Josep Oliver. Notas de suicidio de escritores

La relación de los escritores con la muerte es bien sabida, no sólo porque su trabajo les obliga a enfrentarse con ella sino porque, en algunas ocasiones, son esos autores los que aportan las palabras para su propia muerte. En Papel en Blanco ya hicimos una miniserie de posts sobre las últimas palabras de algunos escritores y también sobre sus epitafios. En esta ocasión volvemos sobre esta materia para ofreceros algunas notas de suicidio de escritores que, voluntariamente, quisieron acabar con su propia vida.

Sylvia Plath

Llamad al doctor Horder.

Ésta es la breve nota que dejó la poetisa Sylvia Plath (1932-1963) antes de suicidarse abriendo el gas del horno. El doctor al que se menciona era su psiquiatra. La nota deja entrever que quizás no pretendía morir en el intento sino sólo dar una llamada de atención. Lo cierto es que Sylvia había padecido de depresión desde joven y ya había intentado quitarse la vida anteriormente.

Paul Celan

A veces este genio se vuelve oscuro y se sumerge en el pozo amargo de su corazón.

El poeta Paul Celan (1920-1970) no escribió exactamente estas palabras, sino que las subrayó en una biografía antes de arrojarse al Sena. Celan, de origen judío, fue recluido en un campo de concentración en Moldavia y sus padres murieron en otro durante la Segunda Guerra Mundial.

Serguéi Esenin

Hasta pronto, amigo mío, hasta pronto,
querido mío, te llevo en el corazón.
La separación predestinada
promete un nuevo encuentro.

Hasta pronto, amigo mío, sin gestos ni palabras,
no te entristezcas ni frunzas el ceño.
En esta vida el morir no es nuevo
y el vivir, por supuesto, no lo es.

El poeta ruso Serguéi Esenin (1895-1925) escribió estos últimos versos con su propia sangre antes de suicidarse. Esenin tuvo problemas con el alcohol toda su vida y padecía grandes ataques de delirium tremens. Abandonado y ebrio, terminó ahorcándose en su habitación.

Cesare Pavese

Perdono a todo el mundo y pido perdón a todo el mundo, ¿de acuerdo? No cotilleéis mucho, por favor.

El escritor italiano Cesare Pavese (1908-1950) fue uno de los más renombrados de la posguerra en su país. Llevaba varios meses escribiendo notas preocupantes en su diario personal. Pavese sufría de impotencia y eyaculación precoz, lo que le hacía sentir humillado delante de las mujeres, de las que se enamoraba obsesivamente.

Nicholas Vachel Lindsay

Me intentaron atrapar, ¡pero yo les atrapé primero!

Vachel Lindsay (1879-1931) fue un poeta perteneciente a la generación Beat. Se suicidó ingiriendo una botella entera de un producto limpiador. Llevaba varios años sufriendo de depresión.

Fuente | ‘El libro de los finales’, de Albert Angelo (Ed. El Aleph)

En Papel en Blanco | Últimas palabras: epitafios curiosos de escritores (I) y Últimas palabras: epitafios curiosos de escritores (II)
Y se te ha interesado:
Últimas palabras de famosos escritores (I)
Últimas palabras de famosos escritores (II)
Últimas palabras de famosos escritores (y III)

Anuncios

Un comentario en “Josep Oliver. Notas de suicidio de escritores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s