Thomas Mann (1947) Doktor Faustus

DFA

Tal como lo indica el subtítulo, Vida del compositor alemán Adrian Leverkühn narrada por un amigo, esta novela es la historia que cuenta Serenus Zeitblom, Doctor en Filosofía, acerca del músico nacido en 1885 y muerto en 1941. Han transcurrido dos años de su muerte y Serenus se traslada a Freising del Isar decidido a escribir la vida (especial, según él) de su amigo.

“¿A quién abrió su corazón, a quién permitió jamás que penetrara en su vida? Adrián no era hombre para eso. Su indiferencia era tal, que apenas si se dio cuenta nunca de lo que ocurría en torno suyo, de la sociedad en que se encontraba, y si raramente se dirigía a un interlocutor por su nombre, me da a pensar que era porque las más de las veces lo ignoraba, aun cuando el ignorado tuviera derecho a suponer lo contrario. Me inclino a comparar su soledad con un precipicio, en el cual desaparecían, sin ruido ni rastro, los sentimientos que inspiraba. En tomo suyo reinaba la frialdad —palabra de que él mismo se sirvió en ocasión monstruosa y que ahora no puedo emplear sin sobrecogerme. La vida y la experiencia pueden prestar a ciertos vocablos un acento totalmente extraño a su cotidiana significación y coronarlos de un nimbo de espanto que sólo pueden comprender aquellos que hayan descubierto su sentido más aterrador.”

Hay varias líneas de acción que están presentes en la novela: la narración de los hechos que atañen a la vida del músico, su trayectoria compositiva y la descripción de sus obras, y lo relacionado con la sociedad de la época. Porque Mann (Serenus) habla de la vida de Adrian desde su nacimiento hasta su radicación en la granja de la familia Schweigestill en Pfeiffering, cerca de Waldshut en los Alpes Bávaros, deteniéndose detalladamente en la evocación de cada una de las personas importantes con las que su amigo se relacionó, ofreciendo un retrato de la época de fines del siglo XIX y principios del XX, o sea, desde antes de la Primera Guerra Mundial hasta el advenimiento del nazismo.

Personas como Rüdiger Schildknapp o como Wendell Kretzschmar, un organista y compositor, que le dio lecciones de música cuando Adrian era adolescente y que además brindaba conferencias sobre Música.

“Sin duda alguna, afirmaba con vehemencia el conferenciante, reside en la naturaleza misma de ese arte extraordinario la capacidad de empezar de nuevo en todo momento, de descubrir y de volver a crear otra vez, partiendo de la nada, lo que ha sido logrado en el curso de una historia de siglos de cultura. Al intentar hacerlo, vuelve a atravesar las fases de primitividad de sus comienzos históricos y puede alcanzar, al margen del macizo central de su evolución, solitaria y recoleta, maravillosas cimas de la más peregrina belleza.”

Pero en la novela tiene un lugar privilegiado la música y la ruptura que las obras de Leverkühn (una persona angustiada e irónica y perseguida por frecuentes dolores de cabeza) marcarán respecto a la tradición. Hay largos párrafos dedicados a exponer cuestiones específicamente musicales y análisis de obras de compositores conocidos como la sonata para piano opus 111 de Beethoven. Tanto por haber estudiado primero Teología antes de dedicarse a la música como por las circunstancias de su muerte, tanto por el carácter especial del compositor como por haber compuesto en base a las doce notas de la escala cromática (dodecafonismo, cromatismo) sin una tonalidad central (atonalismo), la semejanza con lo que creó Arnold Schoenberg es muy grande.

“Adrián rechazaba la música programática. La consideraba como un producto híbrido de la detestable época burguesa, como un aborto estético. Pero la música y el lenguaje se pertenecían mutuamente, eran en e! fondo uno y lo mismo, el lenguaje música, la música un lenguaje, y separadas se invocan una a otra, se imitan, se sustraen una a otra los medios de expresión. Que la música puede ser en principio palabra, puede ser pensada y planeada verbalmente, pretendía demostrármelo Adrián con el ejemplo de Beethoven, sorprendido varias veces en plena composición de música verbal. «¿Qué está escribiendo en su libro de notas?», preguntó alguien. «Compone —fue la respuesta—. Pero lo que escribe no son notas sino palabras.»”

Al igual que Johann Wolfgang von Goethe en su Fausto (obra capital de la literatura alemana), Mann también recrea la leyenda: Leverkühn sabía que estaba componiendo contra la tradición reinante y es por ello también que dice haber hecho un pacto con el Diablo, que se le presenta en su habitación (o es fruto de su imaginación). Pero con quien, de todas maneras, mantiene un diálogo. Hay un manuscrito escrito por Adrian donde da cuenta del encuentro con el Diablo. Ese texto está incluido en el capítulo XXV ubicado en la mitad de la novela y el más extenso del libro: 40 páginas.

Asimismo con esta historia, Mann estaría aludiendo al pacto firmado por el pueblo alemán en su conjunto y que señalaría su destino como país.

“El arte es espíritu y el espíritu no tiene por qué aceptar obligaciones sociales o comunitarias —no debe aceptarlas, entiendo yo, si quiere defender su libertad y la nobleza de su estirpe. Un arte que emprende «el camino del pueblo», que hace suyas las necesidades de la masa, del vulgo, de la mediocridad, acaba por caer en el desvalimiento y sólo puede vivir de la ayuda del Estado. Favorecer un arte a la medida del vulgo es estimular la peor mediocridad, es un crimen contra el espíritu. Tengo, por otra parte, el convencimiento de que las más osadas empresas del espíritu, las más libres, las más ofensivas para la multitud, acabarán siempre por ser benéficas para los hombres.”

La novela es extensa: son 712 páginas en la edición de Edhasa. Es la rememoración de acontecimientos siempre referidos por Serenus, y sus particularidades son la profusión de detalles y su omnisapiencia respecto a los pormenores de muchísimas situaciones, que difícilmente pueda haber testimoniado con su presencia directa. Pero allí están. A su vez, es evidente la consideración y admiración que el narrador tiene respecto a su amigo, como para decidirse a escribir un libro sobre él.

“(…) lo que ocurrió y cómo ocurrió yo lo sé y nada me importa si alguien pretende que no puedo saberlo porque «no estaba allí». Es cierto que no estaba allí. Pero hoy puedo considerar mi presencia como un hecho moral. Cuando uno está mezclado a un sucedido y a sus consecuencias como yo lo estuve en el caso presente, la terrible intimidad le convierte en testigo visual y auditivo incluso de sus fases ocultas.”

Las páginas transcurren conociendo de antemano el final: Leverkühn ya murió y la intriga está en saber qué hizo en su vida y cómo falleció, por lo tanto la tensión dramática es poca.

Es un libro que requiere de una buena predisposición de ánimo porque su tamaño desalienta y porque hay muchas páginas densas que requieren de atención para asimilarlas. Pero con extremada e interesada paciencia se llega hasta el final.

(Thomas Mann. Doktor Faustus, Buenos Aires, Edhasa, traducción de Eugenio Xammar, 712 pp., 2013)

* * *

Thomas Mann nació en Lübeck, bajo el imperio alemán, el 6 de junio de 1875 y falleció en Zurich, Suiza, el 12 de agosto de 1955. Se le concedió el Premio Nobel de Literatura en 1929.

Obra narrativa:

1894 La caída (Gefallen)
1896 La voluntad de vivir (Der Wille zum Glück)
1896 Enttäuschung
1897 El pequeño señor Friedemann (Der kleine Herr Friedemann)
1897 El payaso (Der Bajazzo)
1897 El diletante
1897 Tobías Mindernickel (Tobias Mindernickel)
1897 La pequeña Lizzy
1899 El armario ropero (Der Kleiderschrank)
1900 Luisita (Luischen)
1900 El camino del cementerio (Der Weg zum Friedhof)
1901 Los Buddenbrook (Buddenbrooks – Verfall einer Familie)
1902 Gladius Dei
1902 Tristán (Tristan)
1903 Tonio Kröger
1903 El niño prodigio (Das Wunderkind)
1904 Fiorenza (drama)
1904 Un momento de felicidad (Ein Glück)
1904 Kinderspiele
1904 En casa del profeta (Beim Propheten)
1905 Horas penosas (Schwere Stunde)
1905 La sangre de los Welsa o De la estirpe de Odín (Wälsungenblut)
1908 Anécdota (Anekdote)
1908 Accidente ferroviario (Das Eisenbahnglück)
1909 Alteza real (Königliche Hoheit)
1911 Wie Jappe und Do Escobar sich prügelten
1912 La muerte en Venecia (Der Tod in Venedig)
1918 Señor y perro (Herr und Hund; Gesang vom Kindchen: Zwei Idyllen)
1924 La montaña mágica (Der Zauberberg)
1925 Desorden y penas tempranas (Unordnung und frühes Leid)
1929 Mario y el mago (Mario und der Zauberer)
1930 Relato de mi vida (Lebensabriß)
1933–1943 José y sus hermanos (Joseph und seine Brüder) [1933 Historia de Jacob (Die Geschichten Jaakobs), 1934 El joven José (Der junge Joseph), 1936 José en Egipto (Joseph in Ägypten), 1943 José el Proveedor (Joseph, der Ernährer)]
1939 Carlota en Weimar (Lotte in Weimar)
1940 Las cabezas trocadas (Die vertauschten Köpfe – Eine indische Legende)
1944 La ley (Das Gesetz)
1947 Doctor Faustus (Doktor Faustus)
1951 El elegido (Der Erwählte)
1953 Altes und Neues. Kleine Prosa aus fünf Jahrzehnten
1954 El cisne negro (Die Betrogene: Erzählung)
1911–1954 Confesiones del estafador Felix Krull (Bekenntnisse des Hochstaplers Felix Krull. Der Memoiren erster Teil); inacabada
1918–1951 Diarios (Tagebücher)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s