Stephan Micus / East of the Night (El Este de la noche) / Crossing Dark Rivers (Cruzando ríos oscuros)

(De East of the Night, 1985)

(De Towards the Wind, 2002)

Stephan Micus nació el 19 de enero de 1953 en Alemania.

Discografía: Archaic Concerts (1976), Implosions (1977), Koan (1977), Behind Eleven Deserts (1978), Till the End of Time (1978), Wings over Water (1981), Listen to the Rain (1983), East of the Night (1985), Ocean (1986), Twilight Fields (1987), The Music of Stones (1989), Darkness and Light (1990), To the Evening Child (1992), Athos (1994), The Garden of Mirrors (1997), Desert Poems (2001), Towards the Wind (2002), Life (2004), On the Wing (2006), Snow (2008), Bold as Light (2010).

Vassil Kazandjiev / Toccata (1957) / La canción del delfín, para cello y vibráfono (2008)

Vassil Kazandjiev nació el 10 de septiembre de 1934 en Rousse, Bulgaria.

Obras: Orquestales: Concierto para trompeta (1955), Concierto para piano y saxofón (1957), Divertimento para orquesta (1957), Sinfonía Nº 1 “Sinfonía de los himnos” (1959), Concierto para violín y orquesta (1962), Obertura heroica “23 de septiembre” (1963), Sinfonía de timbres, para orquesta de cuerdas (1963), Íconos vivientes (1970), Cuadros desde Bulgaria, para orquesta de cuerdas (1971), Apocalipsis, para orquesta (1973), Capriccio para orquesta (1979), Iluminaciones, para orquesta (1980), Sinfonía Nº 3 “En memoria de mi padre”, para orquesta (1983), Affreschi Sacri, para orquesta (1993), Sinfonía Nº 4 “Nirvana” para orquesta (2000), Sinfonía Nº 5 “Lux Aeterna” para orquesta (2006).

Música de cámara: Quinteto de vientos (1951), Perspectivas – Cuarteto de cuerdas Nº 1 (1966), Cuarteto de cuerdas Nº 2 (1970-1972), Sonata para cello solo (1976), Estrofas, para faluta, violín y piano (1976), Episodios, para clarinete, arpa y percusión (1977), Reflexiones, para flauta y piano (1979), Impulsos, para trío de vientos (1980), Meditación, para violín y piano (1982), Quinteto de piano (1982), Espejismos, para violín, clarinete, cello y piano (1997), Reflexiones, dos cellos (1998), Sonata para violín y cello (1998), Cuarteto de cuerdas Nº 3 (2000), La canción del delfín, para cello y vibráfono (2008), Cuarteto de cuerdas Nº 4 (2010).

Música para piano: Toccata (1957), Sonata (1958), Triomphe des carillons (1974), Equilibristics (1979).

Música de películas: Tyutyun (dirigida por Nikola Korabov, 1962), Valchitsata (dirigida por Rangel Vulchanov, 1965), Shibil (dirigida por Zahari Zhandov, 1968), Tatul (dirigida por Atanas Traykov, 1972), Boyanskiyat maystor (dirigida por Zahari Zhandov, 1981).

Elisabetta Piqué / Diario de guerra (Apuntes de una corresponsal. Afganistán 2001 – Irak 2003)

Diario de guerra (Apuntes de una corresponsal. Afganistán 2001 – Irak 2003) (2003) es las anotaciones que la periodista y corresponsal de guerra Elisabetta Piqué realizó cuando fue destinada a ir a Afganistán y a Irak.

En primer lugar, los intentos por ingresar a Afganistán en 2001 (inmediatamente posterior a los atentados a las Torres Gemelas) via Uzbekistán y Tayikistán, dos de las repúblicas soviéticas con las que limita en el norte. El país está dividido por la guerra entre Osama ben Laden y los talibanes, y la Alianza del Norte. Luego, el acceso anhelado por Piqué de llegar a Kabul, la capital. Finalmente, en marzo de 2003 cuando estando en Kuwait comienza la invasión a Irak por parte de EEUU y sus aliados, y la periodista junto a otros colegas ingresa a ese país llegando a Bagdad, su objetivo final.

Leer este libro es compartir íntimamente la infinitud de peripecias y situaciones extremas (sobre todo en Irak) que una periodista decide asumir, para narrar de qué se trata una guerra. Es el testimonio de lo complicado y a veces imposible de hacer cada una de las acciones más cotidianas, por más elementales que sean, como proveerse de alimento o hacer las necesidades biológicas o higienizarse en un contexto absolutamente desfavorable como un conflicto bélico en una cultura desconocida. Y ver las injusticias, sufrimiento y muerte que toda guerra deja tras de sí.

Acertadamente se incluyen en el libro algunas de las notas que salieron publicadas en el diario La Nación (de Argentina) y que resultan la versión prolijamente presentada de la realidad más cruda vivida por Piqué. Hay un contraste muy fuerte entre lo que hemos leído en el diario y el ritmo tremendamente veloz y angustiante de los hechos contados en las anotaciones crudas. Aunque en esas palabras se filtren inevitablemente maneras de decir de la autora propias de su cultura y origen social. Poco a poco y posiblemente llevada por la rapidez de los acontecimientos, la escritura vibra e hipnotiza al lector por el dramatismo de lo que relata.

Hoy, que se supone que tal como lo afirmó su presidente, los EEUU retirarán las fuerzas militares en Irak (y que suena a una promesa más) leer este imprescindible Diario de guerra es una manera de no olvidar y pensar.

* * *

Datos de la solapa del libro publicado en 2003: Elisabetta Piqué nació en Florencia, Italia, pero vivió desde pequeña en la Argentina. Licenciada en Ciencias Políticas, en 1990 empezó su carrera periodística en la agencia de noticias ANSA. Trabajó cuatro años en el diario La Razón y obtuvo una beca del World Press Institute en los Estados Unidos. Hoy es corresponsal del diario La Nación en Italia, y vive en Roma. Obtuvo el Premio Santa Clara de Asís en 2003. Tiene 36 años. Diario de guerra es su primer libro.

Gabriel Rolón / Historias de diván

Historias de diván (Ocho relatos de vida) (2007) son fragmentos del tratamiento de ocho pacientes atendidos por Gabriel Rolón. Son historias que giran en torno al abandono, la indecisión, los duelos, el silencio, una enfermedad terminal, los celos, el cuerpo, Dios: la muerte y el sexo. Personas que sufren y que acuden a un psicólogo para solicitar ayuda.

Pero sabiamente Rolón ha incluido uno de los fragmentos en que el sufrimiento de su paciente, Majo, supera su labor terapéutica ya que es alguien a quien le diagnostican leucemia, que comienza a recibir quimioterapia y que inclusive, algunas sesiones transcurren en casa de Majo ya que no puede levantarse de la cama. Y él asume su involucramiento.

Excelente libro para quienes tienen dudas o nada saben de lo que es hacer psicoterapia y psicoanálisis, ya que además Rolón se encarga de aclarar algunos conceptos técnicos.

* * *

Gabriel Rolón nació en Buenos Aires el 1 de noviembre de 1961.

Programas de televisión: “Va X Vos”, “Siempre Listos”, “Todos al Diván”, “A vos quien te ama?”, “RSM”, “Terapia (única sesión)”, “Recordando el show de Alejandro Molina” (interpretando al Dr. Sigmound Freud).

Programas de radio: “Tarde negra”, “La venganza será terrible”, “Noche de diván”.

Libros: Historias de diván (Ocho relatos de vida) (2007), Palabras cruzadas (Del dolor a la verdad) (2009), Los padecientes (2010).

Terrorista sos vos

(Publicado en lavaca.org, 22.12.2011)

Una carpeta escrita a mano con datos que revelan tareas de espionaje y seguimiento a los vecinos de Famatina y que señala como “cabecillas” o “protagonistas” a ciudadanos asambleístas junto a datos de su vida privada, se convirtió en la prueba que faltaba. La lista que aquí publicamos fue generada por el trabajo de inteligencia interna realizado por la minera Osisko Mining, con inconfundible colaboración y ortografía policial. Apareció en un quincho de la hostería municipal, tras una reunión entre gerentes de la minera y funcionarios provinciales y los vecinos de Famatina la acercaron especialmente a lavaca.

La reveladora lista coincide con la elocuente obediencia debida de legisladores nacionales para aprobar de apuro la Ley Antiterrorista presentada por el oficialismo, que habilita práctica y jurídicamente a los jueces (aunque sus fundamentos digan lo contrario) a criminalizar la protesta social, duplicar las posibles penas y encarcelar preventivamente a quienes reclamen por sus derechos bajo el calificativo de terrorismo. El Senado la aprobó esta madrugada por 39 votos contra 22.

Publicamos aquí la lista de los legisladores que habían dado media sanción a esa reforma al Código Penal que se hace obedeciendo explícitamente las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y contrariando advertencias de distintas entidades de derechos humanos y civiles, y organizaciones vecinales. Ley que podría apuntar contra los ciudadanos mientras las corporaciones político-mineras, como plantean los vecinos de Famatina y Chilecito, ejercen “un accionar mafioso que pone en peligro las libertades democráticas de la ciudadanía en general”.

Minería & Mafia

Vale recordar las palabras del gobernador de La Rioja, Luis Beder Herrera, para entender el contexto de la denuncia de los vecinos de Famatina.

  • En junio declaró: “Tienen que dejarse de joder con la minería” en referencia a las críticas vecinales.
  • El 9 de diciembre fue más allá: “No voy a mariconear con esto, voy a tomar las decisiones que nos permitan explotar la minería”.

El 15 de diciembre los vecinos de Famatina detectaron a funcionarios de Osisko Mining reunidos con funcionarios provinciales.

Los vecinos, entonces, hicieron sonar las campanas de la iglesia (señal de alerta para todo el pueblo), rodearon la estación del Automóvil Club Argentino (unas 200 personas se reunieron de inmediato) y reclamaron que el representante de la empresa, Gustavo Zulliger, se retirara, cosa que hizo escoltado por móviles policiales.

Tras la estampida, el viernes 16 en la hostería municipal, tras los encuentros de funcionarios mineros y provinciales, el personal del lugar encontró la carpeta con el trabajo de inteligencia sobre los vecinos, y lo que las asambleas denominaron “lista negra”.

Aparecen allí descriptos:

  • Como “Cabecilla” y “Protagonista” una de las mencionadas es “Carola Sufich”. En realidad, se trata de Carolina Suffich, docente y empleada del almacén de ramos generales de Famatina, que en un principio quiso trabajar en la minera, hasta que en el curso de asistentes para geólogos comenzó a sospechar que los “profesores” enviados por la provincia mentían al decir que no había contaminación.
  • También como “cabecilla” luce Carina Díaz Moreno, a la que describen como “muy agresiva”. Detallan: “Se tiró sobre una camioneta de minería para simular un accidente”. En realidad, Carina se sentó delante de la camioneta para que no pasara, y terminó siendo golpeada por una patota de funcionarios, tal cual puede verse en You Tube, como para dilucidar quién es agresivo en esta historia.
  • Se menciona a la profesora Yenny Luján, al excelente fotógrafo Miguel Arca (al que le agregan la nacionalidad “peruano” en esa ficha), la concejal electa Cristina Lazo (acompañada por la palabra “protagonizmo”, sí: con z.), aparecen más concejales, familiares del intendente, jubilados, empleados, productores y “personas autoconvocadas”.
  • Aparecen Lidoro Leiva, ex intendente peronista que apoyó siempre el reclamo, y el policía jubilado y productor Carlos Tobar.
  • Sobre la jubilada María Lucía de Olmedo agregan “falta de información”. Varias personas aparecen junto a la fórmula “Sarcimiento económico”. Varios “Gonsález” son señalados por su “apollo al hermano Miguel”, que es el director de la Escuela de Comercio y político de la UCR.

Las comillas y faltas de ortografía son literales.

Los errores pueden provocar gracia, pero esta jerga idéntica a la de los grupos de tareas que hicieron su trabajo en la dictadura, con los resultados conocidos.

La ley de terror

“Esta es una modificación espantosa del Código Penal, por ser potencialmente una amenaza para la protesta social, y también tiene un problema de legitimidad de origen: no surge de una necesidad de la sociedad argentina sino más bien de la obligación de un organismo internacional como el GAFI, cuya agenda la maneja Estados Unidos, y que es una de sus herramientas de su guerra contra el terrorismo” dijo a lavaca Gastón Chillier, director Ejecutivo del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) entidad que junto a organizaciones como la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) motorizó el rechazo a la norma presentada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, Aníbal Fernández y Julio Alak.

La reforma duplica las penas, lo cual convierte en no excarcelables a los supuestos delitos. La Ley en sus fundamentos plantea: “quedan terminantemente excluidos de cualquier interpretación criminalizante los hechos de protesta social”. Chiller replica: “El problema es que una persona puede ser encarcelada y mucho después, la justicia le reconoce que estaba ejerciendo sus derechos constitucionales, pero mientras tanto queda presa durante años y años, porque la figura penal que le aplican no es excarcelable. Un juez de faltas de Salta, Neuquén, San Juan o cualquier otra provincia puede imputar a indígenas o a vecinos que se oponen a una explotación minera, o a grupos que corten una ruta”. Un caso comparable ocurrió tras los incidentes frente a la Legislatura porteña, en 2004, cuando 14 personas debieron pasar año y medio en prisión, antes de salir libres de culpa y cargo.

Chillier: “Que se aprueben estas reformas puede producir un efecto de desmovilización, temor y amenaza penal. Pero además, manda un mensaje a un Poder Judicial que a veces a nivel provincial es más reaccionario que a nivel nacional o federal. El mensaje político es que los habilita a usar la justicia para restringir los derechos, más que para protegerlos”.

Otro costado siniestro del “mensaje” implícito en esta ley es agitar la palabra “terrorismo” en un país que ha sabido hacer desaparecer a 30.000 personas.

¿Qué valores considera que prevalecieron en los diputados que aprobaron esta reforma?

Chiller: Es claramente un mandato del Ejecutivo, pero por una presión del GAFI. Eso de hecho fue explícitamente expuesto por (Martín) Sabatella y distintos funcionarios. Nadie duda que esto tenga que ver con las presiones del GAFI para mantener al Estado argentino dentro del G20. El GAFI tiene una serie de más de 50 recomendaciones para todos los países que Argentina no venía cumpliendo. Lo cual de alguna manera muestra también el problema de la legitimidad de la reforma. Porque aparte de ser una mala reforma en sí misma – por hacer una modificación espantosa del Código Penal, por ser potencialmente una amenaza para las manifestaciones sociales, la protesta social y demás- también tiene un problema de legitimidad de origen: no surge de una necesidad de la sociedad argentina sino más bien de la obligación de un organismo internacional como el GAFI, cuya agenda la maneja Estados Unidos y que es una de sus herramientas de su “guerra contra el terrorismo” que en realidad se está llevando por delante a los derechos humanos a nivel global.

¿Qué estrategia podría hacer de contrapeso a un proyecto como éste?

Chillier: Esa reforma, cuando llegue a los Tribunales, no resiste ningún test de constitucionalidad. No hay dudas de que si, en el peor de los casos, hay un juez que por mandato u orden o por su relación con los poderes locales la aplica, en la Corte Suprema no va a pasar. El tema es que, hasta ese momento, las personas acusadas pueden pasar varios años en prisión. Entonces las estrategias legales son claras y hay alto nivel de posibilidades que sean exitosas en cuanto a la reforma. Pero hasta que se prueba va a pasar mucho tiempo y mucha gente va a ser criminalizada. Porque justamente cuando se tratan estos casos, la estrategia es dejarlos abiertos y que no avancen para regular o controlar o limitar las actividades de los líderes sociales.

La reforma fue cuestionada incluso por Abuelas de Plaza de Mayo a través de Estela Carlotto. Su hijo Remo la votó afirmativamente.

Cómo se votó el terror en Diputados

  • 106 diputados del Frente para la Victoria votaron Afirmativo. Ninguno votó Negativo.
  • 2 se abstuvieron (Griselda Herrera, de La Rioja y Julia Argentina Perie, por Misiones).
  • Seis se ausentaron (entre ellos Héctor Pedro Recalde y el hijo del sindicalista Juan Facundo Moyano).
  • El resto de los afirmativos fueron de diputados por estos partidos: Frente Cívico por Santiago (6), Movimiento Popular Neuquino (3), Frente Peronista Renovador de Salta, Córdoba Federal (2), Nuevo Encuentro (5), Unión por San Juan, Corriente de Pensamiento Federal, Unión Peronista (2), Partido Justicialista La Pampa (2), Frente Peronista Federal.
  • Algunos nombres que votaron a favor: Agustín Rossi, Andrés Larroque, Carlos Kunkel, Carlos Heller, Edgardo De Petris, Felipe Solá, Franciso Plaíni, José María Díaz Bancalari, Jorge Yoma, Martín Sabatella, Remo Carlotto.
  • Algunos nombres que votaron en contra: Alcira Argumedo, Claudio Lozano, Fernando Solanas, Roy Cortina, Margarita Stolbizer, Víctor de Gennaro, Victoria Donda Pérez.
  • Patricia Bullrich, Graciela Camaño, Francisco de Narváez, Gabriela Michetti, Graciela Ocaña, María Luisa Storani, entre otros, no estuvieron presentes. De Narváez había presentado un proyecto aún más explícitamente criminalizador.

19 y 20 antiterrorista

Es inevitable recordar que la reforma se vota en simultáneo a la memoria por los sucesos del 19 y 20 de diciembre de 2001. Las personas que aparecen en las incontables imágenes televisivas que recuerdan aquellos días, que hoy se reconocen como un momento que cambió la historia del presente, con esta nueva ley antiterrorista hubieran podido ser masivamente encarceladas por estar en la calle reclamando contra el desempleo, la injusticia, el fin del modelo neoliberal.

Diez años después, la ley votada con mano enyesada por el bloque oficialista y sus aliados abre un espacio para la reflexión y la autocrítica: ¿cuántas organizaciones sociales estaban denunciando la criminalización de la protesta hasta la llegada de esta ley?

Memoria

Esta es la nómina completa de legisladores que consagraron la media sanción a la ley de terror:

ABDALA de MATARAZZO, Norma Amanda Frente Cívico por Santiago Santiago del Estero AFIRMATIVO
ALBRIEU, Oscar Frente para la Victoria – PJ Rio Negro AFIRMATIVO
ALONSO, Maria Luz Frente para la Victoria – PJ La Pampa AFIRMATIVO
ARAGON, Santiago Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
ARREGUI, Andres Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
AVOSCAN, Herman Frente para la Victoria – PJ Rio Negro AFIRMATIVO
BALCEDO, Maria Ester Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
BARRANDEGUY, Raúl Enrique Frente para la Victoria – PJ Entre Ríos AFIRMATIVO
BASTERRA, Luis Eugenio Frente para la Victoria – PJ Formosa AFIRMATIVO
BEDANO, Nora Esther Frente para la Victoria – PJ Córdoba AFIRMATIVO
BERNAL, María Eugenia Frente para la Victoria – PJ Jujuy AFIRMATIVO
BERTONE, Rosana Andrea Frente para la Victoria – PJ Tierra del Fuego AFIRMATIVO
BIANCHI, Ivana María Frente Peronista San Luis AFIRMATIVO
BIANCHI, María del Carmen Frente para la Victoria – PJ Cdad. Aut. Bs. As. AFIRMATIVO
BIDEGAIN, Gloria Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
BLANCO de PERALTA, Blanca Frente para la Victoria – PJ Santa Cruz AFIRMATIVO
BRAWER, Mara Frente para la Victoria – PJ Cdad. Aut. Bs. As. AFIRMATIVO
BRILLO, José Ricardo Movimiento Popular Neuquino Neuquén AFIRMATIVO
BROMBERG, Benjamín Frente para la Victoria – PJ Tucumán AFIRMATIVO
BRUE, Daniel Agustín Frente Cívico por Santiago Santiago del Estero AFIRMATIVO
CALCAGNO, Eric Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
CARLOTTO, Remo Gerardo Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
CARMONA, Guillermo Frente para la Victoria – PJ Mendoza AFIRMATIVO
CASELLES, Graciela María Frente para la Victoria – Partido Bloqui San Juan AFIRMATIVO
CATALAN MAGNI, Julio Cesar Frente para la Victoria – PJ Tierra del Fuego AFIRMATIVO
CEJAS, Jorge Alberto Frente para la Victoria – PJ Rio Negro AFIRMATIVO
CHIENO, Maria Elena Frente para la Victoria – PJ Corrientes AFIRMATIVO
CIAMPINI, Alberto Frente para la Victoria – PJ Neuquén AFIRMATIVO
CIGOGNA, Luis Francisco Jorge Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
CLERI, Marcos Frente para la Victoria – PJ Santa Fe AFIRMATIVO
COMELLI, Alicia Marcela Movimiento Popular Neuquino Neuquén AFIRMATIVO
CONTI, Diana Beatriz Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
CORDOBA, Stella Maris Frente para la Victoria – PJ Tucumán AFIRMATIVO
CURRILEN, Oscar Rubén Frente para la Victoria – PJ Chubut AFIRMATIVO
DATO, Alfredo Carlos Frente para la Victoria – PJ Tucumán AFIRMATIVO
de PEDRO, Eduardo Enrique Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
DEPETRI, Edgardo Fernando Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
di TULLIO, Juliana Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
DIAZ BANCALARI, José María Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
DIAZ ROIG, Juan Carlos Frente para la Victoria – PJ Formosa AFIRMATIVO
DONKIN, Carlos Guillermo Frente para la Victoria – PJ Formosa AFIRMATIVO
ELICECHE, Carlos Tomas Frente para la Victoria – PJ Chubut AFIRMATIVO
ELORRIAGA, Osvaldo Frente para la Victoria – PJ Entre Ríos AFIRMATIVO
FELETTI, Roberto Frente para la Victoria – PJ Cdad. Aut. Bs. As. AFIRMATIVO
FELIX, Omar Frente para la Victoria – PJ Mendoza AFIRMATIVO
FERNANDEZ SAGASTI, Anabel Frente para la Victoria – PJ Mendoza AFIRMATIVO
FERRA de BARTOL, Margarita Frente para la Victoria – PJ San Juan AFIRMATIVO
FERREYRA, Araceli Frente para la Victoria – PJ Corrientes AFIRMATIVO
FIORE VIÑUALES, Cristina Renovador de Salta Salta AFIRMATIVO
FORCONI, Juan Carlos No Integra Bloque Santa Fe AFIRMATIVO
FORTUNA, Francisco Jose Córdoba Federal Córdoba AFIRMATIVO
FRANCIONI, Fabián Marcelo Frente para la Victoria – PJ Córdoba AFIRMATIVO
GALLARDO, Miriam Graciela Frente para la Victoria – PJ Tucumán AFIRMATIVO
GARCIA LARRABURU, Silvina Frente para la Victoria – PJ Rio Negro AFIRMATIVO
GARCIA, Andrea Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
GARCIA, María Teresa Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
GARNERO, Estela Córdoba Federal Córdoba AFIRMATIVO
GDANSKY, Carlos Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
GIACCONE, Claudia Alejandra Frente para la Victoria – PJ Santa Fe AFIRMATIVO
GIANNETTASIO, Graciela María Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
GONZALEZ, Juan Dante Frente para la Victoria – PJ Mendoza AFIRMATIVO
GONZALEZ, Nancy Susana Frente para la Victoria – PJ Chubut AFIRMATIVO
GRANADOS, Dulce Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
GROSSO, Leonardo Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
GUCCIONE, José Daniel Frente para la Victoria – PJ Misiones AFIRMATIVO
GUTIERREZ, Mónica Frente para la Victoria – PJ Córdoba AFIRMATIVO
GUZMAN, Olga Elizabeth Movimiento Popular Neuquino Neuquén AFIRMATIVO
HARISPE, Gaston Nuevo Encuentro Buenos Aires AFIRMATIVO
HELLER, Carlos Nuevo Encuentro Cdad. Aut. Bs. As. AFIRMATIVO
HERRERA, José Alberto Frente Cívico por Santiago Santiago del Estero AFIRMATIVO
IANNI, Ana Maria Frente para la Victoria – PJ Santa Cruz AFIRMATIVO
IBARRA, Mauricio Unión por San Juan San Juan AFIRMATIVO
JUNIO, Juan Carlos Isaac Nuevo Encuentro Cdad. Aut. Bs. As. AFIRMATIVO
KOSINER, Pablo Francisco Frente para la Victoria – PJ Salta AFIRMATIVO
KUNKEL, Carlos Miguel Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
LANDAU, Jorge Alberto Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
LARROQUE, Andrés Frente para la Victoria – PJ Cdad. Aut. Bs. As. AFIRMATIVO
LEDESMA, Julio Rubén Corriente de Pensamiento Federal Buenos Aires AFIRMATIVO
LEVERBERG, Stella Maris Frente para la Victoria – PJ Misiones AFIRMATIVO
LOTTO de VECCHIETTI, Inés Beatriz Frente para la Victoria – PJ Formosa AFIRMATIVO
MARTINEZ, Oscar Ariel Frente para la Victoria – PJ Santa Fe AFIRMATIVO
MENDOZA, Mayra Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
METAZA, Mario Alfredo Frente para la Victoria – PJ Santa Cruz AFIRMATIVO
MIRKIN, Beatriz Graciela Frente para la Victoria – PJ Tucumán AFIRMATIVO
MOLINA, Isauro Frente para la Victoria – PJ Catamarca AFIRMATIVO
MONGELO, José Ricardo Frente para la Victoria – PJ Chaco AFIRMATIVO
MORENO, Carlos Julio Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
MOUILLERON, Roberto Mario Union Peronista Buenos Aires AFIRMATIVO
NAVARRO, Graciela Frente Cívico por Santiago Santiago del Estero AFIRMATIVO
NEBREDA, Carmen Rosa Frente para la Victoria – PJ Córdoba AFIRMATIVO
OLIVA, Cristian Rodolfo Frente Cívico por Santiago Santiago del Estero AFIRMATIVO
OPORTO, Mario Nestor Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
ORTIZ CORREA, Marcia Frente para la Victoria – PJ Catamarca AFIRMATIVO
ORTIZ, Mariela Frente para la Victoria – PJ Jujuy AFIRMATIVO
PAIS, Juan Mario Frente para la Victoria – PJ Chubut AFIRMATIVO
PASTORIZA, Mirta Ameliana Frente Cívico por Santiago Santiago del Estero AFIRMATIVO
PEROTTI, Omar Frente para la Victoria – PJ Santa Fe AFIRMATIVO
PERRONI, Ana María Frente para la Victoria – PJ Corrientes AFIRMATIVO
PIETRAGALLA CORTI, Horacio Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
PILATTI VERGARA, María Inés Frente para la Victoria – PJ Chaco AFIRMATIVO
PLAINI, Francisco Omar Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
PUIGGROS, Adriana Victoria Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
RAIMUNDI, Carlos Nuevo Encuentro Buenos Aires AFIRMATIVO
REDCZUK, Oscar Frente para la Victoria – PJ Misiones AFIRMATIVO
REGAZZOLI, María Cristina Partido Justicialista La Pampa La Pampa AFIRMATIVO
RIOS, Fabián Frente para la Victoria – PJ Corrientes AFIRMATIVO
RIOS, Liliana Frente para la Victoria – PJ Entre Ríos AFIRMATIVO
RISKO, Silvia Lucrecia Frente para la Victoria – PJ Misiones AFIRMATIVO
RIVARA, Raúl Alberto Union Peronista Buenos Aires AFIRMATIVO
RIVAROLA, Rubén Armando Frente para la Victoria – PJ Jujuy AFIRMATIVO
RIVAS, Jorge Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
ROBLEDO, Roberto Ricardo Partido Justicialista La Pampa La Pampa AFIRMATIVO
ROSSI, Agustín Oscar Frente para la Victoria – PJ Santa Fe AFIRMATIVO
RUIZ, Aida Frente Cívico por Santiago Santiago del Estero AFIRMATIVO
SABBATELLA, Martín Nuevo Encuentro Buenos Aires AFIRMATIVO
SALIM, Juan Arturo Frente para la Victoria – PJ Tucumán AFIRMATIVO
SANTILLAN, Marcelo Frente para la Victoria – PJ Tucumán AFIRMATIVO
SCIUTTO, Rubén Darío Frente para la Victoria – PJ Tierra del Fuego AFIRMATIVO
SEGARRA, Adela Rosa Frente para la Victoria – PJ Buenos Aires AFIRMATIVO
SIMONCINI, Silvia Frente para la Victoria – PJ Santa Fe AFIRMATIVO
SOLA, Felipe Carlos Union Peronista Buenos Aires AFIRMATIVO
SOLANAS, Julio Rodolfo Frente para la Victoria – PJ Entre Ríos AFIRMATIVO
SOTO, Gladys Beatriz Frente para la Victoria – PJ Chaco AFIRMATIVO
TINEO, Javier Hector Frente para la Victoria – PJ La Rioja AFIRMATIVO
TOMAS, Daniel Frente para la Victoria – PJ San Juan AFIRMATIVO
UÑAC, José Rubén Frente para la Victoria – PJ San Juan AFIRMATIVO
VILARIÑO, José Antonio Frente para la Victoria – PJ Salta AFIRMATIVO
VILLA, José Antonio Frente para la Victoria – PJ San Juan AFIRMATIVO
WAYAR, Walter Raúl Frente Peronista Federal Salta AFIRMATIVO
YARADE, Fernando Frente para la Victoria – PJ Salta AFIRMATIVO
YAZBEK, Ruben David Frente para la Victoria – PJ Catamarca AFIRMATIVO
YOMA, Jorge Raul Frente para la Victoria – PJ La Rioja AFIRMATIVO
ZIEBART, Cristina Isabel Frente para la Victoria – PJ Chubut AFIRMATIVO
ZIEGLER, Alex Roberto Frente para la Victoria – PJ Misiones AFIRMATIVO

Martín Caparrós / Minas, el cielo abierto

(En Pamplinas, blog de Martín Caparrós, 20.1.2012)

Es curioso que en un conflicto como este se inmiscuyan esas cosas: minas, el cielo abierto. Pero es cierto que, más allá o más acá de ecos confusos, la pelea por la mina a cielo abierto de Famatina es un caldito, un concentrado de Argentina: está casi todo. Está, para empezar, el reacomodamiento de un país que vive cada vez más de la extracción de su materia prima. Está la globalización neoliberal que favorece que grandes empresas extranjeras se lleven esas materias primas. Y está la forma en que nuevas técnicas cambiaron esas formas de extracción, cambiando relaciones sociales y económicas, maneras de vivir. También está la defensa del medio ambiente, gran caballito actual, y sus variados usos e interpretaciones. Está, por supuesto, el infaltable político que prometió una cosa e hizo lo contrario y está, por lo tanto, el funcionamiento de esto que llamamos democracia. Está la actuación de un gobierno que perora contra ciertas “corporaciones” y favorece a la mayoría. Y están sus partidarios que abrazan las causas más nobles siempre y cuando sus jefes los dejen.

Y tantas otras cosas están en la pelea entre los habitantes de Famatina, un pueblo del noroeste árido, montañoso argentino –mayoría de agricultores de nueces y frutales–, contra la empresa minera canadiense Osisko Mining Corporation, que firmó con el gobernador de la provincia, Luis Beder Herrera, un convenio parallevarse oro en grandes cantidades.

Extracción, decíamos: entre los diez rubros que encabezan las exportaciones argentinas, sólo uno es industrial: el resto es materia prima cruda o muy levemente procesada. Granos y yuyos, por supuesto; gas, petróleo, minerales. La minería, que parecía pasado, volvió con fuerza. Hay lugares, como esas sierras riojanas, donde se explotaron vetas de oro desde el siglo XIX –y se habían agotado. Pero las nuevas técnicas permiten explotar –brutalmente– filones que no habrían sido rentables sin ellas. Es, como la soja, un modo de sacar todo lo posible lo más rápido posible. Sólo que en la minería todo es más tosco, más visible: ganancias extranjeras, poquísima mano de obra, destrucción más violenta.

Las nuevas técnicas consisten en volar sierras enteras y pasar sus restos por agua, cianuro y otros químicos para separar los metales –más o menos– preciosos de la basura pura. Para eso se necesita mucho dinero –el suficiente para comprar insumos y políticos– y mucho desprecio por el futuro –el suficiente como para cargarse un territorio–: son dos condiciones que, en la Argentina, muchos reúnen. También, con creces, ciertas corporaciones extranjeras: lo son todas las grandes mineras que aparecieron en las dos últimas décadas; no lo son los gobernantes que las trajeron.

Todo empezó, faltaba más, con una ley del peronismo menemista: la 24.196 exceptúa a las mineras de la mayoría de los impuestos, les permite llevarse el mineral sin el menor control –el Estado sólo recibe la información que la propia empresa se digna darle–, y les cobra de regalías un tres (3) por ciento de lo que las empresas dicen que se llevan. La ley fue convalidada por el peronismo kirchnerista: su creador lo dijo cuando presentó su Plan Minero, 2004: “El sector minero argentino es uno de los pocos que durante la década del ’90, con cambios importantes en la legislación, empezó a tener un principio y un punto de inflexión que le permitió avizorar un destino estratégico diferente”, dijo entonces Néstor Kirchner –y confirmó los mecanismos, las prebendas.

Es pura extracción tipo colonia: señores que arman grandes enclaves donde los locales no pueden entrar, sacan todo lo que pueden, se lo llevan, lo cobran afuera y no dejan casi nada –salvo unos pocos puestos de trabajo transitorios y un desastre en el espacio y en la sociedad: una forma de corrupción generalizada.

Que, por supuesto, llega a los más altos. El ahora gobernador kirchnerista de La Rioja, Luis Beder Herrera, se pasó años haciendo campaña contra esta forma de la minería: que era un robo, que las empresas conseguían sus minas a base de sobornos y corrupciones, que iba a prohibir la explotación minera a cielo abierto en la provincia, dijo, por ejemplo, en este video de marzo de 2007, cuando era vicegobernador y el pueblo de Famatina ya se oponía a la apertura de la mina de oro:

–El pueblo los va a parar. Yo voy a hacer la ley –bueno, la Cámara de Diputados la va a hacer– para pararlos, y el pueblo de Famatina y Chilecito la va a defender…

Y consiguió esa ley y la Barrick Gold tuvo que retirarse y un año después, ya como gobernador, la hizo anular, y ahora firmó el convenio con la Osisko. Que también corrompe a muchos más. Es lo que el diputado y cineasta Pino Solanas, uno de los pocos políticos porteños que fueron a apoyar los reclamos, llama la “contaminación social y cultural”: una empresa comprando la voluntad o la tolerancia de autoridades varias y ciertos pobladores, personas convenciéndose de que, en última instancia, si hay que entregar o destruir todo para sacar unos pesos, quizá valga la pena.

–Salvando distancias, es el mismo mecanismo que produce el narcotráfico, que hace que mucha gente acepte ciertas prácticas podridas porque traen plata. En este caso ni siquiera está claro que vaya a traerla pero algunos se ilusionan, se dejan tentar. Y eso termina por corromper las sociedades donde actúa.

Dice Solanas; sabe, también, que muchos se resisten. Ahora, los habitantes de Famatina llevan casi veinte días en la plaza, en la calle, en la ruta que va al cerro, tratando de impedir que la mina empiece a funcionar. Dicen que lo que más les preocupa es la amenaza inmediata a su forma de vida: no quieren que les arruinen el suelo y el agua, que acaben con sus vidas tal como las conocen. Algunos, además, insisten en el saqueo económico, el expolio.

Que funciona con sus propias reglas. Hace unos meses un directivo de la minera canadiense estaba en la hostería del pueblo; alguien lo vio y avisó; las campanas de la iglesia lo comunicaron a todos los demás, que se acercaron a rodear el edificio. El directivo huyó despavorido; se dejó, en su huída, una carpeta. Adentro había una guía de operaciones que incluía formas de eludir ciertas restricciones financieras y maneras de autorizar y asentar los gastos por coimas. Y había también una lista de los pobladores más activos en la pelea contra la mina, con datos personales muy precisos, grados de “peligrosidad”, intenciones de comprarlos, orrores de hortografía. Ni la justicia provincial ni la federal abrieron ninguna investigación sobre una lista negra que recordaba los tiempos más negros: hablemos de derechos humanos.

Mientras tanto, los ciudadanos siguen en la ruta y el gobernador kirchnerista insiste en que la mina va a funcionar “sí o sí”, pase lo que pase –y el gobierno nacional no habla del tema. Sus periodistas, intelectuales, funcionarios y otros defensores habituales lo evitan; sus medios no lo tratan –o lo tratan tan poquito que es como si no. Hace días que circula una solicitada de apoyo a los habitantes de Famatina, muy firmada; uno de sus promotores se quejó de que el diario oficialista Página/12 les pidió 15.000 pesos para publicarla –y no la pudieron publicar todavía. Los grandes medios opositores, mientras tanto, se debaten entre su interés en difundir un tema urticante para el gobierno y sus intereses económicos, más cercanos a la gran minería.

Así, el tema circula poco: un pueblo levantado contra una empresa extranjera que pretende arruinarle la vida podría ser una historia caliente, pero nadie parece cómodo con ella. El gobernador espera que los famatinos se cansen de oponerse –y es cierto que no pueden quedarse en la ruta para siempre. Hace casi diez años, en el pueblo patagónico de Esquel, otra minera quiso llevar su cianuro para llevarse el oro, y los ciudadanos que se oponían organizaron un plebiscito sobre el tema. A principios de 2003 mucha gente creía que estaba construyendo una democracia más auténtica, donde las decisiones no quedaran en manos de representantes en los que no podían confiar.

Aquella vez la gran mayoría –el 81 por ciento– votó que no quería la mina y el gobierno provincial de Chubut no tuvo más remedio que aceptar la voluntad de aquellas urnas. Yo, entonces, fui a verlos: me interesaba esa forma de democracia –un poco más– directa, y pensé que Esquel podía ser una avanzada de otro modo de intervención política. Me equivocaba, como casi siempre, pero quizás ahora los ciudadanos de Famatina podrían retomar esa experiencia y, otra vez, usar los votos para imponer sus voluntades.

Daniel Glattauer / Contra el viento del norte

Contra el viento del norte (Gut gegen Nordwind, 2006), traducción de Macarena González, 260 páginas, publicado en español por Alfaguara en noviembre de 2010.

Emmi Rothner envía un mail a la revista Like para anular la suscripción. Quien lo recibe es Leo Leike, a raíz de un error de tipeo de Emmi. La reiteración del error y la respuesta de Leo dan comienzo al intercambio epistolar que es este libro: la historia transcurre por los mensajes via mail, mencionando solo cuánto tiempo transcurrió desde el mensaje anterior.

¿Quiénes son Emmi y Leo? ¿Qué buscan a través del diálogo electrónico? ¿Qué ocultan y qué muestran? ¿Qué es verdadero y qué es falso? La relación via mail ¿suplanta a una relación persona a persona? ¿Se dicen más cosas de las que se dirían estando cara a cara? ¿Amistad, amor, obsesión? Somos testigos privilegiados de este diálogo privado. La habilidad de Glattauer para elaborar la historia tensa la trama muy acertadamente logrando que (al menos en mi caso) no soltemos este muy buen libro hasta el final para saber qué pasó con Emmi y Leo.

(En la última página se anuncia que “continuará en Cada siete olas, de próxima aparición en Alfaguara”. He resistido a la tentación de buscar información de la continuación ya que espero leerla, pero si la historia no continuara, este libro se sostiene por sí mismo. Considero que la historia cierra, aunque quede en cada lector imaginar lo posterior.)

* * *

Daniel Glattauer nació en Viena, Austria, el 19 de mayo de 1960.

Obras:
Theo und der Rest der Welt (1997), Kennen Sie Weihnachten? (1997), Bekennen Sie sich schuldig? Geschichten aus dem grauen Haus (1998), Der Weihnachtshund (2000), Die Ameisenzählung. Kommentare zum Alltag [de: Der Standard] (2001), Darum (2003), Die Vögel brüllen (2004), Gut gegen Nordwind (Contra el viento del norte, 2006), Libreto para Falsch verbunden (ópera breve, música de Johanna Doderer, estrenada en 2007, sirene Operntheater), Rainer Maria sucht das Paradies (2008), Alle sieben Wellen (Cada siete olas, 2009), Schauma mal. Kolumnen aus dem Alltag (2009), Der Karpfenstreit. Die schönsten Weihnachtskrisen. Mit Bildern von Michael Sowa (2010), Theo. Antworten aus dem Kinderzimmer (antología, 2010), Mama, jetzt nicht!: Kolumnen aus dem Alltag (2011).

José Luis Cabezas (1961-1997)

José Luis Cabezas

Cronología del caso José Luis Cabezas, a 15 años del crimen

El 25 de enero de 1997 apareció dentro de un Ford Fiesta (alquilado por la revista Noticias) el cuerpo carbonizado, esposado y con dos tiros en el cráneo deJosé Luis Cabezas, en una cava de General Madariaga, a 11 kilómetros dePinamar. El crimen ocurrió luego de que la revista para la que Cabezastrabajaba como reportero gráfico cubriera la investigación sobre la presunta implicación del empresario postal Alfredo Yabrán en casos de corrupción. ACabezas lo habían secuestrado al salir de la fiesta de cumpleaños del empresario postal Oscar Andreani, y el asesinato -ocurrido durante la gobernación de Eduardo Duhalde en la provincia de Buenos Aires- se vió entonces como un posible mensaje mafioso de la Policía de la Provincia de Buenos Aires hacia su gestión. “Me tiraron un cadáver”, decía por entonces Duhalde.

Fue Yabrán, quien había logrado montar un imperio durante la última dictadura militar, la persona que no le perdonó a Cabezas haberlo sacado del anonimato gracias a una fotografía tomada en Pinamar, mientras caminaba junto a su esposa, y que se convirtió  tapa de la revista Noticias. Por eso, ordenó su asesinato y puso al frente del plan a su jefe de custodia, Gregorio Ríos.

El 11 de febrero fueron arrestados los primeros sospechosos del caso: Margarita Di Tullio, alias “Pepita la pistolera”, y su banda. Los liberaron tras comprobarse su inocencia en el caso.

El 1 de septiembre es detenido el jefe de la custodia de Alfredo YabránGregorio Ríos.

Luego de que la Justicia determinara que a Cabezas lo habían matado por su actividad profesional, responsabilizó aYabrán como autor intelectual del hecho. El 16 de mayo de 1998, el juez José Luis Macchi ordenó la detención del empresario por considerárselo presunto instigador del crimen.

El 20 de mayo de ese año Yabrán se suicidó de un disparo en la boca con una escopeta en su estancia de Entre Ríos, horas después de que la Justicia ordenara su detención como presunto autor intelectual del crimen.

El 2 de febrero de 2000 son condenados a prisión perpetua los cuatro integrantes de la banda llamada “Los Horneros“: Horacio Braga, José Auge, Sergio González y Héctor Retana, así como Gregorio Ríos, Sergio Camaratta, Aníbal Luna y Gustavo Prellezo.

A 15 años del asesinato, sólo dos personas de las que participaron de la banda que cometió el homicidio permanecen en prisión, aunque por otras causas: se trata de los “Horneros” Braga Auge, imputados por haber violado las condiciones del arresto domiciliario otorgado en 2004 y 2005.

Ríos, el jefe de la custodia de Yabrán, y los ex policías PrellezoLuna Cammarata, como así también González, están en libertad condicional.

Héctor Retana falleció en el 2001 mientras cumplía su condena.

En diciembre de 2002 fue condenado a prisión perpetua el ex comisario de Pinamar Alberto Gómez, acusado de “liberar la zona” donde se cometió el secuestro y posterior crimen, pero fue beneficiado con la libertad condicional tras el fallo emitido por la Sala Primera del Tribunal de Casación Penal bonaerense, al considerar prescripta la acción penal contra su persona.

(Publicado en Terra.com.ar, 25.1.2012)

La foto a Yabrán en Pinamar, antes que Cabezas fuera asesinado. | José Luis Cabezas

Eduardo Duhalde, por aquel entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires. | José Luis Cabezas

Cabezas también fotografió mujeres hermosas. | José Luis Cabezas

Jorge Lanata, de joven, retratado por Cabezas. | José Luis Cabezas

El fotógrafo de Noticias retrató a personalidades de diferentes ambientes. | José Luis Cabezas

Herminio Iglesias, fotografiado por Cabezas. | José Luis Cabezas

Cabezas también fotografió a mujeres del mundo de la moda. | José Luis Cabezas

Una producción en la playa. | José Luis Cabezas

Miguel Angel Solá, otro personaje de la cultura fotografiado por José Luis. | José Luis Cabezas

Cabezas logró increíbles poses de distintas personalidades de la política. Aquí, Graciela Fernández Meijide. | José Luis Cabezas

Mariana Arias. La modelo también fue parte del trabajo de Cabezas. | José Luis Cabezas

Les Luthiers. Los maestros de la risa posaron para el fotógrafo de Noticias. | José Luis Cabezas

Mirtha Legrand. La diva de los almuerzos fotografiada por José Luis. | José Luis Cabezas

María Kodama, viuda del escritor Jorge Luis Borges. | José Luis Cabezas

Mario Pergolini. El antes denominado "niño rebelde" de la televisión bajo el lente de José Luis. | José Luis Cabezas

Humberto Volando, mítico titular de Federación Agraria. | José Luis Cabezas

El ex represor Guillermo Suárez Mason, apodado el carnicero del Olimpo, capturado por la cámara del fotógrafo de Noticias. | José Luis Cabezas

Las dos caras de Silvio Soldán. La imaginación de Cabezas presente. | José Luis Cabezas

Luis Moreno Ocampo. Cabezas retrató a todo tipo de figuras públicas. | José Luis Cabezas

Nequi Galotti. José Luis fotagrafió a un sin fin de personalidades del espectáculo. | José Luis Cabezas

Ernesto Sábato. El escritor de Santos Lugares también posó para el lente de Cabezas. | José Luis Cabezas

Sombra. Cabezas ponía a disposición todo su talento para las producciones fotográficas. | José Luis Cabezas

José Luis también realizó producciones fotográficas con las modelos más exitosas. | José Luis Cabezas

Horacio Cabak. El conductor, en su época de mayor éxito, fue retratado por Cabezas. | José Luis Cabezas

José Luis Cabezas realizó trabajos fotográficos de todo tipo, y se consagró por su versatilidad: aquí retrata la cotidianeidad de un desmontador. | José Luis Cabezas

(Fotografías publicadas en perfil.com, 25.1.2012)

Enrique Viale / Famatina y los nuevos espejitos de colores

(Publicado en Perfil, 22.1.2012)

La pueblada de Famatina está marcando un hito histórico en la defensa de los territorios en nuestro país y un punto de inflexión en el saqueo económico, devastación ambiental y degradación social, cultural e institucional que significa la figura extrema del extractivismo: la megaminería.

Se diferencia respecto de la minería tradicional fundamentalmente en su escala y en su modalidad de explotación, lo que la hace inherentemente contaminante, insostenible e imposible de controlar. Para extraer los minerales diseminados en grandes extensiones de territorio, esta actividad se realiza a cielo abierto con el uso de colosales cantidades de energía, explosivos, agua y sustancias extremadamente tóxicas para separar la roca del mineral. En nuestro libro 15 mitos y realidades de la minería transnacional, presentamos distintos datos, aportados por las propias empresas, que nos sirven para comprender su real magnitud. Así, por ejemplo, el emprendimiento minero Pascua Lama (San Juan) removerá rocas por 1.806 millones de toneladas en todo su proceso extractivo; La Alumbrera (Catamarca) tiene autorizado emplear más de 86 millones de litros de agua por día, mucho más que el consumo total de la provincia. En materia de explosivos, también los datos son espeluznantes: sólo en Pascua Lama se arrojará durante el proceso extractivo la friolera de 493.500 toneladas, casi la mitad de los lanzados en la Segunda Guerra Mundial. Por estos motivos es que la gran minería se apropia de los territorios donde se desarrolla compitiendo –desproporcionamente– por los recursos con las actividades previamente establecidas. Así, las producciones agropecuarias de las zonas cordilleranas y precordilleranas son incompatibles con esta actividad.

Por su parte, el régimen jurídico aplicable a la minería cuenta con un tratamiento impositivo y financiero diferencial, con beneficios exclusivos para el sector como ninguna otra actividad. Ello permite que coexistan empresas inmensamente ricas y pueblos extremadamente pobres, como ocurre en la provincia de Catamarca. Lo mismo ocurre en la provincia estrella de la gran minería, San Juan –tan elogiada por el gobernador riojano, Luis Beder Herrera–, que, a pesar de tener hace muchos años en funcionamiento algunos de los mayores emprendimientos mineros del país, la pobreza e indigencia (según datos del Indec) bajó en mucho menor proporción que en el resto del país, durante el último ciclo de crecimiento económico. En esta provincia, en concepto de regalías, la empresa Barrick Gold, por Veladero (la mina más grande de la provincia), aportó en el año 2009 sólo la suma de 38 millones de pesos, menos del 1% del total de ingresos totales provinciales.

Los nuevos espejitos de colores también son divulgados por el propio secretario de Minería de la Nación, Jorge Mayoral, quien –en pleno debate parlamentario por la ley de glaciares– afirmó temerariamente que “la minería ya genera 500 mil puestos de trabajo en el país”. Lo desmiente el propio Indec: en 2010 hubo 7.127 trabajadores registrados en explotación de minerales metalíferos, lo que equivale al 0,045% de la Población Económicamente Activa (PEA).

No existe en Latinoamérica ninguna región que haya logrado un desarrollo socioeconómico con la gran minería, a lo sumo puede generar “crecimiento económico” (aumento del producto interno bruto), como sucede en el Perú minero, pero éste es volátil, con escaso “derrame”, sin auténtico desarrollo para la población y una alarmante reprimarización de la economía. Paradójicamente, las transnacionales mineras tienen un método capitalista de obtener sus ganancias y un método comunista para socializar sus pasivos ambientales.

La historia lo demuestra, por donde pasa la gran minería sólo queda saqueo, territorios devastados y empresas aún más enriquecidas. De todo esto se está defendiendo el pueblo de Famatina.

Por estas razones es que el economista ecuatoriano Alberto Acosta ha acuñado la frase: “La maldición de la abundancia”, para caracterizar el extractivismo extremo en nuestra región, a la cual históricamente se le ha reservado el rol de exportadora de naturaleza, sin considerar sus impactos desestructurantes sobre la población ni los efectos socioambientales. Aunque los gobiernos no lo adviertan, serán los pueblos –como el de Famatina– los que no dejarán que se sigan escribiendo capítulos de Las venas abiertas de America Latina.

* * *

Enrique Viale es abogado ambientalista, miembro del Colectivo por la Igualdad y Voces de Alerta.

Leda Valladares, cantante, compositora, folkloróloga

Leda Valladares nació en San Miguel de Tucumán, provincia de Tucumán, Argentina el 21 de diciembre de 1919. Además de cantante y compositora, su impresionante obra como recopiladora y difusora de las canciones anónimas especialmente del norte argentino es un aporte imprescindible a la investigación folklórica argentina.

Discografía:

con María Elena Walsh formó el dúo Leda y MaríaChants d’Argentine (1954), Sous le ciel de l’Argentine (1955), Entre valles y quebradas, vol. 1 (1957, folklore del norte argentino) y vol. 2 (1957, folklore del norte argentino), Canciones del tiempo de Maricastaña (1958, folklore español), Villancicos (1960), Canciones de Tutú Marambá (1960), Navidad para los chicos (1960), Doña Disparate y Bambuco (1961), Canciones para mirar (1962).

como solista: Canciones de Leda Valladares (1964), Folklore de rancho (1972, temas anónimos interpretados por Leda Valladares), Folklore centenario (1974, temas anónimos del folklore andino -noroeste- y una tonada de San Juan), Igual rumbo (1989, con Margot Loyola), Retratos sonoros (contiene voces de compositores, poetas e intérpretes de la música popular que hablan acerca de su vida y de su obra, con la participación de antropólogos, filósofos, escritores, historiadores, sociólogos y músicos que opinan sobre el contexto sociocultural en que se desarrolló la obra), Grito en el cielo, vol. 1 (1989) y vol. 2 (1990) (además de cantantes y cantoras del norte argentino cantan Suna Rocha, Pedro Aznar, Fito Páez, Liliana Herrero, Oscar Palacios, Ica Novo, Raúl Carnota, Leopoldo Brizuela, María de Michelis, Federico Moura, Daniel Sbarra, Roberto Catarineu, Fabiana Cantilo, León Gieco, Julio Gomez Carrillo, Manuel Gomez Carrillo, Marta Coronel, Omar Porto, Gustavo Santaolalla, Gustavo Cerati, Virginia Vilte Severo Baez), América en cueros (1992, artistas invitados Suna Rocha, Litto Nebbia, Pedro Aznar y Jairo), Serie Mapa Musical de la Argentina (recopilación sonora y textos de Leda Valladares): documentales folklóricos de Tucumán -Cantores de patio y de los valles-, de la Quebrada de Humahuaca, de Salta, de Santiago del Estero, de la provincia de Buenos Aires, Manantiales del canto -Argentina en cerros y llanos- y La montaña va a la escuela.

Max Gómez Canle, pinturas

Amante, 2006 (Óleo sobre tela, 35 x 27 cm)

Antiveduta, 2007 (Óleo y bronce sobre madera, 10 x 10 cm)

Coloso, 2004 (Óleo sobre tela, 30 x 40 cm)

Interior, 2004 (Óleo sobre tela, 90 x 60 cm)

Invasión, 2007 (Óleo sobre tela, 40 x 40 cm)

Monstre perdu, 2004 (Óleo sobre tela, 22 x 25 cm)

Reflected monster, 2004 (Óleo sobre tela, 20 x 25 cm)

Montaña y cuadro asimétrico, 2005 (Óleo sobre tela y cemento, 80 x 70 x 55 cm)

Pintura con marco interior, 2007 (Óleo sobre cobre y madera laqueada, 20 x 30 cm)

Túnel, 2007 (Óleo sobre tela, 50 x 60 cm)

Max Gómez Canle nació en 1972 en Buenos Aires.

Su sitio web es maxgomezcanle.com

Willy González y Micaela Vita, música

No pude encontrar datos biográficos de Micaela Vita. Pero su cantar es exquisito. El album Ares y mares, grabado junto al maravilloso bajista Willy González es una joya de la música argentina.

(Fuente: sitio oficial willygonzalez.com)
Willy González nació en Argentina. Es bajista de 6 cuerdas y compositor de música latinoamericana.

Recibió mención del premio KONEX 1995 Mejor grupo de jazz de la década por su actuación en el grupo Monos con Navajas, que dirigía junto a Juan “Pollo” Raffo, con el que compartieron escenario con Joe Zawinul y donde el mismo Scott Henderson grabó sus temas.

Recibió la Mención de Honor del Festival de Cine Independiente de Zagreb por la Música Original del corto “Del otro lado”.

Recibió el 1º premio del Fondo Nacional de las Artes 2006 Canción de Raíz Folclórica Región Litoral por el tema Yasy Yateré, grabado en Agua.

Ganador de dos Premios Gardel (CAPIF) por el álbum con Juan Falú y Rodolfo Sánchez (MDR Records 2007): “Mejor Álbum de Folclore” y “Mejor Artista Revelacion”.

Tocó y grabó junto a Raúl Carnota, Rodolfo Sánchez, Juan Falú, Mercedes Sosa, Lito Vitale, Liliana Herrero, Jorge Araujo, Chango Spasiuk, Carlos Aguirre, Franco Luciani, Patricia Barone, Adrián Iaies, Scott Henderson, Frank Gambale, Diego Urcola, entre otros.

Labor como docente:
Es profesor de bajo eléctrico, arreglos y versiones actuales de la carrera de Tango y Folclore en el Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla. Desde el año 2006.
Fue Director del departamento de música latinoamericana en la Escuela de Música Contemporánea (ex Berklee College of Music, Buenos Aires). Allí fue responsable de la creación de la cátedra de Ritmos Latinoamericanos. De 1998 a 2008.
Enseñó, junto con su antigüo cuarteto, el curso de música en el 17º Taller de América Latina Música popular brasileña de Curitiba, curso que inauguró el núcleo del Festival de música de América Latina. Enero del 2009.
Dictó el curso de Folclore Argentino en la 18ª edición de la Oficina de MPB de Curitiba. Enero del 2010.
Lleva a cabo reuniones mensuales de bajistas de todo el país, teniendo como objetivo la propagación del folklore argentino. Desde 2010.
Realiza periódicamente prácticas de conjunto, con todos los instrumentos, de Música de América Latina e improvisación y conferencias sobre la música latinoamericana.
En los siguientes lugares (en Argentina):
Universidad de Río Cuarto (provincia de Córdoba), Universidad de La Rioja (prov. de La Rioja), Zárate (prov. de Buenos Aires), Pergamino (prov. Bs As), Posadas (prov. De Misiones), Bahía Blanca (prov. Buenos Aires), Tucumán (prov. De Tucumán), Feria del Mercosur en Paso de los Libres (prov. de Corrientes), Encuentro de Músicos de Santa Fé (prov. de Santa Fé), Casa de la Cultura de Salta (prov. de Salta).

Discografía:

Como compositor e intérprete (catálogo latinoamericnao):
Zamba para la compañera, Pergamino, Tupa, Verse Negro, Agua.
con Micaela Vita: Ares y Mares, Duplo.
con Juan Falú y Rodolfo Sanchez: Falú – González – Sanchez (2007).

Como compositor e intérprete:
con La Banda Latina: La Banda Latina, Bordó.
con Monos con Navajas: Monos con Navajas, Monos con Navajas II, 90/95.
con Diego Urcola Nominado Grammy Latino 2004 “Mejor Album de Jazz”: Soundances.

Como arreglador e intérprete:
Reciclón (con Raúl Carnota Trío), Mares Inmensos (con El disidente, arreglos y teclados)

Como invitado:
Asociación Libre (Manuel Miranda (Perú), Como dibujo del agua (Mario Gusso).

Taringa! / No a SOPA, PIPA y a la censura en Internet

(Publicado en Taringa!, 18.1.2012)

Hoy 18 de enero de 2012, Taringa! se manifiesta en contra de S.O.P.A., y PROTECT-IP (PIPA), leyes que pueden sancionarse próximamente en Estados Unidos, así como en contra de todas las demás leyes tales como SINDE, LLERAS, DORING y HADOPI. Todas ellas, con la excusa de “proteger la propiedad intelectual” limitarán la libertad de expresión, bloqueando sitios web, desconectando a los ciudadanos de Internet, vigilando y monitoreando nuestras comunicaciones, impidiendo compartir libremente nuestros pensamientos y culturas.

¿Qué S.O.P.A y PROTECT-IP?

SOPA y PROTECT-IP son proyectos de leyes introducidos en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos el 26 de octubre de 2011, por los cuales se propone cerrar páginas, sin juicio previo, que violen el copyright o faciliten el supuesto infringimento de los derechos de autor.

Proponen la creación de un organismo que tendrá plena potestad para:

* Obligar a las empresas que brindan un servicio de pago, como PayPal, o que ofrecen dinero a cambio de colocar publicidad online, como anuncios de Google a suspender los servicios a los sitios web considerados infractores o “peligrosos”.

* Restricción en los buscadores que vinculan las webs “peligrosas”.

* Requerimiento a los proveedores de internet, para que bloqueen el acceso a tales sitios.

En todos los casos, las empresas, proveedores de internet o buscadores que no lo hagan, serán considerados cómplices.

Con esta ley, la sanción por subir un video, imagen o texto que contenga información de algún producto con derechos de autor, será multa o prisión.

Muchas páginas y dominios se hospedan en servidores de EE.UU. de tal manera que S.O.P.A. no solo afecta a norteamericanos, sino también a internautas de cualquier parte del mundo.

Sitios sin fines de lucro como Wikipedia, que ofrecen un amplio abanico de información, dejarían de existir. Blogs, sitios de videos como Youtube, de fotos como Flickr, redes sociales como Facebook, Taringa!, Poringa!, Twitter, los buscadores como Google y miles de otras web se reducirían prácticamente a la nada.

De aprobarse esta ley van a limitarse de forma radical la libertad de expresión y de acceso a la información de todas las personas del mundo.

¿Qué pasaría con Taringa! de aprobarse esta ley?

Si esta ley es aprobada, en Taringa! nos veríamos en la obligación de limitar las posibilidades de que nuestros usuarios generen contenido, violentando el espíritu y la finalidad de nuestra web. De aprobarse esta ley, el sitio correrá el riesgo de ser denunciado, bloqueado y dado de baja, puesto que muchos de nuestros servidores se encuentran en EEUU.

Taringa! esta luchando contra un proceso penal, (todavía no está en juicio), por una denuncia realizada por la Cámara Argentina del Libro, las editoriales Astrea, La Ley, Rubinzal y Asociados, Ediciones de la Flor S.R.L. (Editora de MAFALDA), Ediciones La Rocca S.R.L., Editorial Universidad S.R.L., Gradi S.A. (Revista Red-Users) por supuesta infracción a la ley 11.723.

Se nos intenta responsabilizar por ser titulares del medio, del instrumento, sin detenerse a reparar que no hemos cometido ninguna conducta penada por la ley en vigencia. Se sostiene que como administradores de un sitio web debemos ser garantes de los actos que realizan nuestros millones de usuarios. De aprobarse S.O.P.A. y PROTECT-IP lo mismo sufrirían miles de sitios web de todo el mundo, como Facebook, Google, Twitter, Wikipedia, y muchos otros.

Utilizamos Internet cada día. Estamos acostumbrados a buscar y encontrar toda la información que necesitamos. No podemos imaginar cómo sería una web con contenidos censurados, sitios bloqueados y restricciones severas. Como muchos sitios web, nos unimos a esta manifestación virtual para acompañar la defensa de nuestras libertades. Es indispensable que tomemos conciencia y entre todos defendamos nuestro derecho a compartir, saber, informar e informarnos, en definitiva a expresarnos sin restricciones.

No son los derechos de los autores los que se proponen defender con estas leyes restrictivas, son los intereses de grandes empresas que no pueden cambiar sus viejos modelos de negocios y no saben o no pueden adaptarse a las nuevas tecnologías.

Más información:
http://sopastrike.com/
http://www.derechoaleer.org/
http://americancensorship.org/
http://blacklists.eff.org/
http://www.solar.org.ar/spip.php?article919

Jorge Lanata / La realidad y su traducción mediática: El nuevo diccionario para entender el relato

(Publicado en Perfil, 7.1.2012)

El texto, imprescindible para comprender el discurso K, es un conjunto de eufemismos y distorsiones.

El “relato” no es solamente un conjunto de ideas nuevas sobre un mismo hecho. Es, también, un  ejercicio de creación de nuevas palabras. A esta altura de evolución del relato oficial se impone, entonces, anotar algunos conceptos surgidos del diccionario kirchnerista:

Sintonía fina: ajuste.

Reasignación de subsidios: se llama así a los futuros aumentos de tarifas. “Queremos dejar de subsidiar la oferta para subsidiar la demanda”, sostuvo esta semana el ex macrista Juan Pablo Schiavi, luego de fustigar a Macri. “Queremos dejar de subsidiar empresas para subsidiar personas”, intentó explicar. Lo que significa que todo saldrá más caro, pero no es un aumento. Habrá que pagar más, pero no aumenta. Se reasigna. Por ejemplo, el boleto subirá para algunas personas sí, y para otras no. Los que sí, serán identificados con un tatuaje del Nestornauta que deberá exhibirse ante el chofer o inspector que corresponda. El discurso hegemónico mediático antiargentino profetiza que en el transporte público hay un retraso tarifario del 450%, del 512% en los trenes eléctricos y del 650% en los coches diésel. De quitarse el subsidio hogareño para el servicio de gas, éste subiría entre un 180 y 390%, y entre un 170 y 250% el servicio de los usuarios residenciales de luz. El Gobierno no descarta reasignar algunos o parte de estos subsidios a lo largo del año.

Aumento municipal del subte: brutal e inconsulta decisión del gobierno macrista, que se ha hecho cargo del problema desde…anteayer.

Discurso hegemónico: Clarìn, La Nación y Perfil.

Discurso independiente: Canal 7, Grupo Vila-Manzano, Grupo Szpolski, Radio Nacional, radios de las Madres (ex Schocklender), de la Uocra, Encuentro, IncaaTV, Paka-Paka, Canal 9, Telefe, Télam, Radio del Plata, Radio 750 Suterh, Grupo Infomedia de Raúl Moneta, Grupo Hadad, Grupo Cetrá, Grupo Ulloa y 360TV (en el que Electroingeniería acaba de pedirle a los colaboradores que, por falta de ingresos, trabajen gratis durante el verano).

Turista: Antonini Wilson.

Prostíbulo: elemento inasible, es muy común alquilar uno o varios sin saberlo, y luego tener que rescindir el contrato, al hacerse público el escándalo. Ver Caso Zaffaroni.

Feinmann (José Pablo): llámase así a aquel que desmiente lo que está grabado.

Extorsionador: sindicalista crítico.

Sospechoso: Scioli, Daniel; fue vicepresidente de Kirchner, gobernador provincial de Kirchner y de Cristina Kirchner; aportó el mayor caudal de votos para el Gobierno, pero no es aceptado como kirchnerista puro.

Andrea del Boca: (coloquial) se utiliza como metáfora de quien, en un entierro, lloraba más que la viuda del difunto. Ej: “Lloraba como Andrea del Boca”.

Él: N-stor.

Cáncer: adenoma folicular.

Eduardo F. Valdés / Rosa Luxemburgo: El “Aguila de la Revolución”

(Publicado en Perfil, 14.1.2012)

La Rosa Roja también ha desaparecido. Dónde se encuentra es desconocido, porque ella a los pobres, la verdad ha dicho. Los ricos del mundo la han extinguido. Que descanse en paz”, escribió Bertolt Brecht ante la desaparición de Rosa Luxemburgo luego de que todos los parroquianos que se encontraban en el Hotel Eden, aquel 15 de enero de 1919, vieran cómo el sargento Rouge le partía el cráneo de dos culatazos y el teniente Souchon le pegaba un tiro en la sien. El cuerpo apareció tres meses después flotando en el canal.

Gobernaba Alemania un ex-alumno de ella en el Centro de Formación del SPD, el partido socialdemócrata: Friedrich Ebert, el primer presidente de la República de Weimar.

No le perdonaron su antimilitarismo y su oposición a la guerra mundial que acababa de terminar con la derrota de Alemania. No concebía que un obrero alemán se matara con uno francés por cuestiones imperialistas.

La gran decepción de su vida fue cuando sus camaradas diputados socialdemócratas votaron el apoyo a la guerra. Con Karl Liebknecht, el único diputado que votó en contra, y Clara Zetkin fundaron la Liga Espartaquista y convocaron a los obreros a manifestar contra el conflicto bélico. De allí surgió el Partido Comunista alemán, en 1920.

Rosa nació en Zamosc, la Polonia rusa, en 1871, en una familia judía de clase media, que se trasladó a Varsovia para que su hija estudie. A los 16 años se incorporó al clandestino movimiento revolucionario Proletariat.

En 1889 tuvo que huir de Polonia al ser descubierta su militancia política.Se instaló en Zurich, donde se graduó de doctora en Derecho, y junto a su compatriota León Jogiches durante 15 años formaron “la gran historia de amor del movimiento revolucionario”, plasmados en el libro Cartas de amor, donde ella confiesa: “Tengo unas ganas locas de ser feliz. Soy un gato que quiere ronronear de felicidad, acariciar y ser acariciada”. Juntos fundan en 1893 el partido socialdemócrata del reino de Polonia y Lituania, el SDKPL, de quien fue toda su vida la líder teórica.

En 1898 se trasladó a Alemania, centro del movimiento obrero internacional, donde al menos la revolución era posible. Siendo judía y polaca sufrió en carne propia la discriminación en este país en tiempos del pre-nazismo.

Se afilia al SPD, el partido socialdemócrata de Alemania, inspirado en Carlos Marx, que planteaba una sociedad más justa para los trabajadores.

Produce la mayor parte de su obra intelectual. En 1899 publica Reforma o Revolución, donde critica la línea de Eduard Bernstein, líder del reformismo socialdemócrata, a quien acusaba de burocratizar el partido desde el parlamento tratando de conseguir prebendas y enriquecimiento personal a cambio de mejorar el capitalismo, en lugar de construir el socialismo. En 1906 llegó Huelga de masas, partido y sindicato, donde expone su oposición a cualquier tipo de violencia armada y estableciendo a la huelga general como la gran arma que tienen los trabajadores. De 1913 es La acumulación del capital, su obra mas importante, catalogada como la más original después de El Capital por Franz Mehring, biógrafo de Marx; y por último, en 1918, La Revolución Rusa, en el que critica constructivamente a la misma y sostiene que la forma soviética de hacer la revolución no puede ser universalizada para todas las latitudes. Admiraba a Lenin, pero consideraba que “la revolución proletaria no necesita el terror y abomina el asesinato”.

No cree en los manuales de la revolución, tampoco en las vanguardias: la organización de los revolucionarios debe ser parte de los movimientos sociales y es a partir de éstos que se construye. No acepta el entrismo, “la dictadura proletaria lleva a la burocracia”, dice. Cree en la democracia socialista y polemiza con Lenin cuando el ruso cierra la Duma (parlamento) y da todo el poder a los Soviets. “La libertad sólo sirve cuando la usan los que piensan distinto”, escribe.

Fue una revolucionaria de pensamiento y acción, estuvo nueve veces presa por su lucha. Amante de su femineidad, Rosa Luxemburgo se peinaba cuidadosamente para arriba para aumentar su estatura y se definía a sí misma como una colección de protuberancias. Aficionada a las grandes caminatas, dividía a la humanidad entre buenos y malos caminantes, a pesar de arrastrar una renguera desde los 5 años.

Gozaba con la pintura de Tiziano y Rembrandt, la música de Bach y Beethoven, la literatura de Tolstoi y Balzac.

Rosa Luxemburgo consideraba la muerte en combate como el más alto honor para un socialdemócrata; dedicó su vida a la política revolucionaria. El “Aguila de la Revolución”, como la llamaban, sigue extendiendo sus alas en pleno vuelo, al ver como los jóvenes indignados de todo el mundo hoy levantan carteles con su imagen.

Quizás está haciendo realidad aquello que dejó escrito el día que la mataron: “Yo fui, yo soy, yo seré”.

* * *

Eduardo F. Valdés es ex jefe de Gabinete de la Cancillería.

José María Brindisi / W.G. Sebald: Una muerte en transición

(Publicado en Perfil, 24.12.2011)

Hace diez años, el 14 de diciembre de 2001, en un inexplicable accidente, moría el escritor alemán más importante de las últimas décadas. Dejaba tras de sí una obra única, que desde entonces no hace más que cosechar nuevos adeptos. Aquí, las razones.

La vida breve. El escritor alemán murió a los 57 años, en el auge de su carrera y en un accidente automovilístico. El núcleo duro de su obra lo conforman apenas cinco libros, aunque se ha publicado todo lo que escribió.

Los lectores tenemos derechos. Y como todos, tenemos además la obligación de no mentir. Cuando el 14 de diciembre de 2001 recibimos entre impactados y apesadumbrados la noticia de la muerte de W.G. Sebald, un escritor alemán cuya existencia conocíamos desde hacía muy poco, ¿a qué se debía en verdad esa pesadumbre? ¿De qué estaba hecha esa incomodidad, sin duda basada escasamente en el afecto por alguien que nos era casi ajeno? La respuesta es sencilla: de egoísmo. Nos sentimos frustrados. A los 57 años, Sebald se hallaba en la cúspide de sus fuerzas creativas, lo que en realidad terminaríamos de comprender dos años más tarde con la lectura de Austerlitz, la insoslayable obra maestra que en su idioma original se había publicado apenas meses antes de su muerte y de la que aquí el sello Anagrama haría una edición local para no abusar de los todavía algo flacos bolsillos de los argentinos. Al momento de su muerte, unos pocos lectores entre nosotros habían tenido la suerte de toparse con Vértigo, el primero de sus libros de ficción en prosa, aunque en el caso de Sebald dichas categorías suenan, como ya veremos, cuanto menos ridículas. ¿Entonces qué era Vértigo? Una suerte de relato autobiográfico, entrecruzado con algo así como retratos o biografías breves, un híbrido construido sobre… En fin. Lo más ajustado sería decir que se trató de una revelación: la de que estábamos frente a un autor fuera de serie, al que sólo puede definirse en sus propios términos.

Resulta extraño, en ese sentido, cierto cuestionamiento en voz alta, cierta insistencia en desconfiar del valor real de una obra que podrá tener sus luces y sombras, pero que como mínimo, en su singularidad, evidencia su carácter de insoslayable. Esa falta de repentización está emparentada con la misma lógica mezquina que asegura que nuestro vecino jamás puede ser un genio. En el cine de hoy, más precisamente en la crítica cinematográfica, la cosa funciona de un modo inverso: la canonización en vida de un director es un gesto indispensable para imponer una mirada. Daría la impresión de que los genios sobran. Más allá de esos abusos retóricos, de esas emociones sobreactuadas, es posible que semejante mecanismo se deba a que existe un canon sólido –que en lo esencial pasa por la historia de los Cahiers du Cinema–, y a partir de él, o contra él, se discute. Eso no sucede en literatura, es decir en la literatura contemporánea, por mucho que le pese a Harold Bloom. Y aunque el ambiente literario esté lleno de entusiastas, sabemos que un escritor permitiría que le cortaran una pierna antes que admitir que ese que está a su lado, ese que publicó un libro casi al mismo tiempo que el suyo, huele a clásico.

Lo cierto es que la muerte de Winfried Georg Maximilian Sebald parece haber sido pensada como una cifra de su literatura. Una muerte en la ruta: un auto que se estrella contra un camión (una muerte argentina, podríamos decir con orgullo, como para apropiárnoslo un poquito). El huevo o la gallina: un ataque cardíaco y el posterior accidente. Pero también se ha extendido el rumor de que Sebald sufría ataques de pánico, y determinados elementos en el escenario de la tragedia han permitido que se especulara con esa otra relación entre causa y efecto. Como sea, así como Manuel Vázquez Montalbán murió en la suya (en el aeropuerto de Bangkok, luego de darse incontables e inconfesables panzadas), Sebald tuvo la muerte que le corresponía: una muerte en transición. Porque eso fue, sobre todo, este hombre que surgió con voz propia demasiado tarde –por lo repentino del fin–, y que con anterioridad se dedicó a pensar, a explorar, a entender lo que le ocurría con la literatura y sí, a los 43 años, luego de un extenso diálogo consigo mismo y de aceptar que no tenía otro camino, decidió ir en busca de una obra. Eso fue, decíamos: un viajero. Y un observador. Pero no un flaneur, sino su contracara: alguien que se desdobló siempre en lo que veía, que diluyó y sacrificó su propio Yo para metamorfosearlo, en definitiva, en una obra única.

Apenas cinco libros –el núcleo duro de su producción– le bastaron a Sebald para construir su fortaleza. El primero de ellos, Del natural (de 1988), ya lo define cabalmente: a mitad de camino desde lo formal entre el poema y la prosa, lo autobiográfico y lo biográfico se entrelazan a través de la experiencia de los tres exploradores-protagonistas, dado que el último de ellos es el propio autor. Sebald se sitúa, siempre, en ese espacio ambiguo, dentro y fuera de las historias que cuenta. De ahí que su recurso preferido sea el estilo indirecto libre, es decir: la versión de la versión, lo que le contaron a ese otro que cuenta.

Poco después llegaría Vértigo (1990), uno de los libros de Sebald que más ha incomodado a reseñistas y críticos, pero también a los lectores, y sin duda a los responsables de escribir contratapas, solapas y demás. ¿Qué es eso que estamos leyendo? Resulta hasta cómico comprobar cómo en las distintas ediciones de sus libros, a veces en un mismo volumen, se llama a las cosas por distinto nombre, o incluso se soslaya cualquier definición. ¿Qué es entonces Vértigo? Un conjunto de relatos, de distinto tenor; algunos parecen casi retratos, y otros son narraciones lentas, reflexivas, contemplaciones silenciosas del mundo. Ocurre que el hilo conductor es esa primera persona omnipresente, a la vez que con frecuencia se nos vuelve invisible. Un libro, en Sebald, es un relato total, en el sentido que todo parece entrar en armonía. Un sistema tan amplio que nada sucede fuera de sus fronteras.

Uno de los relatos más significativos de Vértigo –aunque son apenas cuatro– es el primero, en el que Sebald captura al joven Stendhal cuando era soldado y nos lo muestra en una serie de episodios estético-amorosos que resultarían trascendentales para su vida (su vida de escritor, claro) por el modo en que su sensibilidad se ve trastocada. En ese relato, y en la vulnerabilidad de esa mirada, hace pie el título del volumen. El joven StendhalHenri Beyle– observa el escenario donde un año atrás se había librado la batalla de Marengo, en la que murieron 16 mil hombres, y es allí donde irrumpe un gen de lo narrativo que lo violenta, pero también lo fascina. “La diferencia entre las imágenes de la batalla que tenía en su cabeza y la imagen que, como prueba de que la batalla había acontecido en realidad, veía en estos momentos desplegada ante sí, le producía una sensación de ira semejante al vértigo que nunca antes había experimentado”. En otro pasaje, Sebald se permite otro de sus célebres exabruptos, a propósito de quien más adelante se convertiría en Stendhal: “En cualquier caso fue durante aquellas semanas de otoño cuando tomó la decisión de convertirse en el más grande escritor de todos los tiempos”.

Más tarde llegaría Los emigrados (1992), tal vez su otra obra maestra, la novela Los anillos de Saturno, de 1995, y finalmente Austerlitz. La novela que cierra un siglo y abre otro. La novela que permite que una literatura sobreviva. Austerlitz es un relato falseado, en cuanto a que esa primera persona es hasta cierto punto un medium: el narrador, alguien que se parece demasiado a Sebald pero que no acepta mansamente esa reducción, cuenta la historia de Jacques Austerlitz, o mejor dicho lo que éste le cuenta de sí mismo en los sucesivos encuentros de una amistad zigzagueante, irreal. La vida de Austerlitz es, al mismo tiempo, trivial y terrible; es una síntesis perfecta de la historia del siglo XX, en la que Sebald vuelve una vez más a una de sus preocupaciones centrales: la cuestión judía, pero más allá el modo en que la Segunda Guerra y sus antecedentes trastocaron fatalmente la vida de millones y millones de personas.

Esa tragedia no excluye a sus compatriotas, y esa perspectiva le ha generado a Sebald no pocos enemigos. No se trata de negar la responsabilidad histórica, y sí de establecer una relación con el pasado que no se limite a la culpa. Su polémico ensayo Sobre la historia natural de la destrucción pone de relieve el modo en que la aviación británica –esencialmente– destruyó casi por completo más de cien ciudades alemanes cuando ya la guerra estaba ganada –la columna vertebral de la extraordinaria Matadero 5, del norteamericano y también ríspido Kurt Vonnegut–, una victoria ya no militar sino moral y psicológica. Y se pregunta por qué hay tan poca literatura sobre ello. Por qué los alemanes, con alguna que otra excepción, están empecinados en mirar hacia otro lado.

Hace algunos años Susan Sontag dedicó a la obra de Sebald un ensayo notable, en el que establecía su condición primordial de viajero y se conmovía por una prosa que es siempre cristalina y sin embargo densa, lenta, un trabajo de miniaturista. Sontag subrayaba la ambición y la nobleza de una escritura como la de Sebald, en cuanto a su relación con lo histórico y el modo en que construye a sus lectores, o más bien el terreno en el que le propone encontrarse. “¿Es todavía posible la grandeza literaria?”, se pregunta, y en seguida se contesta sola: “Ante la decadencia implacable de la ambición literaria, la convergente ascensión del desgano, la verborrea y la crueldad insensible como asuntos normativos de la ficción, ¿qué sería en la actualidad un proyecto literario centrado en la nobleza? La obra de W.G. Sebald es una de las pocas respuestas disponibles a los lectores del idioma inglés”. Y pronto se detiene en una de las cuestiones fundamentales de su estilo: “En los libros de W.G. Sebald, un narrador que lleva el nombre de W.G. Sebald –según se nos recuerda en forma ocasional– viaja para rendir cuenta de la evidencia de una moral en la naturaleza, retrocede ante las devastaciones de la modernidad, medita en torno a los secretos de vidas oscuras. En alguna jornada de investigación, lanzado por algún recuerdo o noticia de un mundo perdido sin remedio, él recuerda, invoca, alucina, lamenta. ¿Es Sebald el narrador? ¿O es un personaje de ficción a quien el autor ha prestado su nombre, con detalles selectos de su biografía?”.

Sontag subraya, o en rigor defiende, el carácter ficcional de ese narrador. El narrador como construcción, como especulación, lo que de ningún modo niega la material real con que están hechas sus ficciones. Y da en el clavo, porque hay dos características notorias en los relatos del escritor alemán cuya confluencia los vuelve perturbadores, y a su autor en extremo singular: las imágenes –una constante en sus libros–, y la intangibilidad de ese narrador en tanto personaje. ¿Para qué le sirve lo primero, y por qué hace lo segundo? La respuesta en ambos casos es la misma: porque es verdad. Es decir: porque quiere que establezcamos esa relación con el texto, que nos acerquemos, que lo liberemos de artificios. Desde esa cualidad, Sebald es el escritor más flaubertiano de este tiempo: una pluma excepcional que, no obstante, a diferencia de Thomas Bernhard u otros virtuosos, parece encontrarse siempre con el modo natural de decir las cosas.

De vez en cuando se ha objetado, con todo, la originalidad de sus procedimientos formales. Ahorrémonos tiempo: ¿es Kafka un escritor tan original? Sí y no: sólo si nos hacemos los tontos y olvidamos que existió alguien llamado Robert Walser (su escritor favorito, por otra parte). ¿Y es tan importante la originalidad? ¿No estaremos confundiendo originalidad con singularidad? Como en tantas otras cuestiones, lo fundamental en literatura está en el cómo. No alcanza con pegar fotitos en las páginas de un libro para convertirse en Sebald, así como ser Borges es algo más que hablar de tigres, laberintos y espejos. Hay una serie de modulaciones de lo íntimo, un devaneo, una búsqueda de identidad que Sebald trabaja como pocos, o quizá como nadie, a partir de la superposición de sus elecciones formales. Un modo de vérselas con el pasado que es siempre triste y doloroso, y a la vez parece inevitable.

Ese pasado en el que se halla también su muerte, acaso estúpida. Pero no su literatura.

Nelson Castro / Diagnóstico y error: Detrás de la cirugía

(Publicado en Perfil, 7.1.2012)

Previo a la operación, una citóloga planteó dudas sobre el carcinoma. Antes de salir de alta, la Presidenta conoció el resultado benigno.

La novedad fue impactante y la sorpresa, total: la Presidenta no padece cáncer. En lo personal, la noticia es muy buena para el presente y el futuro de la doctora Cristina Fernández de Kirchner. Lo mismo debe decirse desde el punto de vista de lo institucional: para cualquier país –y para la Argentina con su historia mucho más– es muy importante que un presidente complete su mandato. En cambio, en lo que concierne al tema médico en sí, deja abierto un interrogante: ¿qué pasó?

A continuación, pues, la reconstrucción de los hechos de todo este episodio que habrá de hacer historia.

Clínicamente, a la Presidenta se le había detectado un nódulo en el lóbulo derecho de su tiroides. A partir de ese hallazgo –y como lo indica la rutina–  se decidió hacer una serie de  estudios complementarios, para lo cual la doctora Fernández de Kirchner concurrió a Diagnóstico Maipú el jueves 22 de diciembre del año pasado. El nódulo en cuestión, ubicado en el lóbulo derecho, fue confirmado por la ecografía que se le practicó a la cual siguió, entonces, una punción biopsia con aguja fina con el objetivo de obtener tejido para el correspondiente análisis histoanatomopatológico. El patólogo a cargo del examen fue el doctor Julio Sanmartino. Para él no hubo dudas: el diagnóstico era el de carcinoma papilar de tiroides. Como ocurre siempre en estos casos, en los que el  paciente es el jefe de Estado, esa muestra de tejido tiroideo fue sometida al examen de un segundo especialista, tarea que le correspondió a la doctora Lilian Ballsells.

Con este diagnóstico en mano, se le comunicó la novedad tanto al doctor Luis Buonomo, jefe de la Unidad Médica Presidencial, como a su segundo, el doctor Marcelo Ballesteros. Ellos, en conjunto con el doctor Pedro Saco, le comunicaron la mala nueva a la Presidenta a quien, además, le indicaron la necesidad de llevar a cabo una intervención quirúrgica a fin de extirparle la glándula tiroides. Obtenido el consentimiento de la paciente, se le indicó una tomografía computada destinada a descartar o confirmar la presencia de metástasis. El resultado del estudio fue negativo. Con todos estos resultados el próximo paso fue fijar lugar y fecha para la cirugía. Se estableció entonces que la operación se realizaría el día 4 de enero en el Hospital Escuela de la Universidad Austral y que estaría a cargo del doctor Pedro Saco y su equipo. El siguiente paso fue comunicar la novedad a la opinión pública, cosa que ocurrió en la noche de ese mismo martes 27 de diciembre. En el parte médico leído por el secretario de Medios, Alfredo Scoccimarro, se hablaba de “carcinoma papilar”  sin extensión a los ganglios linfáticos adyacentes a la glándula y de la ausencia de metástasis. Es decir que de acuerdo con los parámetros de la clasificación TNM (Tamaño, Nódulos, Metástasis) el pronóstico para la paciente era muy bueno.

Ya con la operación programada –y como es de práctica–, desde el servicio de Patología del hospital Austral se dispuso que uno de sus médicos examinara la muestra de tejido, obtenido a través de la biopsia, sobre la que se realizó el diagnóstico de la afección presidencial.  Esa tarea estuvo  a cargo de una médica especializada en citología quien, tras analizar la muestra, tuvo una primera objeción en cuanto al diagnóstico. Concretamente la citóloga expresó –palabras más, palabras menos– que se estaba en presencia de una neoplasia pero que ella no hubiera sido tan contundente en decir que esa neoplasia era un carcinoma papilar.

En este punto es imprescindible dar la siguiente explicación a los fines de darle comprensibilidad al relato.  Neoplasia es una palabra de origen griego que significa “nuevo crecimiento”.

En medicina, el término “neoplasia” se utiliza para identificar y definir un crecimiento descontrolado y anómalo del número de células en un determinado tejido u órgano, lo cual es el resultado de un proceso de multiplicación celular anormal.

Una de las consecuencias de la neoplasia es la formación de un tumor. No siempre las neoplasias forman tumores. Un ejemplo de esto último son las leucemias.

Las neoplasias, a su vez, pueden ser benignas o malignas. El término “carcinoma” se aplica para definir un tipo de neoplasias malignas. El vocablo “adenoma”, en cambio, se usa para identificar neoplasias de tipo benigno.

Los tumores malignos de la tiroides y sus frecuencias son los siguientes:

◆ Carcinoma papilar  80%.
◆ Carcinoma folicular  15%
◆ Carcinoma de Hurtle y otras variables  5%

De los tumores benignos de tiroides, el más común es el adenoma folicular.

Los expertos señalan que el diagnóstico del carcinoma papilar de tiroides a través de la punción biopsia tiene un porcentaje de duda que sólo puede ser resuelto con el análisis más detallado y extenso de la glándula. Y, en un análisis más fino, hay trabajos que indican que muchas veces es difícil diferenciar un carcinoma papilar de una variante de adenoma folicular.  De ahí que, ante la presencia de un tumor de este tipo, en los informes diagnósticos basados en punciones biopsia se suele hablar de neoplasia papilar, dejando la confirmación de su carácter maligno (carcinoma) o benigno (adenoma) al análisis que se hace en el mismo acto quirúrgico o en el que se completa después de la operación.  Es importante decir que en cualquier caso el tratamiento es el mismo: la extirpación de la glándula tiroides. Con respecto a ello hay criterios variables: en algunos centros de los Estados Unidos lo que se hace es la hemitiroidectomía, que es la extirpación de lóbulo correspondiente al tumor cuando es uno solo de los lóbulos tiroideos el afectado. En la Argentina, en cambio, en muchos centros de primer nivel se prefiere realizar la tiroidectomía, es decir, la remoción total de la glándula.

Un trabajo científico de los doctores José Cameselle Tejeiro, del Hospital Clínico de la Universidad de Santiago de Compostela, y Manuel Sobrinho-Simoes, de la Facultad de Medicina y del Instituto de Patología Molecular e Inmunología de la Universidad de Oporto, titulado “Carcinoma papilar de la glándula tiroides: problemas en el diagnóstico y controversias” señala que hay una tendencia a sobrediagnosticar un carcinoma papilar.

En el acto quirúrgico que se desarrolló en el quirófano central del Hospital de la Universidad Austral había, pues, un médico patólogo. En el estudio por técnica de congelación de la muestra de tejido tiroideo que se hizo se produjo el hallazgo que generó sorpresa y dudas: el diagnóstico de carcinoma papilar no era claro y lo que se encontró, en cambio, era compatible con un adenoma folicular de la tiroides. Esto no cambió la dimensión del acto quirúrgico, y ante la duda producida por el hallazgo intraoperatorio, se decidió esperar el resultado del estudio histoanatomopatológico completo de la pieza quirúrgica. Ese resultado estuvo listo unas pocas horas antes del alta presidencial y confirmó el nuevo diagnóstico: no se trataba de un carcinoma papilar sino de un adenoma folicular (tal vez lo que técnicamente corresponda a un adenoma folicular con hiperplasia papilar o variante papilar del adenoma folicular).

Lo importante de todo esto para la Presidenta es que no tiene un cáncer. Quedarán para el análisis varios un interrogantes: ¿Qué pasó que un patológo experto y competente cometió un error de esta dimensión? ¿Ante el nivel de dudas que puede generar un diagnóstico de este tipo, nadie pensó en una revisión más completa de un caso que no ameritaba una urgencia extrema? ¿Estuvo informada la Unidad Médica Presidencial de los avatares de este episodio aquí descriptos?

Producción periodística: Guido Baistrocchi

Agustín J. Valle / Martín Caparrós: “No quiero que ningún lector se cruce en mi camino”

(Publicado en Perfil, 7.1.2012)

Flamante ganador del Premio Herralde de Novela con Los Living, Martín Caparrós consolida su lugar en el circuito literario hispano parlante. De sus apuestas artísticas y su incomodidad política habla en esta entrevista.

—¿Tuviste siempre pulsión política?
—Casi siempre. Hubo algún breve lapso en el que fue menor, a fines de los 80, donde en realidad lo que me pasaba era un rechazo a las formas que había de hacer política.

—Y la vocación artística, ¿estuvo siempre con vos?
—Sí, siempre lo decisivo que hice en mi ida fue escribir ficción. A mí me sorprende a veces ser definido básicamente como un periodista o incluso un cronista cuando lo central en mi vida siempre fue escribir novelas, y lo demás fueron siempre cosas que también hago; siempre me vi a mí mismo como alguien que escribe o intenta escribir. Para mí, por ejemplo, yo soy uno que escribió La voluntad mientras trataba de escribir una novela que me costaba mucho.

—¿Qué modelos de relación reconocés entre la dimensión política y la vocación artística?
—No creo que sean cosas que se pasen por el costado, en el sentido de que no creo que se puedan compartimentar. El tipo de narrativa que uno hace o intenta hacer, narrativa tanto de ficción como de no ficción, también es un gesto político; también cultural, sociológico, estético, espiritual, etc.; no digo que sea algo esencialmente político, sino que tiene una carga política. Tratar de pensar por ejemplo cómo se hace para escribir para los nuevos medios de lectura, cómo se hace literatura que tenga en cuenta el hecho de que cada vez menos vamos a leer en forma sucesiva y lineal en un papel, cómo se escribe contemplando eso, que acarrea cambios fuertes en las maneras en que vemos el mundo, eso también es político, y no me refiero a una forma literaria que sea seguidista de los medios tecnológicos, puede haber muchas distintas posturas.

—Las escrituras desesperadas por calcar los modos técnicos de escritura de la última hora, como por ejemplo novelas todas escritas como chat, bien podría decirse que son conservadoras, porque se quedan completamente en lo que hay…
—A mí lo que me interesa ver es cómo se puede escribir para una literatura en pantalla. No para el Kindle, que en definitiva es la forma actual del libro, sino para el paso siguiente, para leer en una tableta o computadora o el soporte que sea, pero sin la forma sucesiva y lineal, que es la base de nuestra idea del relato, que ocurre en una línea de tiempo y avanza en forma más o menos sostenida. Por supuesto que siempre hubo intentos de romper eso con los medios disponibles; Rayuela, por ejemplo. La historia, que escribí hace unos años, también tenía un intento de romper con la linealidad. Ahora, pensando en la pantalla, también se abre la posibilidad de incluir otros recursos a la palabra escrita, en un relato. Estoy trabajando en eso, escribiendo con una serie de ramificaciones muy raras para un relato, donde cada hipervínculo te lleva a otro hipervínculo y te da posibilidades infinitas. La ruptura de esa forma lineal del tiempo es un dato central de lo que constituye a este siglo. Ya soy grande para dedicarme a estas cosas, pero me dan ganas.

—¿Y a qué zonas de lo que hay hoy en materia literaria estás más atento, de dónde esperás que surjan cosas nutritivas y renovadoras?
—Yo no leo tantas novedades, porque me parece que no tengo por qué leer al ritmo de lo que los editores pretenden; hay muchos libros y no necesariamente los mejores fueron publicados el mes pasado. Pero algunos leo; estuve leyendo algunos escritores jóvenes latinoamericanos. Ayer terminé Norte, de Edmundo Paz Soldán, una novela de chicanos que cruzan la frontera; el venía de escribir sobre adolescentes norteamericanos de suburbios. Es un tipo boliviano que vivió en la Argentina y en California, y ahora en la costa Este de Estados Unidos. Me parece un signo fuerte de los tiempos que un escritor ya no escriba obsesivamente sobre lo que supuestamente es su aldea, para pintar el mundo, sino que se sienta atravesado por ese mundo en el que varía mucho de posición, como le pasa a cada vez más gente en el mundo globalizado. También estuve leyendo un par de naufraguitos, esta generación de jóvenes latinoamericanos que escriben sobre el naufragio de sus padres en los 60 y 70, muy intensamente. El cuerpo en que nací, de Guadalupe Netel, es un libro del carajo; el de Alejandro Zambra, Formas de volver a casa, es magnífico. Es notable, creo que a ninguno de sus padres, en los 60 o 70, se les hubiera ocurrido escribir sobre sus padres en los 30 o 40. Es interesante, aunque me parece que como generación, sería más interesante perder sueños propios y no ajenos. Escriben sobre el mundo que sus padres soñaron para ellos; escriben en contra, por supuesto, pero escribir en contra es un tributo casi más fuerte que escribir a favor. Cuando con Daniel Guebel y Alan Pauls armamos el grupo Shangai, en los 80, decíamos que los escritores de los 60 y 70 se enojaban con nosotros porque nosotros no peleábamos con ellos.

—¿Vos no encontrabas sentido ni en pelearte con tus mayores ni ahora con los jóvenes?
—En general me parece que estamos escribiendo un poco pobremente. Acabo de estar en Princeton, me invitaron a dar una charla sobre literatura latinoamericana, y yo un poco lo que decía era que me daba un poco de tristeza ver cómo habíamos abandonado cierta ambición, quizá desmedida, de hacer arte, y aceptamos convertirnos en artesanos. Trabajamos con formas totalmente consolidadas, cristalizadas, y abandonamos, después del desastre de las tentativas de las vanguardias que culminó en los 70, la pretensión de cambiar la forma en que se escribe, y aceptamos que hay una herramienta que permite hacer una artesanía, que a veces sale mejor, a veces peor, pero esa pretensión, que quizá sea una estupidez, pero yo todavía respeto, está muy poco presente en nuestros países en las últimas décadas. Por eso me interesa ver qué pasa con la escritura atenta a estas nuevas formas que, paradójicamente, habiendo sido parte de los proyectos de renovaciones culturales y estéticas, vuelve no por una decisión cultural sino por la presión de nuevas técnicas. Una forma curiosamente materialista de suceder las cosas…

—Salvo que pensemos que la técnica también responde a las exigencias de la evolución de las formas de la inteligencia social. 
—Sin duda, pero me parece que no estaba pensada para producir este tipo de posibles efectos literarios. Siempre se piensan nuevas técnicas para hacer mejor las cosas que se están haciendo, o con mayor eficacia o menos esfuerzo. Y resulta que esas nuevas formas producen como efecto que se hagan cosas distintas a las proyectadas.

—Volviendo a tus proyectos, ¿cómo nació el de “Los Living”? Entre el comienzo y el final de la trama no hay una relación de obviedad, ¿qué era lo que querías hacer?
—Hay una frase del Apocalipsis de San Juan, hablando de sí mismo como libro, que dice algo así como que era un libro dulce en la boca aunque se iba haciendo amargo a medida que lo tragabas; algo por el estilo, debería buscar la cita exacta, pero me parece que mejor no, que la cita sea lo que yo recuerdo de ella. En este caso pensé en intentarlo, a ver qué pasaba con un libro que empezara con una forma así como jacarandosa, con humor y cierta levedad picaresca, y se fuera poniendo cada vez más sufrida. Eso fue lo que intenté, pero bueno, uno intenta y después sale lo que sale. Quise hacer un recorrido inesperado; era una premisa muy abstracta. Quería también trabajar un poco la idea de la picaresca contemporánea, con un personaje que va buscándose la vida y choca con escollos menores que lo van conformando.

—En un momento de la novela, una personaje secundario le dice al protagonista, cuyo padre murió cuando era muy chico, que tal vez era hijo de un desaparecido. Al mismo tiempo, es difícil no leerla como una novela sobre “la argentinidad”; empieza diciendo que el protagonista nace el día que muere Perón. Y después el tema de que se hace con los muertos ocupa el centro de la trama. ¿En qué medida a vos se te jugaba, al proyectar y escribir la novela, la manera en que en Argentina están tratados los muertos, por así decir, públicos? 
—Yo no intento ninguna alegoría. Si alguien quiere hacer una lectura alegórica está en todo su derecho, como de cualquier otra clase. La mayoría de las lecturas que he recibido de la novela ven una alegoría sobre los desaparecidos. Yo no quise dejar claro cuestiones sobre los desaparecidos en Argentina; si quisiera hacer eso haría un ensayo. Esta es una novela, una de cuyas características, a diferencia del ensayo, es que admite diferentes lecturas, y no afirma nada.

—El ensayo también, y por eso se llama ensayo…
—No estoy seguro, el ensayo trata de afirmar ciertas cosas. Que después le salga o no le salga es otra cuestión. Pero la idea de base es que vos tenés algo decidido que afirmar y por eso escribís, ¿no?

—El ensayo permite hacer la experiencia de una pregunta y una incertidumbre, sin la taxatividad que tendría la literatura más científica; de hecho históricamente nace como género después de que los europeos se dan cuenta de que el mundo tenía otra forma y otro continente… Es el lugar de la duda, la duda puesta a investigar.
—Me parece que cuando uno afirma determinada duda ya esta afirmando bastante. Es una discusión larga… Lo que quiero decir es que no intenté una alegoría. El tema del padre desaparecido aparece en un momento de la novela, que efectivamente es una novela inscripta en la Argentina de los últimos cuarenta años, como aparece el tema de las Malvinas, mucho más fuertemente, y nadie dice que sea una novela sobre las Malvinas. Y después, cuando aparece el tema de qué hacer con los muertos, me parece que reducir ese problema al tema de los desaparecidos es en todo caso una muestra de la estrechez en la que ha caído el debate argentino contemporáneo. El tema de qué hacer con los muertos es constitutivo de todas las sociedades desde que empezó a haber sociedades; incluso, es lo que hace que existan esas sociedades, enterrar en común, pensar en común, qué se hace, qué pasó. La cuestión de los desaparecidos, con haber sido muy grave, es uno de los innumerables momentos que tuvo esa cuestión a lo largo de la historia. Y en esta novela, la cuestión está planteada de una forma mucho más amplia que ese momento. No son los únicos muertos, los secuestrados y asesinados por la dictadura.

—¿Y por qué te parece, como lector de la novela que también sos, que aparece esa hipótesis de que el pibe era hijo de un desaparecido, cuando el padre simplemente había muerto? 
—No lo sé. Quizá sea justamente una expresión de lo que te decía recién, como para una chica como el personaje de Titina, la primera posibilidad que se le ocurre cuando escucha que Nito no tiene padre es que sea uno de ese grupo tan señalado. Demasiadas cosas se reducen a ese momento fundacional, al punto de que muchas veces nos resulta difícil pensar en todo lo demás, en todos los demás muertos. Pero te doy mi palabra, por lo que valga, que no lo escribí pensando en eso, como una puesta en escena de esto; se me ocurre ahora.

—¿Para vos es tu novela más premiable?
—¿Qué quiere decir novela más premiable?

—Que tal vez podés pensar que otra es más lograda y pasó desapercibida…
—Es una forma muy sutil de la crítica, ¿tan mala te pareció? Estaba ahí esa novela y por alguna razón no había otra mejor; un premio quiere decir que en una cantidad más o menos respetable de novelas hubo cinco personas que pensaron que esta era la que más les gustaba. Y eso en este caso, que es un premio decente, hay muchos otros que son maniobras de marketing. A mí, este premio me gusta porque creo en la independencia del jurado, en su honestidad. De todos los premios en castellano es el que está más cerca de las palabras y lejos de la plata.

—Distinguís a este premio de otros por su honestidad; vos también habías ganado el Planeta…
—Sí, éste me gusta por eso.

—¿Te invitaron a participar, acá? Porque es algo que también se hace, ¿no?
—Sí, sí, pero no. No me habían invitado.

—¿Ya habías mandado antes?
—Sólo hablaré en presencia de mi abogado… Sí, había mandado. Lo cual demuestra que el premio me importaba y que el jurado elige por gusto.

—¿La escribiste ya pensando en mandarla al premio? ¿Pensabas en un plafón de legibilidad global, no tan localizado?
—No, de ninguna manera.

—Porque todas las primeras páginas tienen muchas referencias a “mi país”, “en la Argentina pasa esto o lo otro”…
—No me acuerdo, pero es curioso, porque uno podría pensar que eso más que explicarle las cosas a un lector extranjero, un lector extranjero podría pensar: “Y a mí qué me importa”. Pero no es ni lo uno ni lo otro. No pienso en quién puede leer lo que escribo mientras escribo. Creo que escribo lo que quiero y escribo lo que puedo, y no quiero que ningún lector se cruce en mi camino, los quiero lejos de mi escritorio.

—Pero eso no quita que una vez habida la novela, se puede reconocer qué tipo de lectores son acaso los más afines.
—Sí, pero nunca pienso mucho en eso.

Joe Bonamassa / If Heartaches Were Nickels (Si las penas fueran cinco centavos)

Joe Bonamassa nació el 8 de mayo de 1977 en New Hartford, New York, EEUU.

Discografía: A New Day Yesterday (2000), Live At Fort Wayne, Indiana (2001), So, It’s Like That (2002), A New Day Yesterday, Live (2002), Blues Deluxe (2003), Had to Cry Today (2004), Live At Rockplast (2006), You & Me (2006), Imac Theatre, Huntington, NY (2007), Shepherds Bush Empire (2007), Sloe Gin (2007), Live From Nowhere in Particular (2008), The Ballad of John Henry (2009), Joe Bonamassa – Live from the Royal Albert Hall (2009), Live At The B.B.C. (2010), Black Rock (2010), Dust Bowl (2011).

Mariana Iglesias / 500 días de soledad: Tiene 16 y está a punto de dar la vuelta al mundo

(Publicado en Clarín, 7.1.2012)

Arrancó la travesía cuando tenía 14 años. Y en un blog cuenta sus experiencias.

En Australia. Un alto para arreglar las velas, en septiembre de 2011.

Tremenda personalidad la de Laura Dekker. A esta holandecita rubia se le ocurrió dar la vuelta al mundo sola en un velero. En un principio, la Justicia de su país no la dejó por su edad. Pero ella pataleó hasta lograr que un juez la autorizara a concretar su sueño y allí está, sola en su velero desde hace meses.

Sus vaivenes operativos y emocionales quedan plasmados en un blog que escribe con gracia y poesía. Ahora entró en la etapa final de su viaje, que planea concretar antes de cumplir los 17 años, y convertirse así en la muchacha más joven de la historia en lograr semejante aventura .

Laura lleva el mar en sus venas. Nació en un barco porque sus padres estaban dando la vuelta al mundo. Casi que hasta los 4 no pisó la tierra y a los 6 navegaba sola. Por eso a los 14 se sintió completamente preparada para encarar la travesía en su velero Guppy, de ocho metros de eslora.

Partió en agosto de 2010 desde Gibraltar. Pasó por Panamá, las Islas Galápagos. Va parando. Nunca está más de tres semanas seguidas en el mar. A veces recibe visitas de sus familiares. Y cuando se recluye se dedica a leer, estudiar -está claro que no va la escuela- o a escribir en su blog. Lo último: “El viento y las olas se entusiasman, lo que hacen la vida a bordo menos confortable. Pero se compensa con el clima delicioso y el buen avance. Cada día es más cálido y me he echado baldes de agua encima para refrescarme. Los enormes peces voladores se han encogido. Ahora aterrizan peces pequeñitos pero en abundancia, y se deshidratan rápido, así que es más fácil echarlos por la borda. Por lo demás todo marcha bien y hay pocas reparaciones. Las olas de vez en cuando me irritan, pero no existe un mar sin olas, así que las tendré que aguantar”.

Ahora navega por el Atlántico rumbo al norte. Está en el trópico y al parecer, se muere de calor. “El día estaba tan caliente que decidí sentarme en la sombra, escuchar música y escribir mi libro. Guppy sigue avanzando y nos quedan sólo 3.200 millas hasta alcanzar la línea final, en St Maarten. Pero primero el Ecuador y los doldrums (Zona Intertropical de Convergencia al Norte del Ecuador), al que nos acercamos a velocidad, y que se siente. En la latitud sureña entre 18 y 15 grados, la temperatura estaba perfecta, pero ahora que se calienta cada vez más, es demasiado para Guppy y para mí”.

Hubo otra chica, la australiana Jessica Watson, que ya logró esta audacia. Dio la vuelta entera, sola, que completó el 15 de mayo pasado, justo tres días antes de cumplir los 17. Es decir que para llevarse los laureles, Laura deberá concluir su viaje al menos cuatro días antes de cumplir los 17 años. Eso es el 20 de septiembre. Igual, ella asegura que llegará a destino en mayo.

“No tengo nada de miedo”, les dijo la rubia a los 50 periodistas el día que fueron a cubrir su salida.

Lleva 503 días de viaje . Y su rebeldía sigue intacta. Lean sino su relato de Navidad: “Comprenderán que un menú de cinco platos no se puede tener en medio de este mar. Me temo que mi cena tendrá que ser sencilla, y probablemente será un enlatado. Nada de visita familiar obligada, donde tengas que sentarte como una señorita, toda esa comida que no puedes dejar, aunque no tengas apetito, y hablar, hablar y hablar… Guppy me escucha atentamente y nunca me contradice. Puedo comer lo que quiera y cuando quiera, no tengo que ir a ningún lado y el pequeño arbolito con lucecitas, el gorro y los adornos crean el ambiente de Navidad”. Salud por Laura.

Su blog es www.lauradekker.nl

Intelectuales ponen en marcha un frente alternativo a Carta Abierta

(Publicado en La Nación, 5.1.2012)

Un grupo de trabajadores de la cultura, tal como se autodenominaron, convocó a sostener “el pensamiento crítico” y a “romper el silencio”; durísimas críticas al Gobierno

Un grupo de trabajadores de la cultura, tal como se autodenominaron, convocaron a sostener su “capacidad y conciencia crítica” y a “romper el silencio como paso imprescindible hacia un accionar colectivo y transformador”. En su primera plataforma, lanzada anteayer, critican duramente al Gobierno.

El grupo también critica a Carta Abierta, el espacio surgido en marzo de 2008 “en defensa del pensamiento crítico”, y apunta contra “la homogeneidad discursiva”.

La plataforma fue difundida anteayer. Está firmada por personalidades como Beatriz Sarlo, Diana Kordon, Roberto Gargarella, Lucrecia Martel, Luis Felipe Noe, Guillermo Saccomano, Maristella Svampa y Osvaldo Tcherkaski, entre muchos otros.

Una de las impulsoras del proyecto, la psiquiatra e histórica militante de derechos humanos, Diana Kordon, explicó a LA NACION: “Esto es una iniciativa que realizamos un grupo de trabajadores de la cultura, porque pensamos que hay una necesidad social de configurar un pensamiento crítico”.

Según puntualizó trabajarán como “un colectivo horizontal con la idea de fomentar la apertura y salir de la dicotomía que se viene planteando en el ámbito intelectual”.

“Hemos tenido una enorme repercusión, la cantidad de adhesiones que estamos recibiendo muestran que había un espacio vacío en este sentido”, relató. Hasta el momento, acordaron un manifiesto común y, aunque todavía no hubo un lanzamiento formal, planean convocar a una reunión en febrero.

Kordon destacó, entre las cuestiones que tratarán, “la imposición de un discurso hegemónico y la desigualdad social en el país”. “Hubo 16 muertos que fueron escamoteados por el discurso oficial. Además, la ley antiterrorista nos inquieta enormemente porque sabemos que puede ser utilizada para reprimir la protesta social”, agregó.

EL TEXTO COMPLETO

“Escapar al efecto impositivo de un discurso hegemónico no es una tarea fácil. Pero es necesario y posible generar una voz colectiva que enuncie este problema y lo transforme en acto de demanda. Si algo nos define como intelectuales es pensar sobre el mundo y la sociedad en la que vivimos, poner en cuestión los problemas que nos plantea, promover el debate de ideas, intentar leer más allá de la letra manifiesta y visibilizar lo oculto, tratar de salir de la mera apariencia de los efectos para bucear en las causas que los determinan. En síntesis, sostener nuestra capacidad y conciencia crítica y manifestarla, romper el silencio, como paso imprescindible hacia un accionar colectivo y transformador.

No encontramos este ánimo en algunos trabajadores del campo de la cultura, a quienes hemos respetado y queremos seguir respetando, pero que al colocarse como voceros del gobierno han producido una metamorfosis en relación con su historia y su postura crítica.

Nos encontramos ante verdaderos escándalos de diferente naturaleza y calidad, que tienen como denominador común la impunidad en relación con las responsabilidades de quienes nos gobiernan. Y de manera paralela, asistimos a la construcción de un relato oficial, que por vía de la negación, ocultamiento o manipulación de los hechos, pretende investir de gesta épica el actual estado de cosas.

Javier Chocobar, Diego Bonefoi, Nicolás Carrasco, Sergio Cárdenas, Mariano Ferreyra, Roberto López, Mario López, Mártires López, Bernardo Salgueiro, Rosemary Chura Puña, Emilio Canavari, Ariel Farfán, Felix Reyes, Juan Velázquez, Alejandro Farfán, Cristian Ferreira. Vemos crecer la lista de los asesinados. Muertes que en su repetición no dejan de asombrarnos. Muertes que van cubriendo toda nuestra geografía. Muertes que, lejos de ser inocentes, marcan un encarnizamiento represivo que no puede ser negado ni atribuido a lejanas decisiones para desresponsabilizar al gobierno central. Ahora descubrimos que desde 1994 somos un país federal, y que por lo tanto las muertes dependen de las policías provinciales, o de los caciques locales. Curiosa apelación al federalismo, cuando es el gobierno nacional el que ejerce el centralismo unitario y decide de hecho los presupuestos provinciales, el que resuelve candidaturas, impone ministros y se abraza con los gobernadores casi al mismo tiempo de ocurridos los hechos.

Muchas de las últimas muertes están vinculadas a la carencia de tierra, y detrás de cada nombre hay una historia de vida que se remonta a la histórica lucha de los pueblos originarios contra el despojo del que han sido objeto. El proceso de concentración de la propiedad de la tierra y la soja-dependencia de los últimos ocho años son un correlato en el presente de aquel despojo, que el discurso oficial oculta.

El “relato” hegemónico pretende imponerse sobre la materialidad y el valor simbólico de estas muertes. Efectivamente, en torno a estos y muchos otros hechos se elabora un discurso oficial que construye consensos, porque aparenta dar cuenta de una serie de necesidades sociales y reivindicaciones nacionales mientras se afianza la persistencia de lo mismo que aparenta cuestionar.

Este relato disciplinador y engañoso utiliza la potencia de los recursos comunicacionales de que dispone crecientemente el gobierno para ejercer control social mediante la inducción de mecanismos alienatorios sobre las formas colectivas de la subjetividad.

Quieren aparecer como actores de una gesta contra las “corporaciones”, mientras grandes corporaciones como la Barrick Gold, Cerro Vanguardia, General Motors, las cerealeras, los bancos o las petroleras – y el propio grupo Clarín, hoy señalado como la gran corporación enemiga – han recibido enormes privilegios de este gobierno.

Quieren también aparecer como protagonistas de una histórica transformación social, mientras la brecha de la desigualdad se profundiza. Y cuando la realidad se impone sobre el “relato”, los voceros oficiales y oficiosos del gobierno sostienen que se trata de “lo que falta”. Según los intelectuales reunidos en Carta Abierta, “lo que falta” sería – más allá de las “asignaturas pendientes” que estarían dispuestos a admitir – una cuestión de “imaginación política”. Y lo que es evidencia y síntoma de lo que no sólo no se transforma sino que se profundiza sería – como en el fenómeno de las placas tectónicas – algo así como restos traumáticos del pasado en el interior de un proceso transformador, que reaparecen una y otra vez.

El contenido de la producción ideológica oficial se inscribe en una metodología. La discusión de ideas es sustituida por la descalificación del interlocutor y toda disidencia es estigmatizada. Trivialización del debate, bravata “intelectual”, sacralización de sus referentes con independencia de las acciones que producen, son sólo algunas de las modalidades en las que se expresa el intento de imponer un discurso único. Cuando desde los medios públicos se utiliza la denigración de toda voz crítica por medio de recortes de frases, repeticiones, burlas y prontuarización como procedimiento intimidatorio y se invalida a esas mismas voces cuando se expresan en otros medios, se produce una encerrona que por una u otra vía sólo promueve el silencio.

Hoy la homogeneidad discursiva empieza a estar atravesada por algunas filtraciones que la erosionan: el relato épico ha iniciado un proceso de cierto desenmascaramiento. La asociación entre derecho de huelga y extorsión o chantaje, o la justificación de la sanción de la ley antiterrorista, serían expresiones paradigmáticas de este fenómeno.

A pesar del afán disciplinador del discurso hegemónico, es nuestra responsabilidad como intelectuales y trabajadores de la cultura romper el silencio que pretende amordazar el pensamiento crítico y promover un debate transformador de los grandes problemas que plantea el presente. Es necesario. Y es posible”.

Diana Cohen Agrest / La paradoja del mal

(Publicado en La Nación, 3.1.2012)

Hace unos días murió Christopher Hitchens, sin renunciar a un ateísmo militante que condensó en su libro Dios no es bueno . Con pasión blasfémica, en sus páginas acusa a la religión de ser la fuente ilusoria de un mal moral “que envenena todo”. En su alegato, sostiene que los monoteísmos son un “plagio de plagio” hermanados por el mito de un mundo enseñoreado por un Dios que presuntamente premia la virtud y castiga el pecado. Pero, a juzgar por los resultados, hasta los depravados -dice- se escandalizan ante quienes, cobijados por una inverificable justicia divina, cometen los actos más atroces. La religión, aduce Hitchens, no sólo condujo a que “muchas personas no sólo no se comporten mejor que otras, sino a que consideren aceptable comportarse en modos que harían que los encargados de un burdel o de una limpieza étnica fruncieran el ceño”.

La existencia del mal -tanto el mal moral (aberraciones como los homicidios o las violaciones) como el mal natural (desde los tsunamis hasta las enfermedades)- descansa en la profesión de fe en un Dios omnisciente, bueno y omnipotente que nos revela, no obstante, la paradoja siguiente: si Dios es omnisciente, conoce el sufrimiento y el dolor en el mundo. Si es bueno, quiere desterrarlos. Si es omnipotente, es capaz de impedirlos. De todo lo cual parece que debemos concluir que o bien Dios no es omnisciente y desconoce las tragedias del mundo, o bien Dios no es bueno y es indiferente ante el mal. O bien Dios no es omnipotente y no puede hacer nada para evitarlo.

Una respuesta que soslaya la paradoja del mal es la recogida por Hitchens, quien proclamó que Dios es apenas una ficción creada por el hombre. De ser así, se invierte el relato bíblico, pues no fue el hombre aquel creado a imagen y semejanza de Dios, sino que fue Dios quien fue creado a imagen y semejanza del hombre. Ya Jenófanes, un contemporáneo de Sócrates, habría dicho que “si los caballos tuviesen manos y con ellas pudiesen dibujar y realizar obras como los hombres, los caballos dibujarían figuras de dioses semejantes a los caballos? y formarían sus cuerpos a imitación del propio”.

En los albores del pensamiento cristiano, San Agustín se confronta a la paradoja de la existencia del mal en un mundo creado por Dios en donde todo ser, en su condición de creatura divina, es bueno. En un orden -en y por su origen- perfecto, ¿cómo se explica, entonces, el mal? La respuesta es que así como la oscuridad es ausencia de luz, el mal no es un ser, no es nada positivo, sino una dirección: el hombre peca cuando elige desviarse hacia los bienes mundanos en lugar de orientarse hacia los bienes eternos.

Pero como las atrocidades continuaron sucediéndose sin sabáticos en la historia humana, el hombre se vio urgido a justificar, una y otra vez, la existencia del mal. Tiempo después, Leibniz intentó compatibilizar en su Teodicea la existencia del mal en el mundo con la bondad divina. Alegó entonces que Dios creó “el mejor de los mundos posibles”, pero que el hombre, por su finitud, es incapaz de observar el diseño perfecto de todo el universo. De allí que aquello que el hombre vive como un mal, en el plan divino es un bien.

La aceptación de los designios de Dios como fuente insondable para la finitud humana resuena todavía hoy cuando, ante lo que parece estar fuera del poder humano, el creyente se consuela murmurando “Dios lo quiso así”. Pero ya entonces no faltaron razones que nutrieran a los incrédulos: el terremoto de Lisboa de 1755 fue suficiente para que Voltaire interpelara el optimismo ingenuo de Leibniz, ironizando que si éste es “el mejor de los mundos posibles”, cómo serán los otros.

Una de las explicaciones más fascinantes y desconsoladoras del sufrimiento se narra en la historia de Job, un piadoso que vivía feliz hasta que Dios lo pone a prueba: quiere saber si Job seguirá siéndole tan fiel en el infortunio. Un día, narra la Biblia, Satán compareció ante Dios para contarle los pecados que los hombres cometían desobedeciendo la ley divina. Prontamente, Dios replicó: “¿Has visto a mi siervo Job? No hay nadie como él en la Tierra, un hombre profundamente bueno que no peca jamás”. Satán, insistente, lo hostiga una vez más: “Por supuesto, Job es piadoso y obediente. Y Tú lo premias derramando riquezas y bendiciones sobre él. Quítale esas bendiciones y verás cuánto tiempo continúa siendo Tu siervo obediente”. Aceptando el desafío demoníaco, Dios permite que Satán destruya la hacienda y mate a los hijos de Job. Anegado en el infortunio, éste persiste en su fe. Entonces Dios permite que Satán cubra su cuerpo de heridas putrefactas, convirtiendo cada instante de su vida en una tortura. Sus amigos visitan a Job y procuran encontrar una explicación de los castigos: la dicha de los malos es breve; el infortunio de los justos prueba su virtud; el sufrimiento es un castigo de faltas cometidas por ignorancia o por debilidad. Hasta el Talmud explicaría, más tarde, el sufrimiento como una prueba que Dios envía a quien El sabe que es capaz de soportarlo. Cuando el alfarero nos ofrece sus vasijas de arcilla, como argumento de venta las golpea con un palo para demostrar que son fuertes y sólidas. Pero el alfarero sabio golpea solamente las vasijas más fuertes, jamás las débiles. Así, también, Dios envía esas pruebas sólo a quienes sabe capaces de sobrellevarlas, de tal modo que ellas y los demás puedan conocer la magnitud de su fortaleza espiritual. Este dudoso criterio parece guiar la elección de Job como aquel que, pese a todos sus infortunios, no renunciará a su devoción. Tan firme persiste en su fe que Dios lo recompensa con otra hacienda y otros hijos.

En las conmovedoras páginas de Cuando la gente buena sufre , Harold Kushner interpreta la historia de Job en los términos de la paradoja del mal: si Job es justo, entonces deberíamos negar de Dios su omnisciencia (Dios era perfectamente consciente de lo que hacía, hasta se dio el lujo de apostar con el diablo) o bien su bondad (aunque Kushner sostiene que el autor del Libro de Job cree tanto en la bondad de Dios como en la del infortunado Job) o bien su omnipotencia.

Pero negar su omnipotencia hace de Dios un ser sabio y bueno, aunque indigente: antes de ser recompensado, Job le reclama a Dios la injusticia de su infortunio. En una teofanía en la que Dios se le manifiesta a Job bajo el aspecto de un viento huracanado, lo increpa furioso: “¿Cómo te atreves a cuestionar el modo en que dirijo el mundo? ¿Tienes un brazo tú como el de Dios y truena tu voz como la suya?”. El día que sea capaz, lo reprende, de hacer lo que Dios hace, sólo entonces, “Yo mismo te alabaré por la victoria obtenida con tu mano”. El mensaje celestial podría significar que una vez creado el mundo según leyes universales y necesarias que ya no necesitan del concurso divino, y una vez creado el hombre dotado de libertad, el costo es la existencia del mal natural y del mal moral. En ese escenario, ni Dios es capaz de evitar que la crueldad y el caos se cobren víctimas inocentes. Y sólo así podemos reconocer un Dios que comparte nuestro desamparo y sufre con nuestro dolor: la ira o la compasión que sentimos es la misma ira o compasión de Dios que se expresa en nosotros. Ese Dios que el papa Ratzinger invocó en términos semejantes en su homilía, poco antes de la Nochebuena, cuando imploró que “Dios demuestre su poder” haciendo que reine la paz en el mundo.

La fe no sólo es una promesa de salvación eterna. También puede ser una respuesta a la búsqueda terrenal de consuelo cuando el ser humano, en su vulnerabilidad, padece las inclemencias del dolor o avizora la proximidad de la muerte, como si hubiese un Dios que vuelve comprensible lo incomprensible. Aunque se trate de una fe temerosa, hasta apócrifa, mantenida a sabiendas de que ese Dios puede ser apenas una ilusión útil portadora de esperanzas para un espíritu desgarrado.

Confrontados a la paradoja del mal, nos resta todavía otra respuesta, tal vez la más difícil, pero tal vez la más auténtica para quien no se conforma con un Dios insondable o indigente: aceptar el orden ciego de una naturaleza contingente que no sabe ni del bien ni del mal, donde los encuentros son tan fortuitos como impredecibles.

En cualquier análisis, reconciliados o no con la fe, pretendemos volver inteligible lo que no tiene respuesta. Pero buscar una lógica cuando el mal expresa el más estrepitoso fracaso de la razón ante la fuerza del sentimiento significa renunciar a su comprensión, resignándonos a un testimonio que se anuda en el núcleo mismo de lo inexpresable.

The Muppets / Bohemian Rhapsody

The Muppets fueron creados por Jim Henson (1936-1990).

Películas para cine y para televisión:

The Muppet Movie (1979)
The Great Muppet Caper (1981)
The Muppets Take Manhattan (1984)
The Muppet Christmas Carol (1992)
Muppet Treasure Island (1996)
Muppets from Space (1999)
It’s a Very Merry Muppet Christmas Movie (2002)
The Muppets’ Wizard of Oz (2005)
The Muppets (2011)

Series de televisión:

Sam and Friends (1955–1961)
Saturday Night Live (1975-1976, 2011)
The Muppet Show (1976–1981)
Fraggle Rock (1983–1987)
Jim Henson’s Muppet Babies (1984–1991)
Jim Henson’s Little Muppet Monsters (1985)
The Storyteller (1988, 1990)
The Jim Henson Hour (1989)
The Ghost of Faffner Hall (1989)
Jim Henson’s Mother Goose Stories (1990)
Dinosaurs (1991–1994)
Dog City (1992–1995)
CityKids (1993–1994)
Secret Life of Toys (1994–1996)
Jim Henson’s Animal Show (1994–1997)
Muppets Tonight (1996–1998)
The Wubbulous World of Dr. Seuss (1996–1998)
Big Bag (1996–1998)
Bear in the Big Blue House (1997–2007)
Mopatop’s Shop (1999–2003)
Telling Stories with Tomie dePaola (2001)
The Hoobs (2001–2006)
Animal Jam (2003)
Breakfast with Bear (2005–2006)

Especiales de televisión:

Hey, Cinderella! (1970)
The Frog Prince (1971)
The Muppet Musicians of Bremen (1972)
The Muppets Valentine Show (1974)
The Muppet Show: Sex and Violence (1975)
Emmet Otter’s Jug-Band Christmas (1977)
Christmas Eve on Sesame Street (1978)
The Muppets Go Hollywood (1979)
John Denver and the Muppets: A Christmas Together (1979)
The Muppets Go To the Movies (1981)
Of Muppets and Men (1981)
The Fantastic Miss Piggy Show (1982)
Big Bird in China (1983)
Rocky Mountain Holiday with John Denver and the Muppets (1983)
Don’t Eat the Pictures (1983)
The Muppets: A Celebration of 30 Years (1985)
The Christmas Toy (1986)
The Tale of the Bunny Picnic (1986)
A Muppet Family Christmas (1987)
Big Bird in Japan (1989)
The Song of the Cloud Forest (1989)
The Muppets at Walt Disney World (1990)
Disneyland’s 35th Anniversary (1990)
The Muppets Celebrate Jim Henson (1990)
Maris the Muppet Fairy (1994)
Mr. Willowby’s Christmas Tree (1995)
Cinderelmo (1999)
Studio DC hosted by Dylan Sprouse and Cole Sprouse (2008)
Studio DC hosted by Selena Gomez (2008)
A Muppet Christmas: Letters to Santa (2008)

Producciones para video y la web:

Muppet Classic Theater (1994)
Kermit’s Swamp Years (2002)
Statler and Waldorf: From the Balcony (2005-2006)
Abby in Wonderland (2008)
The Muppets Kitchen with Cat Cora (2010)

The Butterfly Circus (El Circo de la Mariposa) (2009)

The Butterfly Circus es una maravillosa película estadounidense de 20 minutos de duración dirigida por Joshua Weigel y escrita en colaboración con Rebekah Weigel.

El Circo de la Mariposa es un circo ambulante que recorre los EEUU. El Señor Méndez es el dueño del circo y conoce a Will, que no tiene ni brazos ni piernas, y que es exhibido en la sección de “fenómenos” de una feria en uno de los pueblos.  Will abandona la feria y se va con el Circo, pero ya su vida no será la misma ya que algo sucede.

Actúan Eduardo Verástegui (Sr. Mendez), Nick Vujicic (Will), Doug Jones (Otto), Matt Allmen (George), Connor Rosen (Sammy), Lexi Pearl (Anna), Bob Yerkes (Poppy), Mark Atteberry (Sr. Haley, Presentador del espectáculo), Kirk Bovill (Jimmy, el Hombre Pintado), Dion Slider (Father), Christian Pikes (Muchacho inspirado), Max Daniels (Payaso), Corey David Thomas (Titiritero del carnaval), Eros Biox (El que anda en zancos), Jared Day (Mago).

Sitio oficial thebutterflycircus.com

Revista Pelo Internacional, Año V, Nº 55, Diciembre 1974

La revista Pelo fue una de las más importantes publicaciones argentinas sobre el rock, por momentos la única por su regularidad y su permanencia en el tiempo. Dirigida por Osvaldo Daniel Ripoll salió a la venta por primera vez en 1970.

Un viaje en el tiempo, hace 37 años…

Revista Pelo Internacional, Año V, Nº 55, Diciembre 1974, $10, 58 pp.

Incluye poster de Yes (Steve Howe y Jon Anderson), tarjeta postal color de Mick Jagger y ficha color de Keith Emerson.

NOTAS:
La noticia del mes / Separaciones: New York Dolls: Un fin previsible, King Crimson: Ahora es definitivo

Tommy. El film de la ópera

Claudio Gabis. Con experiencias brasileras

Algunos datos / Humble Pie. Caliente y desagradable

Recital de muestra: Escarcha / Om / Los Barrocos / Mesías / Ideas del yo

Jethro Tull. Las iras de Mr. Tull

Bernie Taupin. -Quién? -El de las letras?

Carly Simon. “Una chica de su hogar…”

Datos totales: Espíritu

Crosby, Stills, Nash & Young. Regresó el supergrupo

Sello propio de Led Zeppelin. El canto del cisne

Ronnie Lane. Con circo (pero en serio)

Los Barrocos. Rompiendo el círculo

Films. El hijo de Drácula

La Banda de Trícupa. La soledad de la banda

Rolling Stones. Album “It’s Only Rock and Roll”. No pidan nada más

Presentamos a Mike Oldfield. El músico más importante

CRÍTICAS DE DISCOS:
King Crimson. Larks’ Tongues in Aspic
Dave Brubeck. Los más grandes éxitos
Paul Anka. Anka

Últimas ediciones internacionales:
Traffic. When The Eagle Flies
John Lennon. Walls And Bridges
Crosby, Stills, Nash & Young. So Far
Herbie Hancock. Trhust
Lou Reed. Sally Can’t Dance
Rod Stewart. Smiler
Steppenwolf. Slow Flux

AVISOS PUBLICITARIOS DE RECITALES:
Los Jaivas junto a la Orquesta Sinfónica de la Asociación del Profesorado Orquestal dirigida por Armando Krieger, 20 de diciembre, Teatro Coliseo
Rock en el Coliseo. 13 de diciembre Sui Generis, 21 de diciembre Invisible, 27 de diciembre Aquelarre, Teatro Coliseo

AVISOS PUBLICITARIOS DE DISCOS:
Sello Polydor/Phonogram:
Artistas varios. Ruidos, vol. 7
The Who. Quadrophenia
Gary Glitter. Remember Me This Way
Bee Gees. Mr. Natural

Sello Music Hall:
King Crimson. Larks’ Tongues in Aspic
Leon Gieco. Banda de caballos cansados
Yes. Tales from Topographic Oceans
Led Zeppelin. Led Zeppelin II
Alejandro Medina. Alejandro Medina
Jethro Tull. A Passion Play
Aretha Franklin. Déjame entrar en tu vida
Johnny Rivers y su L.A. Boogie Band. Last Boogie in Paris
Pappo’s Blues. Triángulo