Mark Twain sobre el idioma alemán

A propósito del alemán, este párrafo de Mark Twain:

La lengua alemana es relativamente fácil. El que sabe latín y está habituado a las declinaciones lo aprende enseguida. Esto lo dicen los profesores de alemán en la primera lección. Y comienzan a estudiar der, des, dem, den, die, y dicen que luego va todo seguido. Es sencillísimo: para verlo claro, vamos a estudiar bien el alemán con un ejemplo: primero, se toma un libro de alemán. Es un magnífico volumen, forrado en tela, publicado en Dortmund, y trata de los usos y costumbres de los hotentotes (en alemán, Hottentotten). Cuenta que los canguros (Beutelratten) son capturados y metidos en jaulas (Kotter), cubiertas con una tela (Lattengitter) para protegerlos de la intemperie. Esas jaulas se llaman en alemán “jaulas cubiertas de tela” (Lattengitterkotter), y cuando tienen dentro al canguro, a esto se le llama “el canguro de la jaula cubierta de tela” (Lattengitterkotterbeutelratten). Un día los hotentotes arrestaron a un asesino (Attentater), acusado de haber matado a una madre (Mutter) hotentota (Hottentottermutter), madre de un niño tonto y tartamudo (stottertrottel). Esta madre toma en alemán el nombre de Hottentottenstottertrottelmutter y su asesino se llama Hottentottenstottertrottelmutterattentater. La policía lo ha capturado y lo ha metido en una jaula de canguro (Beutelrattenlattengitterkotter), pero el preso se ha escapado. Enseguida comienza la búsqueda y pronto viene un guerrero  hotentote, gritando:

-¡He capturado al asesino! (Attentater).

-Y, ¿a cuál? -pregunta el jefe.

-Al Lattengitterkotterbeutelratterattentater -contesta el guerrero.

-¿Cómo que al asesino que está en la jaula de canguros cubierta de tela? -dijo el jefe de los hotentotes.

-Es -responde a duras penas el indígena- el Hottentottenstottertrottelmutterattentater (el asesino de la madre hotentota del niño tonto y tartamudo).

-Anda, demonios -contesta el jefe hotentote-, podías haber dicho desde el principio que habías capturado al Hottentotterstottertrottelmutterlattengitterkotterbeutelrattenattentater

* * *

De Rudy y Eliahu Toker, Odiar es pertenecer (y otros chistes para sobrevivir al nazismo, racismo, autoritarismo, antisemitismo), Grupo Editorial Norma, Buenos Aires, 2003.

Anuncios

2 comentarios en “Mark Twain sobre el idioma alemán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s