Pär Lagerkvist. La muerte de un héroe

En una ciudad donde nunca parecían suficientes las distracciones, un comité había contratado a un hombre que, luego de mantenerse en equilibrio cabeza abajo en lo alto del campanario de la iglesia, debía arrojarse al vacío y matarse. Cobraría por ello 500.000 coronas. Todas las clases sociales, todos los círculos se interesaron vivamente en el asunto. No se hablaba de otra cosa y las entradas se agotaron en pocos días. La gente opinaba que era un acto valeroso, sin dejar de considerar su precio. Por menos agradable que fuera caer de semejante altura, había que reconocer que la suma ofrecida bien valía la pena. Se podía estar orgulloso de una ciudad capaz de constituir el comité que había organizado todo sin escatimar gastos. Por supuesto, la atención se dirigía también hacia el hombre encargado de realizar el proyecto. Solícitos y ardorosos, los periodistas se arrojaron sobre él cuando faltaban pocos días para el espectáculo. Los recibió amablemente en el mejor hotel de la ciudad, donde tenía reservadas varias habitaciones.

–¡Bah! Para mí esto no es más que algo necio. Me han propuesto la suma que ustedes conocen y he aceptado. Eso es todo.

–Entonces, ¿usted no encuentra desagradable arriesgar su vida? Se comprende que sea necesario, pues sin ello la cosa no tendría nada de estrictamente sensacional y por lo tanto el comité no pagaría como lo hace, pero para usted personalmente no puede ser agradable.

–Sí, usted tiene razón; he pensado en eso. ¿Pero porqué no se haría por dinero?

Inspirados por estas declaraciones, aparecieron en los periódicos largos artículos sobre ese hombre hasta entonces desconocido, sobre su pasado, sus proyectos, sus opiniones sobre la actualidad, su carácter y su vida privada. Si se abría un diario cualquiera, allí estaba su retrato: un joven vigoroso, sin nada que lo hiciera notable, pero lozano y airoso, de rostro abierto enérgico; tipo representativo, en suma, de la mejor juventud de la época, sana y voluntariosa. Su imagen podía verse en todos los cafés, como preparación de la emoción que habría de venir. Se concluía que el muchacho no estaba nada mal, que era simpático; las mujeres lo encontraban maravilloso. Algunos que se atribuían mayor sentido común alzaban los hombros diciendo: es un pícaro. Pero todos estaban de acuerdo en admitir que una idea tan original, tan fantástica, sólo podía nacer en una época tan extraordinaria como la nuestra, con su fiebre, su fogosidad, su propensión al sacrificio total. El comité, por su parte, recibía unánimes elogios por no haber reparado en los gastos cuando se trataba de montar semejante cosa, de ofrecer a la ciudad un espectáculo tan excepcional. Los gastos serían seguramente cubiertos por el precio elevado de las entradas; sin embargo, había un riesgo a correr.

Por fin llegó el gran día. Los alrededores de la iglesia hormigueaban de gente. Reinaba una emoción inaudita. Todos retenían el aliento, sobreexcitados por la espera de lo que debía ocurrir.

Y el hombre cayó; todo fue breve. La gente se estremeció, luego levantó la cabeza y se puso camino a casa. Hubo cierta decepción. El espectáculo había sido grandioso, y sin embargo… En suma, lo único que había hecho era matarse y se había pagado caro por una cosa tan simple. Se había desarticulado horriblemente, pero, ¿qué placer se había obtenido? ¡Una juventud llena de promesas sacrificada de esa manera!

El público volvió descontento a su casa; las damas abrían sus sombrillas para protegerse del sol. No; se debería prohibir organizar semejantes horrores. ¿Quién podría encontrar placer en ellos? Reflexionando, ellos encontraban todo eso irritante.

(Traducción de la versión francesa de F.S. Beaujot)

(De Antología de humor y terror, selección de J. Pérez Millán, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, Biblioteca Básica Universal Nº 140, 64 pp., 1971)

* * *

Pär Fabien Lagerkvist nació en Växjö, Småland, Suecia el 23 de mayo de 1891 y falleció en Estocolmo el 11 de julio de 1974. Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1951.

Obras:

Människor (1912)
Ordkonst och bildkonst (1913)
Två sagor om livet (1913)
Motiv (1914)
Järn och människor (1915)
Ångest (1916)
Sista människan (1917)
Teater (1918)
Himlens hemlighet (1919) (pjäs)
Kaos (1919)
Det eviga leendet (1920)
Den lyckliges väg (1921)
Den osynlige (1923)
Onda sagor (1924)
Gäst hos verkligheten (1925)
Hjärtats sånger (1926)
Det besegrade livet (1927)
Han som fick leva om sitt liv (1928)
Kämpande ande (1930)
Själarnas maskerad (1930)
Konungen (1932)
Vid lägereld (1932)
Bödeln (1933)
Den knutna näven (1934)
I den tiden (1935)
Mannen utan själ (1936)
Genius (1937)
Seger i mörker (1939)
Den befriade människan (1939)
Sång och strid (1940)
Hemmet och stjärnan (1942)
Dvärgen (1944)
De vises sten, drama (1947)
Låt människan leva, drama, (1950)
Barabbas (1950) (filmatiserades 1953, se vidare, Barabbas (film, 1953) samt 1961 se vidare, Barabbas (film, 1962))
Aftonland (1953)
Sibyllan (1956)
Ahasverus död (1960)
Pilgrim på havet (1962)
Det heliga landet (1964)
Mariamne (1967)
Antecknat (prosatexter och litterära arbetsanteckningar) (1977)
Den svåra resan (skriven ca 1926, utgiven 1985)

En español:

Angustia (Ångest, 1916, poesía)
La eterna sonrisa (Det eviga leendet, 1920, cuento)
Historias malignas (Onda sagor, 1924, cuentos cortos)
El verdugo (Bödeln, 1933, novela)
El enano (Dvärgen, 1944, novela)
Barrabás (Barabbas, 1950, novela)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s