Pablo Kohan / Richard Wagner. Luces y sombras de un genio

(Publicado en La Nación, 22.5.2013, www.lanacion.com.ar)

1712074w300
La ópera Tristán e Isolda, en magnífica producción del Teatro Argentino de La Plata. Foto: Daniel Formeri

Hoy se cumplen doscientos años de su nacimiento

Genial, abyecto, sobresaliente, racista, milagroso, megalómano, insigne, desleal, trascendente, codicioso. Y la lista de calificativos, con sus dos vertientes de contradicciones ostensibles e insalvables puede continuar ad infinitum. Al único compositor al cual se le pueden endilgar todos estos adjetivos es a Wagner y la razón del contraste está según se consideren sus extraordinarias capacidades musicales o sus, cuanto menos cuestionables, cualidades humanas. Se puede rebuscar con meticulosidad a lo largo y ancho de la historia y no se encontrará esta increíble mancomunidad de prodigios musicales y ruindades personales en una misma persona. Es tal su unicidad que un artículo en su homenaje al cumplirse hoy doscientos años de su nacimiento no pueda comenzar exclusivamente con los contundentes panegíricos, celebraciones y glorificaciones que su carrera musical largamente amerita, sino con esta suerte de aclaración previa, con una revelación de sus contrasentidos. Pero, habida cuenta de que su inmortalidad se asienta sólo por sus genialidades musicales, es con ellas desde donde arrancará esta crónica a la memoria de uno de los compositores más admirables de todos los tiempos.

Frecuentemente se lo define a Wagner como un ser humano excepcional que brilló como compositor, director de orquesta, pensador, ensayista, filósofo, teórico musical, poeta y dramaturgo. En la última edición del Grove Dictionary of Music and Musicians, sin lugar a dudas, la más completa fuente referencial del planeta, la visión es otra. Ahí se establece, clara y contundentemente, que Wagner fue un compositor. Y luego viene la ampliación: “Una de las figuras clave en la historia de la ópera, Wagner fue el mayor responsable en la transformación que sufrió el género en el siglo XIX. Su programa de reforma artística aceleró la tendencia hacia nuevas configuraciones compositivas. Fue una influencia esencial para un nuevo desarrollo orquestal, para una nueva estirpe de cantantes y de varios aspectos de la práctica teatral”.

Con buen tino y perfecta puntería, el Grove… le otorga a Wagner, apenas, un solo oficio, el de la composición. Y sólo después discurre hacia qué aspectos musicales y dramáticos extendió su influencia desde la composición. En ese primer párrafo de la gran biografía nada se dice de ninguno de sus otros costados, esos tan conflictivos.

A diferencia de otros grandes operistas, Rossini, Verdi, Puccini, por ejemplo, enormísimos exponentes del género, Wagner es el único que desde el teatro musical logró transformar el derrotero general de la música. Sus búsquedas en pos de un teatro musical de consistencia y sustentabilidad, distinto del de las óperas de su tiempo, que él consideraba superficiales y endebles cuando no deleznables, lo movieron a resignificar recursos idiomáticos, instrumentales y estéticos de compositores que él valoraba sobremanera -Berlioz, Chopin, Liszt e, increíblemente, Bellini- y que habrían de devenir en el establecimiento de un lenguaje musical personal y novedoso que habría de transformarse en una referencia decisiva para todos los creadores del siglo XIX.

Wagner abogó desde el comienzo de su historia por el establecimiento de una ópera alemana. En comparación con la riquísima historia del género en Italia y en Francia, la ópera en alemán se reducía a algunos singspiel de Mozart, al Fidelio de Beethoven y al Freischütz de Weber. Los operistas alemanes más notables inmediatamente anteriores a Wagner fueron Marschner y Lortzing, a años luz de sus contemporáneos Bellini, Donizetti o Meyerbeer. Sus primeros escarceos no se apartaron del nivel de estos dos compositores. Pero en los años 40, sobre un modelo formal característicamente italiano y los efluvios de la grand opéra francesa, Wagner empezó a asombrar: después de Rienzi , estrenada en 1842, en menos de una década compone y estrena tres óperas notables: El holandés errante Tannhäuser Lohengrin . Para alejarse de aquel molde de la ópera romántica italiana, aun cuando el lenguaje, la orquestación y las temáticas eran propios y germánicos, Wagner se tomó un respiro, publicó su formidable tratado Ópera y drama , en 1851, y estableció las bases teóricas de un nuevo teatro musical. El nuevo drama musical, ya no una simple ópera, tendría sus más asombrosas realizaciones en Tristán e Isolda y, por supuesto, en la tetralogía El anillo del n ibelungo, una empresa desmesurada que, con larguísimas interrupciones, lo ocupó a lo largo de tres décadas. El drama musical wagneriano se completó con otras dos extensísimas creaciones, Los maestros cantores de Nu renberg y Parsifal .

OBRA MAESTRA

En medio del camino, atravesado por peripecias, mudanzas, penurias u holguras económicas, conflictos e incesantes búsquedas personales, Wagner se casó, en segundas nupcias, con Cosima Liszt, la hija del compositor, y logró que Luis II de Baviera le financiara la construcción del teatro de Bayreuth, que fue construido sobre las ideas del mismo Wagner. La apertura tuvo lugar en 1876, con el estreno del ciclo completo de la tetralogía, es decir, El oro del Rin La valquiria Sigfrido El ocaso de los dioses .

Si bien es imposible sintetizar los componentes musicales y teatrales que caracterizan el drama musical wagneriano, no puede dejar de mencionarse el establecimiento de una nueva concepción teatral, que implica una valoración de la continuidad dramática y de la unidad de música y poesía como un todo. Para concretar este objetivo, Wagner, que escribió sus propios libretos, estructuró sus óperas en amplísimos actos de escenas abiertas y les dio organicidad a través de un finísimo entramado de distintos tipos de patrones musicales, los célebres leitmotiv, y promovió una insuperable y complejísima textura de voces y orquesta que concluyeron por prescindir de las arias en favor de un canto más discursivo que estrictamente melódico. Sus temas de las mitologías germánica y nórdicas completan un cuadro de obras maestras de una sorprendente potencia musical y teatral.

Pero además Wagner fue un personaje controversial, una personalidad avasallante, un ser sumamente ambicioso, un ególatra cabal y un racista despreciable. Escribió más de diez mil cartas e innumerables opúsculos, ensayos, libros y tratados que, con una firmeza y una seguridad indoblegables, a pura polémica, versaban sobre temas tan diversos como la monarquía, la religión, el clima, los derechos de los animales, la política, las jerarquías raciales y culturales y el destino de Alemania. Y entre infinitas páginas se encuentra un abominable ensayo, El judaísmo en la música, en el que revela no sólo un antisemitismo visceral, sino que, taxativamente, eleva la propuesta del exterminio para acabar con lo que él consideraba la presencia nefasta del judaísmo en la cultura alemana.

Si bien Wagner falleció antes de que Hitler naciera, los terrenos que sembró fueron más que significativos para la instalación de un régimen oprobioso. Además, su descendencia adhirió fervorosamente al nazismo y hasta aportó ideología, sustento y música al régimen. De ahí que la trinidad Wagner-Bayreuth-Auschwitz no sea una entidad traída con fórceps sino una resultante natural de la cual Wagner podría alegar falta de responsabilidad directa, pero nunca inocencia.

En realidad, los escritos racistas de Wagner y sus actitudes detestables no son ni mejores ni peores que los de muchos otros seres humanos que han pasado sin mayores glorias por este mundo. La gran diferencia es que Wagner es eterno por sus maravillas musicales. Paradójicamente, son estos milagros, estos portentos sonoros los que sacan a esas abominaciones del silencio en el que deberían haber quedado sumidas. Y que, en definitiva, no son sino el otro costado de un genio que hoy, hace doscientos años, llegaba, en Leipzig, a la faz de la tierra.

* * *

Pablo Kohan nació el 18 de febrero de 1951 en Argentina.

•  Master en Musicología de la Universidad de Tel Aviv.

•  Egresado con Medalla de Oro del Conservatorio Nacional de Música.

•  Profesor Titular Regular en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos
Aires.

•  Director de Radio Nacional Clásica, FM 96.7.

•  Autor de un centenar de artículos sobre música popular Argentina para el Diccionario Español  e Hispanoamericano de la Música y del artículo sobre Buenos Aires para la Encyclopedia of Popular Music of the World.

•  Ejerce el periodismo musical en el diario La Nación y en la revista Noticias.

•  Referencista y evaluador del Conicet.

•  Creador y conductor del programa radial Según pasan los temas.

•  Responsable de cursos y workshops de historia de la música y apreciación musical para todo público.

•  Premio Konex – Diploma al Mérito 2007: Comunicación y periodismo. Música clásica

(Fuente: www.pablokohan.com.ar)

* * *

Los maestros cantores de Nüremberg, I: “Obertura”
Los maestros cantores de Nüremberg, Acto III: “Preludio” ( 10:44 )
Los maestros cantores de Nüremberg, Acto III: “Danza de los aprendices” (16:37 )
Lohengrin, WWV 75, I: “Preludio” ( 19:00 )
Lohengrin, III: “Preludio” ( 27:57 )
La valkiria, WWV 86B, III: “La cabalgata de las valkirias” ( 30:21 )
La valkiria, III: “Música del fuego mágico” ( 36:20 )
Parsifal, WWV 111: “Obertura” ( 39:52 )
Parsifal, III: “Hechizo de Viernes Santo” ( 42:02 )
Rienzi, el último de los tribunos, WWV 49, I: “Obertura” ( 46:00 )
Tannhäuser, WWV 70, I: “Obertura” ( 51:17 )
El holandés errante, WWV 63, I: “Obertura” ( 1:06:22 )
Tristan e Isolda, WWV 90, I: “Preludio” ( 1:16:53 )

Anuncios

6 comentarios en “Pablo Kohan / Richard Wagner. Luces y sombras de un genio

  1. Se acaba de publicar en castellano una edición de El judaismo en la música con una introducción muy interesante de Rosa Sala Rose. En ella hay casos tan terribles como éste, del músico (judío y “amigo” de Wagner) Hermann Levi

  2. Infórmese mejor, por favor. Muchos de lo escritoes falso. Le daré mi blog donde lo explico. Para empezar, era hijo de rabino. Nunca se bautizó. Era el director favorito de Wagner, ue se le puso de rodillas para que acptara dirigir su Parsifal. El motivo de no querer dirigirlo era un anónimo donde se le calumniaba diciendo que era amante Cosima, la mujer de Wagner. Ni Rosa Sala ni otro argentino que estudió en Israel, un señor partidario de los bombardeos sobre niños en Gaza son especialistas en Wagner. Una es especialista en nazismo (tiene un importante diccionario de símbolos nazis), el otro es un sionista que da confencias, escibe en periódicos, etc. también hizo su “traducción” y “explicación” de “Das Judenthum…” con un montón de falsedades. Si le apetece puede consultar mi blog. Está en catalán (con traductor) y castellano. Dejen de mentir sobre wagner. Escuchen a Barenboim y lean por sí mismos para sacar conclusiones. Por cierto, soy radicalmente antinazi y odio el antesemitismo como puede ver en mi web. También tengo amigos judíos.

    Gracias.

    Regí

    http://rexvalrexblog.wordpress.com/2014/10/25/aclaraciones-y-falsedades-en-torno-a-el-judaismo-en-la-musica/

    http://rexvalrexblog.wordpress.com/2014/04/20/ni-deu-ni-dimoni-ja-nhi-ha-prou-wagner-era-un-geni-huma-massa-huma/

    http://rexvalrexblog.wordpress.com/2014/05/21/wagner-me-stephen-fry/

    Muchas gracias, Pablo, y felicidades por el blog. Tengo unos cuantos amigos en Argentina, todos ellos wagnerianos.

    PD. Si realmente está interesado en leer “El judaísmo…”, está gratis en Internet. No necesita gastar dinero. está el de los 50 y “Las aclaraciones..” de los 60. Es imprescindible leer estas “Aclaraciones” para entender el mensaje de wagner, que no era otro que el de la ASIMILACIÓN DE LOS JUDÍOS, nunca propuso su “HOLOCAUSTO”. eS FALSO AUNQUE LO DIGA EL SEÑOR DE BsAs citado. ¿Sabía usted que Theodor Herlz, el fundador del sionismo moderno, era WAGNERIANO. ¿Sabía que ponía música de wagner en sus congresos sionistas? ¿Sabía que llegó a proponer la obertura de tannhäusr como himno sionista o del futuro estado de Israel? Es así. Además, este señor y otro judío, hijo de rabino, levi, llevaron al hombro el ataúd de Wagner. ¿Lo sabía? Es posible que no, ya que esto – qu es cierto y demostrable – se lo callan señores como doña Rosa y el argentino – no recuerdo el nombre -. pero hay libros sobre ello. Si tiene dudas, no dude en consultarme. Será un placer. No se deje engañar por quienes solo quiere vender libros amparándose en el morbo. ¿Sabe usted que levi dijo que wagner era el mejor hombre que había conocido?

  3. Olvidé decirle que Levi era un pésimo compositor, com Hans von Büllow. En youtube puede escucharlo. en cambio Nietzsche sí que era bueno, pero lo dejó.

    Tanto Büllow (antisemita) como Hermann Levi (judío practicante) fueron directores wagnerianos excelentes. también compusieron, pero no destacaron en ello y lo dejaron. Con Furwängler pasa lo mismo. Excelente director, pero como compositor no fue muy bueno que digamos.

  4. Don Pablo Kohan – se nota que pasó por el estado de Israel – miente en numerosas ocasioes, pero llega a la barbaridad más absoluta cuando hace el triángulo – del “Infamia” según un colega suyo, relacionando a wagner con el Holocausto.

    “Wagner-Bayreuth-Auschwitz no sea una entidad traída con fórceps sino una resultante natural de la cual Wagner podría alegar falta de responsabilidad directa, pero nunca inocencia.”

    Menuda mentira. Wagner muere antes de acabar el siglo XIX. Auschwitz tuvo lugar en a cuarta década del XX. No hay relación. Los mismos judíos supervivientes lo dicen. Le he adjuntado un artículo sobre el documental “Wagner and Me”, de S. Fry, que es wagneriano, judío, homosexual y marxista. escuche lo que le dice un superviviente de ese campo asesino. QUE NUN CA SE INTERPRETÓ MÚSICA DE WAGNER EN A. NI EN NINGÚN OTRO CAMPO QUE EL SUPIERA. tAMBIÉN PUEDE LEER LAS DECLARACIONES DEL PRESIDENTE DE LA sOCIEDAD wagneriana de Israel, que es descendiente de supervivientes. Afirma lo mismo, NUNCA SE INTERPRETÓ MÚSICA DE WAGNER EN LOS CAMPOS. entre otras cosas porque las bandas, que no orquestas, eran capelas pequeñas sin instrumentos de viento. Para tocar wagner se necesitan más de cien instrumentistas. Resumiendo, que todo es mentira, Wagner tenía muchos amigos judíos, incluso en batreuth, que se encargaron del anillo y parsifal. Tausing, pianista judío era el discípulo predilecto de wagner. Basta ya de mentiras, don Pablo, que ya sé que no es usted, pero lo cita.

    No me extiendo más, sencillamente, se está comprobando la cita de Goebbels: “Una mentira reetida mil veces es una verdad”. Los Kohan y similares lo tienen bien apredido. Embusteros. La ignorancia es supina: Liszt era más antismita que Wagner. No creía que se pudiera asimilar a os judíoss; Wagner, sí. Chopin era tan antisemita que antes de tocar el piano pedía al público que si había algún judío que se fuera; leopold Mozart obligaba a “sus judíos” a bautizarse o los despedía, etc. Desgraciadamente, el antisemitismo es multisecular. No lo inventó wagner, por Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s