Carlos Ares / Ella y El, terminarán juntos

(Publicado en Perfil, 23.3.2013, perfil.com)

Ella, la Iglesia, y El, el peronismo, han disputado hasta ahora por los mismos fieles. Unos les prometen la vida eterna y los otros el subsidio permanente. Pero, si bien se lee en sus libros sagrados, salvando las distancias y circunstancias de tiempo y lugar, las dos religiones fueron concebidas por el mismo espíritu en una cópula nocturna de la cruz y el sable corvo.

En el principio fue “el relato”,–del griego “logo”.
Las dos se remiten a un padre y a sus santas, María y Evita. Las dos tienen sus epístolas a la resistencia, sus mitos, sus fábulas, sus mártires, sus consignas, sus fechas emblemáticas, sus crucificados, sus resucitados, sus veinte verdades, sus períodos de persecución, sus calvarios, sus altares en el monte de Olivos.

Sus izquierdas, sus William Cooke, sus curas villeros Carlos Mugica, sus derechas, sus Menem, sus obispos Antonio Plaza, sus inquisidores, sus Torquemada, sus obispos Victorio Bonamín, sus López Rega, sus torturadores, sus curas Von Wernich, sus comisarios Alberto Villar, sus fachos, sus Ottalagano, interventores en la Universidad. Las dos tienen, o tuvieron, sus organizaciones ultras, su Alianza Anticomunista Argentina (Triple A), sus Opus Dei, su Alianza Libertadora Nacionalista, su Tacuara, su Comando de Organización, su Tradición, Familia y Propiedad.

Sus alas liberales, sus alas conservadoras, sus internas, sus intelectuales, su Horacio González, su Mariano Grondona, sus poetas, sus Marechal, sus José María Castiñeira de Dios, sus diarios, sus revistas, sus textos para niños: “El general Perón, siguiendo el ejemplo de Jesús, buscó a sus amigos entre los pobres” (1951).

Sus rituales, sus misas: “… el Ministerio de Educación ordena que, diariamente, en todas las escuelas, una delegación de niños debe colocar ante el retrato de Eva Perón una ofrenda floral y leer –al izar o arriar la bandera– una oración en su memoria” (1952).

Sus señores feudales, sus gobernadores Insfrán, sus obispos Adolfo Tortolo, sus militantes, sus monseñor Angelelli, sus Rodolfo Walsh, sus amenazas apocalípticas, sus ambiciones totalitarias, sus mafiosos, sus obispos Quarracino, sus miserables Aníbal Fernández, sus canallas ocultos en el placard, sus monseñor Storni, sus José Luis Manzano, sus jueces Oyarbide, sus corteses supremos Antonio Boggiano, sus sindicalistas Alderetes, sus pedófilos Grassi, sus servicios Verbitsky, sus banqueros Roberto Calvi, sus banqueros Trozzo del BIR, sus vírgenes Beliz, sus asesinos, sus Firmenich, sus Galimberti.

Las dos han concedido, –no sin antes intimidar, amenazar, extorsionar–, derechos y aceptado reformas propuestas por las organizaciones sociales laicas o los partidos de la oposición. De paso hicieron negocios “divinos” y cometieron “pecados” humanos. Las dos han alentado golpes de Estado. Las dos han amparado a dictadores, a bandas de ladrones, de violadores, de censores. Las dos han perseguido intelectuales, científicos, estudiantes, obreros y personas que optaron por otras formas de vivir y pensar.
Así es que, no hay razón ahora para que no se perdonen los que han sido, seguramente, malos entendidos propios de la convivencia y recuperen el amor, el poder y los intereses que los unen, liberen la pasión contenida, y se amen como la primera vez para acabar juntos y fecundar la tan demorada Nueva Argentina.

Antes de que se pierda el efecto de la emoción, conmovidos todos por la necesidad de reconciliación entre hermanos que son, hijos de la misma madre Patria, la división ganancial de los millones de pobres acumulados en tantos años de éxito compartido, podría resolverse aplicando la vieja fórmula que funciona desde hace dos mil y pico de años: a la César lo que es de la César y a Dios lo que es de Dios.
Y todos contentos.

* * *

Carlos Ares es periodista y autor de las obras de teatro Nunca será igual con otro y Big bang.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s