H. A. Murena (1958) Las leyes de la noche

Murena

Los padres de Elsa llevaban más de treinta años de casados en bastante buena relación y hace poco tiempo que se jubilaron.

El señor Ferrero, alto, seco, delgado, había sido un funcionario de importancia secundaria en un ministerio y su madre había trabajado de maestra durante quince años en la misma escuela.

La jubilación había influido de alguna manera en que hoy el vínculo entre ellos no fuera el mismo que antes.

Elsa vive con ellos y tiene un hermano, Víctor, dos años mayor, nervioso, inteligente y de carácter raro que se había ido de la casa hacía algunos meses.

También tiene a un amigo de la infancia, Nicolás, que está enamorado de ella: es alto, con bigotes negros abundantes, estudia Ingeniería y le falta la oreja derecha.

Y algo definitivo ocurre.

Murena2

Frente a la nueva situación con la que se enfrenta, nuevas personas se incorporarán a su vida, Amadeo Mencken, un viudo de nariz afilada, ojos verdes pequeños y penetrantes, Jorge García, relojero de espíritu viril y tranquilo, y Daniel Achard, un clarinetista que trabaja de noche en un local nocturno.

Poco a poco estas nuevas relaciones cambian sus expectativas y muestran las diferentes facetas de su existencia, donde el amor y la muerte ocupan lugares centrales…

* * *

En Las leyes de la noche el escritor H. A. Murena construye una historia trágica ubicada en Buenos Aires a mitad de la década del ’40. Los hechos históricos que sucedieron en esa época brindan la escenografía para el drama centrado en Elsa, cuya vida rutinaria se verá alterada por ciertas vicisitudes.

La excelente prosa de Murena hurga profundamente en las vidas de los personajes donde cada uno tratará de encontrar su destino, a veces con grandes y fantaseosos proyectos que los saquen de la penuria económica. Una narración que sostiene la intriga porque todos tienen un sino trágico, pero el lector desconoce de qué forma esa desgracia tomará cuerpo finalmente.

Una novela excepcional que encontré aguardándome en una librería de usados a un precio irrisorio y que merece ser reeditada ya que, además, no ha perdido ninguna de sus virtudes con el paso del tiempo.

Las leyes de la noche, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 3ra edición, agosto 1968, 268 págs.

Tengo una especial admiración por Murena ya que mis primeras lecturas de poesía fueron sus poemas publicados en el suplemento cultural dominical del diario La Nación, allá lejos en mi adolescencia.

* * *

Héctor Álvarez Murena nació en Buenos Aires en 1923 y falleció el 5 de mayo de 1975.

Obras:

Primer testamento, 1946, relatos
Fragmentos de los anales secretos, 1948
La vida nueva, 1951, poemas
El juez, 1953, teatro
El pecado original de América, 1954, ensayo
La fatalidad de los cuerpos, 1955, novela
El centro del infierno, 1956, relatos
Las leyes de la noche, 1958, novela
El círculo de los paraísos, 1958, poemas
El escándalo y el fuego, 1959, poemas
Homo atomicus, 1962, ensayos
Relámpago de la duración, 1962, poemas
Ensayos sobre subversión, 1962, ensayos
El demonio de la armonía, 1964, poemas
Los herederos de la promesa, 1965, novela
El nombre secreto, 1969
Epitalámica, 1969
La cárcel de la mente, 1971
La metáfora y lo sagrado, 1973
El águila que desaparece, 1975

Póstumos:

El secreto claro. Diálogos con D.J. Vogelman, 1979
Visiones de Babel, Antología de textos de Guillermo Piro, 2002

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s