Antichrist (Anticristo)

Cine de autor, el cine como arte: impresionante, extrema, cruel, sórdida: la vida no es bella.

Así es Antichrist (2009), la película de Lars von Trier anterior a Melancholia (2011), su última realización.

Von Trier nació en 1956 en Copenhague, Dinamarca y dirigió entre otras El jefe de todo esto (2006), Manderlay (2005), Dogville (2003), Bailarina en la oscuridad (2000), la magnífica Los idiotas (1998, según las normas de Dogma) y Rompiendo las olas (1996), además de varios cortometrajes, documentales y series para televisión. Escribió la mayoría de ellas.

En las escenas iniciales, donde somos testigos de la tragedia que desencadena el drama, se oye el aria “Lascia ch’io pianga” del segundo acto de la ópera Rinaldo, de George Frideric Händel. Almirena canta:

Lascia ch’io pianga
Mia cruda sorte,
E che sospiri
La libertà.
Il duolo infranga
Queste ritorte
De’ miei martiri
Sol per pietà.

Deja que llore
mi cruel suerte,
y que suspire
por la libertad.
El dolor infringe
este sesgo
de mi martirio
sólo por piedad.

(Estrenada en 1711 la ópera trata del amor entre Rinaldo, un caballero templario y Almirena. hija de Godofredo de Bouillon, jefe de la primera Cruzada. Pero Armida, una hechicera árabe, mantiene a Rinaldo en su poder.)

Antichrist es la historia de una pareja, un psicólogo (Willem Dafoe) y una escritora (Charlotte Gainsbourg) que frente al fallecimiento de alguien muy cercano, van a su casa (Edén) en medio del bosque para enfrentar y liberarse de sus miedos y pesadillas, para sobreponerse al duelo. Ella estuvo internada a causa del dolor extremo que sufre y luego de un mes van a Edén.

Dolor, Sufrimiento y Desesperación (tal el nombre de las partes en que está dividida la obra) son las constantes de la historia, donde los protagonistas atraviesan las delicadas y escurridizas fronteras entre lo “normal” y lo abismal de la “locura”: la muerte ante los ojos, lo insoportable de la condición humana, lo irreparable que los transforma mutilándolos.

Es ocioso aunque necesario decir que no es apta para espectadores impacientes ni impresionables, pero sí para aquellos que amamos sumergirnos en las profundidades de lo humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s