Marina Abramović. The Artist is Present (2012) Marina Abramović. La artista está presente

Марина Абрамовић nació en Belgrado, Yugoslavia, el 30 de noviembre de 1946. Es una artista performativa.

En la utilización de su cuerpo como objeto artístico llevó a cabo obras que lo modificaban (hiriéndose) experimentando los límites del dolor, alterando el comportamiento de su mente (ingesta de fármacos estando sana) y su percepción del mundo exterior.

En uno de ellos colocó sobre una mesa setenta y dos objetos para que el público los utilizara en la artista: La experiencia que aprendí fue que… si se deja la decisión al publico, te pueden matar… Me sentí realmente violada: me cortaron la ropa, me clavaron espinas de rosas en el estómago, una persona me apuntó con el arma en la cabeza y otra se la quitó. Se creó una atmósfera agresiva. Después de exactamente seis horas, como estaba planeado, me puse de pie y empecé a caminar hacia el público. Todo el mundo salió corriendo, escapando de una confrontación real.

Como punto final a la relación sentimental y artística que tuvo con Ulay (Uwe Laysiepen, otro artista performativo), hicieron una obra en la cual ambos caminaron desde los extremos de la Gran Muralla China, para finalmente encontrarse (The Great Wall Walk, 1988).

En 2010 se inauguró en el Museo de Arte Moderno de New York una retrospectiva de su obra titulada The Artist is Present, la cual incluyó nuevas versiones de varias performances suyas a cargo de otros artistas elegidos por Marina.

Marina muchas veces dice que hay una diferencia: cuando hacés una performance tenés un cuchillo y es tu sangre. Cuando estás actuando se proyecta un plan y no te cortás a ti mismo. (Klaus Biesenbach)

Pero la obra principal fue una performance en la que desde el 14 de marzo hasta el 31 de mayo y durante todas las horas en que la muestra estuvo abierta al público (siete horas y media, seis días por semana), permaneció sentada “recibiendo” en otra silla frente a ella a la persona que así deseara hacerlo. Primero había una mesa entre ambos, pero luego se decidió prescindir de ella. La consigna era no hablar ni tocarse, “simplemente” mirarse durante el tiempo que el “invitado” lo deseara. En total fueron 716 horas y media durante las cuales Marina estuvo en esa posición.

De esta experiencia trata este interesantísimo documental dirigido por Matthew Akers con la colaboración de Jeff Dupre. Hay un recorrido por su obra previa y está el testimonio de los miedos, ansiedades, dudas y arduos preparativos que culminaron en la muestra del MoMA. Y por supuesto, testimonios de la performance misma, una obra original y sorprendente. Por su simplicidad y por lo que una mirada y una presencia provocan en el participante.

En el sitio del MoMA se pueden ver fotografías de la muestra www.moma.org.

En 2013 este film recibió premios en los festivales internacionales de Sarajevo y Berlín, y el premio Peabody (2013).

La fuente de algunos textos fue es.wikipedia.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s