Johann Sebastian Bach, dos obras para violín solo

Sonata para violín Nº 1 en sol menor, BWV 1001 (David Oistrach, violín)

1. Adagio
2. Fuga (Allegro)
3. Siciliano
4. Presto

Partita para violín Nº 1 en si menor, BWV 1002 (Arthur Grumiaux, violín)

1. Allemande
2. Double
3. Corrente

4. Double (Presto)
5. Sarabande
6. Double

En 1720 Bach escribió seis obras para violín solo: tres sonatas (Nº 1 BWV 1001, Nº 2 BWV 1003 y Nº 3 BWV 1005) y tres partitas (Nº 1 BWV 1002, Nº 2 BWV 1004 y Nº 3 BWV 1006).

* * *

Johann Sebastian Bach nació el 21 de marzo de 1685 en Eisenach, Ducado de Sajonia-Eisenach, Sacro Imperio Romano Germánico y falleció el 28 de julio de 1750 en Leipzig, Electorado de Sajonia, Sacro Imperio Romano Germánico.

* * *

Sonata

La sonata, pieza instrumental opuesta a la “cantata”, existe desde finales del siglo XVII en sus dos formas de sonara de iglesia (la “sonata da chiesa”, con su predilección por el estilo fugado, y expuesta en su forma típica por Corelli a base de una serie de movimientos lento-vivo-lento-vivo), y de sonata de cámara (la “sonata da camera”, muy próxima en su carácter a la suite, con una sucesión de movimientos vivo-lento-vivo). Las dos formas se acercaron finalmente, hecho que fue facilitado en parte por los movimientos de danza de la sonata de cámara, estilizados hastra un punto tal en que perdieron incluso sus primitivos nombres. Tras un período de duda, el éxito de esta nueva forma instrumental apagó la riqueza de las antiguas formas barrocas. A finales del período barroco, la forma monotemática de la sonata era típica para los compositores italianos así como para los alemanes que les seguían: exposición en el tono principal, desarrollo con modulación (generalmente hacia la dominante), vuelta al tono principal y reexposición del tema. Esta forma monotemática es común en el sur y norte de Alemania, como lo prueban las obras de G. Muffat y de E. F. Dall’Abaco (1675-1742) por una parte, y las de J. Chr. Petzold (o Pezel, 1639-1694) y J. Kuhnau por otra. Todavía Telemann, J. S. Bach y Händel acuden a ella, así como Haydn y Mozart, los dos últimos manteniendo cierta libertad en la forma de sus sonatas. En una evolución que todavía no aparece con suficiente claridad, se introduce un segundo tema principal, lo que da por resultado una forma bitematica: primer tema expuesto en el tono principal, modificación (con preferencia a la dominante) y exposición del segundo tena en el nuevo tono y regreso al tono principal con los dos temas. Esta forma bitemática (en el desarrollo de un movimiento, la “forma sonata” propiamente dicha) es adoptada asimismo en toda Alemania. La forma sonata comprende la sonata para un instrumento solista y la sonata en trío (es decir, con clave obligado que representa dos partes distintas), así como los conjuntos de música de cámara (trío, cuarteto, etc.). A su vez la sinfonía -el gran éxito de las escuelas de Viena y Mannheim- no pasa de ser una sonata para orquesta.

(De La música. Los hombres, los instrumentos, las obras, tomo 2, La música desde sus orígenes hasta la muerte de Rameau, II, edición original 1965, Editorial Planeta, España, 1984)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s