Tomás Abraham. Tranqui

(Publicado en Perfil, 10.11.2013, www.perfil.com)

Es la primera vez en años que casi todos los dirigentes políticos y sectores del poder dicen ser ganadores. También es inédito el hecho de que los medios oficialistas hayan dejado de aplaudir cada palabra de la Presidenta. No menos sorprendente es que los sectores de la oposición mediática no respondan día a día a sus dichos semanales. Hay un paréntesis inesperado en la atmósfera confrontativa.

Muchos no saben qué hacer. De qué hablar. A quién acusar. Vuelven sobre Moreno y Boudou, pero el tiro apenas llega al blanco.

Ganó Massa, ganó Sabbatella, ganó Macri, ganó Clarín, bajó la espuma.

Aprovechemos este momento de respiro para “suponer”. Supongamos. Apliquemos el modo subjuntivo para la tarea del pensamiento. Respiramos. Tranqui. Boudou en ejercicio de la presidencia. Tranqui. El Grupo Clarín reparte los bienes de la Corpo entre los miembros de la familia y socios. Tranqui. Sabbatella pone un vacío a la parrilla en su casa de Morón, invita a amigos, a los hijos de la Noble y a Morales Solá, que lleva un vino de alta gama.

La publicidad oficial llega al diario Perfil, tranqui. El vice, al frente del Ejecutivo, lidera las conversaciones con el Club de París y las negociaciones parecen auspiciosas. Hay versiones de que nos abrimos a los mercados financieros. Bien, Boudou.

Moreno presenta una nueva forma de cálculo de los índices de precios y el FMI afirma que presenta aspectos positivos y sincera la inflación.

Racing gana otra vez. Tranqui.

Massa se reúne con Randazzo en un encuentro informal y se sacan una foto juntos. Sonríen. Rumores de posibles alianzas.

Víctor Hugo está contento. Lanata programa otra temporada en el Maipo.

Una nueva Carta Abierta plantea su preocupación por el efecto de los gases en el derretimiento de los polos. Pero tranqui.

La Mesa de Enlace no está contenta, Moyano tampoco. Scioli está triste. ¿Se juntarán? Hay especulaciones al respecto, pero la noticia no tiene mayor repercusión. Las informaciones se dan en tono menor, tranqui.

Sigue 6,7,8, pero con una foto de fondo del papa Francisco junto a otra del Nestornauta. Vuelve Cha cha cha, con Casero, Capusotto y Sandra Russo.

Zaffaroni dice que el narcotráfico es una sensación. Más que tranqui.

Hay desdoblamiento cambiario, el cepo afloja y la brecha se angosta.

Pese a que en los nuevos vagones chinos se viaja mejor, el proyecto del soterramiento del Sarmiento debería tomar en cuenta a los “sapitos” que han reemplazado a los pasos a nivel. No hay antecedentes de trenes con un recorrido sobre un sistema de vías ondulado. Salvo en la montaña rusa. De Vido da una conferencia de prensa y responde las preguntas de los medios, que temen por accidentes. Los periodistas, luego de las aclaraciones del ministro, tranqui.

Chevron presenta un plan de adecuación que contempla garantías de salubridad para futuras exploraciones. Se pone de moda presentar planes de adecuación. El Frente para la Victoria presenta el suyo para mejorar guarismos; dicen que, para alegría de Urribarri, Botnia también.

Hay un proyecto de Adolfo Rodríguez Saá sobre un gran plan de adecuación nacional. Cobos está de acuerdo.

Magdalena pasa a Radio Nacional. Tranqui.

En un acto en Parque Norte se lanza la fórmula presidencial Jorge Capitanich-Diana Conti para 2023, que cuenta con la presencia de Ricardo Lorenzetti, Carlos Pagni y Jesica Cirio.

Lilita Carrió deja la política. Quiere dedicarse al cine. Pero lo desmiente. Rectifica las declaraciones de Pino Solanas, que la quiere fuera del Congreso para que sea protagonista de su próxima película. El primer documental sobre la leyenda de una cautiva blanca de los indios charrúas que se casó con el cacique de la tribu. Produce Diego Gvirtz.

La gente se aburre. Hasta la inflación baja. Parecemos uruguayos. Binner sube en las encuestas.

Boudou se lamenta por la conducta de la ex pareja de su amigo Alejandro Vandenbroele, a la que acusa de atentar por celos incontrolados contra la vida de su compañero. Pero no hay vuelta atrás, ya se sabe cómo termina Farsantes.

Tranqui.

* * *

Tomás Abraham es un filósofo y escritor argentino nacido en Timisoara, Rumania, en 1947.

ObrasPensadores bajos (1987), Los senderos de Foucault (1989), Foucault y la ética (1989), La guerra del amor (1992), Historias de la Argentina deseada (1994), Batallas éticas (1995), El último oficio de Nietzsche (1996), La aldea local (1997), Vidas filosóficas (1999), La empresa de vivir (2000), Pensamiento rápido (2001), Tensiones filosóficas (2001), Pensadores bajos (2002), El último Foucault (2003), Fricciones (2004), La máquina Deleuze (2006), El presente absoluto (2007), Historia de una biblioteca (2010), Rorty, el amigo americano (2010), La lechuza y el caracol. Contrarrelato político (2012) y Platón en el callejón (2012).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s