Watashi okkote masu (segmento 2, 1988).

*

Es el 25 de marzo, final del primer trimestre de 1º año B en una escuela secundaria. La profesora Yuko Moriguchi anuncia a las alumnas y alumnos que este será su último mes al frente del inquieto curso. Y les cuenta una historia: que pensaba casarse con el padre de su futura hija Manami, pero cuando estaba embarazada, a él (Masayoshi Sakuranomiya, otro docente y muy apreciado por los alumnos) le detectaron que estaba infectado con el HIV, que contrajo trabajando en el extranjero. Decidió tener a su hija pero no se casaron ni pudieron compartir la crianza de la niña porque pensaron que si la gente se enteraba que era hija de alguien infectado con el virus la iban a discriminar toda la vida.

Manami tenía seis años. La señora Takenaka la cuidaba mientras Yuko trabajaba, excepto un día a la semana que la niña esperaba en la enfermería del colegio a que su madre terminara la reunión semanal de docentes.

Pero el 13 de febrero encontraron a Manami muerta flotando en la piscina. La policía dijo que se había resbalado y caído accidentalmente. Pero Yuko nunca creyó esa versión.

Hoy, luego de investigar pacientemente por su cuenta y frente a las alumnas y alumnos, Yuko les dice que sabe perfectamente quiénes mataron a su hija: son dos alumnos de ese curso.

*

Con este casi monólogo de la profesora que ocupa los veinte primeros minutos de la película, se pone en marcha una historia exasperante, inquietante, visualmente impactante e impecable, y cuya trama policial se ve enriquecida con certeros toques de terror y de locura, en torno a una venganza. Los testimonios de los principales personajes son las confesiones del título.

El director logra mostrar la excitación y, en este caso, las perturbaciones de unos chicos de trece años, sus miedos, fantasías y elucubraciones respecto a la vida y la muerte, la agresión y la violencia, y a ser reconocidos afectivamente por sus padres. Para ello apela a unos recursos visuales magníficos con un argumento que sobresalta y no deja de sobresaltar hasta el final.

Actúan Takako Matsu (la profesora Yuko Moriguchi), Yoshino Kimura (Yuko Shimomura, la madre de Naoki), Masaki Okada (Yoshiteru Terada), Yukito Nishii (Shuya Watanabe), Kaoru Fujiwara (Naoki Shimomura), Ai Hashimoto (Mizuki Kitahara), Hirofumi Arai (el padre de Shuya), Makiya Yamaguchi (Masayoshi Sakuranomiya).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s