Carta de los docentes a la Presidente de la Nación

Sra Presidente de la Nación:

La “prudencia” indica que cuando uno desconoce un tema, lo mejor, es abstenerse de hacer comentarios.

Quien se arriesga a opinar sobre lo que no conoce corre el riesgo de ser visto como ignorante, malintencionado, temerario, mentiroso, poco serio. Esta es la imagen que usted, Sra. Presidente, ha dejado a miles de docentes y a otras muchas personas que, a diferencia suya, están al tanto de las verdaderas condiciones de trabajo de este gremio.

Su investidura le posibilita hacer uso de la cadena nacional, llegando con su discurso a los millones que conformamos la Nación que preside; pero no la habilita a decir mentiras y desacreditar a NADIE. Esto es lo que Usted hizo con los docentes en el discurso ante la Asamblea Legislativa, mientras recibía calurosos aplausos de quienes tuvieron la caradurez de aumentarse a sí­ mismos los sueldos en un 100%.

Ante semejante abuso de poder, derroche de mentiras, y falta de seriedad, no podemos ni debemos ser indiferentes.

Le proponemos transformar sus mentiras en verdades. Para lograr este objetivo se nos ocurren algunas acciones para poner en marcha; a saber:

Primera propuesta: A partir de ahora, los docentes trabajaremos “exactamente” 4 HORAS POR TURNO. (Esto demandaría que haya dos docentes por grado).

El primer docente realizaría las tareas que normalmente llevamos a cabo en esas 4 HORAS:

1) dar clases;
2) atender a las necesidades particulares de cada uno de los 20, 30 o más niños, que tenemos a cargo (consolar llantos, servir viandas, limpiar narices, contener situaciones de violencia, estar atentos a comportamientos que indican posibles abusos, o violencia doméstica, explicar las veces que sea necesario al que tiene dificultades para aprender, proporcionar actividades extras al que tiene más capacidad, etc.);
3) preparar y ensayar actos escolares;
4) realizar reuniones de padres;
5) atender a padres que solicitan entrevistas por problemas particulares, o que citamos nosotros para ponerlos al tanto de circunstancias que así lo requieren;
6) transmitir los problemas detectados al equipo de orientación (en caso de contar con uno);
7) controlar la documentación que debe estar en el legajo de cada alumno (documentos, partidas de nacimiento, vacunas, etc.);
8) confeccionar registros de asistencia;
9) hacer frente a las impredecibles y variadas situaciones que suceden diariamente en las escuelas.

El segundo docente debería ocuparse de las tareas que normalmente realizamos fuera de las anteriores 4 HORAS:

1) planificar las actividades;
2) elaborar proyectos;
3) corregir tareas (de 20, 30, 40, o hasta 90 alumnos diariamente, ya que hay docentes que tienen dos o tres grados a cargo en tareas);
4) asistir a las reuniones de personal que se realizan en contra-turno;
5) esperar a que lleguen los padres que se retrasan para retirar a los niños;
6) redactar informes;
7) preparar material didáctico;
8) Resumiendo: este segundo docente se ocuparía de cubrir todo aquello que es “humanamente imposible” hacer en 4 HORAS y que normalmente terminamos realizando en casa, en las horas que deberíamos dedicar a nuestro hogar y familia.

De este modo, nuestro sueldo se corresponde ­a más con sus proclamadas 4 HORAS de trabajo, ya que llega (a gatas y más de la mitad en negro) a los $3000 (tres mil pesos), con el 20% de aumento que usted menciona como “justa propuesta”. (Aparentemente, los docentes habitamos un país diferente al de los legisladores que la aplaudían).

La segunda propuesta para validar su mentira es mucho más sencilla y se refiere a sus supuestos TRES MESES DE VACACIONES:

Este año trabajaremos hasta el 30 de noviembre (y no hasta el 29 de diciembre como lo hicimos en el 2011), y retomaremos las clases el 1 de marzo del 2013 (en vez del 13 de febrero, en que reanudamos nuestra labor en este año).

Estará de más aclarar que un docente, sostén de familia, NO PUEDE VIVIR con un solo cargo; pero en vista de la total falta de perspectiva de la realidad que usted ha manifestado en su discurso, y la falta de información, además de errónea de la que hizo gala, le pasamos este dato: la “gran mayoría” de los maestros TRABAJAMOS EN DOS TURNOS.

Esto implica, en muchos casos, que salgamos corriendo de una escuela para llegar sin aliento a otra. ¿Comer, descansar, ir al baño? con suerte si las escuelas están cerca, si no, en el primer recreo (10 a 15 minutos, no más) si otro compañero nos cubre para cuidar a los chicos.

Para hacerlo más concreto:

Un maestro sale de su casa a las 07:30 hs. (si tiene la fortuna de que la escuela quede a 15 minutos de viaje, y va en auto; si no, tiene que salir antes por las dudas). Debe estar en la escuela 10 minutos antes de la entrada de los alumnos (20 minutos si está de turno).

“Supuestamente” se iría de la primera escuela a las 12:15 hs. (cosa que raramente sucede ya que entregamos a los niños en manos de sus padres, procedimiento necesario y difícil cuando hablamos de 200 o 300 alumnos o más). Con viento a favor nos podemos retirar entre las 12:20 y las 12:30 hs.

De este primer turno partimos cargados con el material para el segundo turno, y las hojas o cuadernos para corregir que acopiamos durante la mañana.

El auto propio es un lujo que muy pocos docentes se pueden dar.

Las opciones para cubrir el trayecto que nos separa de la siguiente escuela a la que debemos llegar “antes de” las 13:00 hs. son: colectivo, auto compartido, remis, taxi, o caminar, dependiendo de la distancia y el apuro.

13 hs. nuevamente al frente de la fila… ¡hay que volver a empezar!

Hasta las 17:15hs., entrega de los chicos a sus padres.

De regreso a casa (no antes de las 17:30 hs.) con la pila de corrección que se duplica o triplica durante la tarde, y representa, junto con la planificación de las tareas y la preparación de material, una o dos horas más de trabajo.

¿HIZO EL CÁLCULO SRA. PRESIDENTE? ¿LA AYUDAMOS?

ESTAMOS HABLANDO DE JORNADAS DE TRABAJO DE MAS DE 10 HORAS.

ESTAMOS HABLANDO DE LA RESPONSABILIDAD DE TENER A CARGO LA VIDA DE DECENAS DE NIÑOS.

ESTAMOS HABLANDO DE LA DIFÍCIL Y FUNDAMENTAL TAREA DE ENSEÑAR EN UN PAÍS DONDE LAS ESCUELAS PÚBLICAS SE HAN CONVERTIDO EN CENTROS ASISTENCIALISTAS Y DE NECESIDADES DE TODO TIPO.

ESTAMOS HABLANDO DE UNA TAREA QUE ES IMPOSIBLE REALIZAR SIN VOCACIÓN Y QUE USTED HA BASTARDEADO DESDE SU LUGAR DE PRESIDENTE DE LA NACIÓN.

NO HABLAMOS SOLO DE AUMENTOS DE SUELDO. SOMOS LOS PRIMEROS EN RECLAMAR POR LAS NECESIDADES REALES DE NUESTROS CHICOS: GABINETES PSICOPEDAGÓGICOS EN TODAS LAS ESCUELAS, MAESTROS DE APOYO, VIANDAS DECENTES, AULAS EQUIPADAS, EDIFICIOS QUE NO SE CAIGAN A PEDAZOS, Y TAMBIÉN HABLAMOS DE SUELDOS DIGNOS Y ACORDES A NUESTRA RESPONSABILIDAD Y FUNCIÓN.

¿20% DE AUMENTO PARA UN DOCENTE Y 100% PARA UN LEGISLADOR?… ¿DE QUÉ HABLA USTED, SRA. PRESIDENTE?

Docentes argentinos

Anuncios

4 comentarios en “Carta de los docentes a la Presidente de la Nación

  1. Mi completa adhesión y apoyo. Soy argentino, CABA. Mi país me hizo “prisionero”. Lamentablemente en breve me iré fuera de la hermosa Argentina. Tengo casi 50 años y con grán dolor me iré para vivir un mejor. Es lamentable.

    1. Espero que puedas vivir una vida mejor. Te lo deseo inmensamente. Somos casi contemporáneos y compartirmos Buenos Aires. Cuando te instales donde vayas, mandame tus crónicas o publicalas en algún sitio. Un abrazo.
      Ricardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s