Cristina Civale (2005) Adiós América

CCAA

América Pardo es española y una torera famosa. Testimonio de su profesión son una cicatriz gruesa y áspera que le recorre una mejilla y otra más pequeña sobre la oreja izquierda. Tiene el pelo oscuro casi negro con raya al medio hasta más abajo de los hombros y ojos color miel. De labios carnosos, frescos y sin pintar aparenta no tener más de veinticinco años.

Se está escapando vaya a saber de quién y en la sala de espera del aeropuerto de Barajas besa intensamente a un hombre. No sabe que el hombre a quien besa es Roque Luna, un cincuentón y veterano rockero argentino. Y drogadicto. Se autodefine como el “típico morocho porteño”: piel cetrina, 1.85 de estatura, ojos trigueños, mirada estudiadamente intensa, cuerpo voluminoso, cabello más o menos largo y cuidado, a tal punto de utilizar matizadores para ocultarle las canas.

Amanda Rosales es una cubana rubia de ojos verdes, y es testigo involuntaria del apasionado beso que América le da a Roque. Otros personajes aparecerán que han formado parte de la vida de América, incluido su padre Bartolomé.

De qué se trata la huida de la torera y cómo se entrecruzan todos los demás personajes es una parte de lo que trata “América en fuga”, la primera  y vertiginosa de las dos nouvelles que integran Adiós América, y que transcurre entre España e Inglaterra. Porque también es una búsqueda del destino. Desde el primer instante los protagonistas son presentados al lector sin dejar margen de duda de quiénes se trata. La perspectiva de cada uno de ellos está narrada en tercera persona, salvo la de Roque que está contada en primera persona. Civale sabe cómo plasmar una historia y ésta podría haber sido llevada a la televisión o al cine, algo no difícil de creer dado que además de periodista es guionista.

En cambio la otra nouvelle (a mi criterio la mejor de las dos), “Adiós, 9 maneras de decirlo” está organizada en nueve capítulos, cada uno de los cuales está narrado en primera persona por los distintos personajes (que no tienen nombre). El eje está situado en una corredora argentina de motocross exitosa y millonaria, a punto de separarse de su marido, quien fuera el nuevo encargado de marketing del banco que había auspiciado toda la carrera de la motociclista. Su marido contará lo suyo, así como lo harán la mujer que limpia su casa, la madre, el padre, el primo, la abuela y nuevamente la corredora.

Es muy interesante e intrigante la manera en que Cristina Civale hace contar por boca de cada uno el encuentro con sus destinos. Como lo anuncia el título serán adioses, partidas: cada uno se despedirá a su manera. El final es estupendo.

(Adiós América, Buenos Aires, Emecé Editores, 1ª ed., 2005, 232 pp.)

* * *

Cristina Civale nació en 1960 en Buenos Aires.

Obras:

Hijos de mala madre (1993)
Chica fácil (1995)
Perra virtual (1998)
El Hombre de mi vida seras tú (2002)
Esclavos: informe urgente sobre la inmigración en España (2004)
Adiós América (2005)
Niños. Lejos de Disneylandia (2006)
Industria argentina: arte contemporáneo en construcción (Con Kenia Mihura y Marina Reynal, 2007)
Crónicas desde la frontera: viajes al mundo trans (2008)
Cuentos alcohólicos (2009)
Las mil y una noches, una historia de la noche porteña (2011)
Microfelicidad y otros relatos (2013)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s