Inés Aráoz, poetisa

Echazón

Hokusai

Dedicado a Adriana Aráoz y Eduardo González

Una única manzana se pudría al sol
Y las gaviotas alineadas escrutaban la pesca
Yo me hubiera vestido de blanco ese día
Con ropas sueltas
Y hundiendo mi peso en la arena
De bajíos y promontorios
Desportillando conchillas y pequeños crustáceos
Con la altivez de un ave tacina
A la que los perros de los médanos no dan alcance
Hubiera partido el horizonte

La estrella en su frente partía el horizonte –decían

Engalanada y feroz, rebasando su propia cresta
La ola de Hokusai, la de Hokusai tan sólo
Suspendida
De un salto prodigioso
Avanzó sobre el mar distante

Es la cueva del amor –pensé. Y mi vientre
Empezó a crecer mientras el mar se retiraba
Hacia el este voltearon las gaviotas su bauprés de oro
Y se hundieron, augurales, en la jornada blanca

Y en verdad había restos de alquitrán
En las plantas de mis pies
Y mis labios de por sí acostumbrados a la embriaguez
De la palabra
Percibían de pronto la sal del padre y de la madre
Y se reían –¡reírme así, yo, tan pequeña!–
De las historias del amor que con la muerte se acicalan

Acodado en la arena
En la profundidad última de lo dicho y de lo no dicho
Y aun de aquello que no debe nombrarse
Un rostro bruñido por el sol
Perseguía burlonamente la cintura efímera del agua

Hokusai se interna en la espesura verde
Y el viento arrastra los huevos apergaminados
de los caracoles
Un tronco yace en la playa como hombre dormido

Ahora sé que la muerte no me atañe.

Poema

Dedicado a Dolores Etchecopar

Ningún dios puedo crear que me devuelva el universo
¿Por qué tuve que nombrar?

Pasión del nombre primer espejo
(No cabe en mí mi muerte)
que nos roba el árbol, la nube
y el primer espejo

Sólo la palabra para horadar la palabra
Palabra frontal, arco, tangente
Silencio
Palabra muerte roscada, a derecha y a izquierda,
repetidas veces

La palabra sol o poema
La palabra barco navegando entre palabras
con panzas de plata
Cargando poetas cargados
de buenas y filosas palabras
para trizar el lenguaje de las cartas marinas
La palabra amor llevada y traída
en el pico del pájaro ptitza
dulce palabra de Gogol en sus playas
El casco de la palabra

Acaso sea el universo la palabra

Oración por Malcolm Lowry

Dedicado a Hugo Foguet

Sé que voy a morir
Y me pesan, por Dios, los poemas
De Malcolm Lowry.
¿Es posible rodar tantas veces
y por tantos espejos desolados?
He leído a Conrad, los Naufragios
De Foguet. Otros náufragos chapotean
En la memoria del mar.
Pero esto es sólo una taberna
Y alguien bebe el agua ardiente
El horror es la pureza, rojo tizón
La pureza es el horror
De este naufragio.

(De Echazón y otros poemas, 2008)

* * *

Inés Aráoz nació en San Miguel de Tucumán, Argentina en 1945.

Algunos libros:

La ecuación y la gracia (1971)
Ciudades
Mikrokosmos
Ría (1988)
Balada para Román Schechaj (2006)
La comunidad. Cuadernos de navegación (2007)
Viaje de invierno
Echazón y otros poemas (2008)
Pero la piedra es la piedra
Notas, bocetos y fotogramas (2011)
Haré del silencio mi corona (2014)
Barcos y catedrales (antología 1971-2011, 2014)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s